Triumph entra en el Campeonato del Mundo de Moto2

Tras varias meses de rumores, hoy se ha confirmado en Mugello que Triumph entrará en Moto2 como proveedor único de motores a partir de 2019, reemplazando a Honda. La marca británica ofrecerá un motor tricilíndrico de 765cc.



Moto2 arrancará una nueva era a partir de la temporada 2019. La categoría, que se inauguró en 2010, ha tenido desde el primer momento un único suministrador de motores, Honda, que ha puesto a disposición de las Moto2 el propulsor tetracilíndrico de su CBR600, de cuyo mantenimiento se ha encargado la empresa española ExternPro.

Honda había ampliado su vinculación a la categoría hasta 2018, lo que abrió la rumorología sobre lo que podía suceder a partir del siguiente año. Ya en los últimos meses habría cobrado fuerza la posibilidad de que Triumph se convirtiera en el sucesor de Honda en Moto2 y este sábado se ha confirmado en Mugello que la firma británica será el proveedor de motores a partir de 2019.

El anuncio indica que Triumph ofrecerá para la categoría intermedia motores tricilíndricos de 765cc, derivados de la Street Triple, uno de los modelos de mayor éxito de la histórica marca de Hinckley. El periodo de suministro a Moto2 arrancará en 2019 y durará, como mínimo, hasta 2021. Además, también se ha confirmado que Magneti Marelli suministrará la electrónica a las máquinas de la categoría intermedia y que ExternPro seguirá encargándose del mantenimiento de los motores.

Este cambio abre una nueva ventana a los fabricantes de chasis, que deberán partir de cero para desarrollar el chasis en base a este nuevo propulsor. Esto podría propiciar que se repitiera la situación de 2010, con muchas más marcas uniéndose a la categoría de Moto2, estancada en los últimos años con Kalex monopolizando prácticamente la parrilla. Sólo Suter, con cuatro motos, y Speed Up, Tech3 y KTM, con dos, contrarrestan a la marca alemana.

Carmelo Ezpeleta ha explicado los motivos de este cambio a Movistar MotoGP: «Por ‘performance’, porque es un fabricante nuevo y porque es un motor completamente diferente que obligará a los fabricantes de chasis empiecen otra vez de cero, y eso es algo bueno para el campeonato. El acuerdo es por tres años y el sistema será similar al que tenemos ahora. Los motores nos los suministrará Triumph, se hará la preparación y el mantenimiento por el mismo sistema que se hace ahora con Honda en Moto2».