Triumph Bobber vs Moto Guzzi V9 Bobber

Comparativa entre la Triumph Bobber y la Moto Guzzi V9 Bobber, dos modelos de corte clásico que comparten apellido y carácter, pero con algunas diferencias que las hacen a ambas interesantes desde sus respectivos puntos de vista. Venancio Luis Nieto nos analiza las peculiaridades de cada una.


 


Triumph Bonneville Bobber vs Moto Guzzi V9 Bobber_31La cultura de las preparaciones siempre ha cautivado a los entusiastas de la motocicleta y, a la vista de las motos que comparamos en esta ocasión, Moto-Guzzi V9 Bobber y Triumph Bonneville Bobber, esa idea también parece haber calado hondo entre las prioridades de estos dos fabricantes. Se trata, básicamente, de ofrecer motos que derrochan personalidad para distinguirse de los modelos de gran producción, que invitan a disfrutar al ritmo de la lógica y que visten todo ello con un diseño conceptual que, en según qué detalles, queda elevado a la categoría de arte contemporáneo.

Estas dos preciosas motos también tienen en común la denominación Bobber, tendencia de culto que evoca los inicios de las preparaciones de motocicletas en Estados Unidos en la década de 1920. Su fin era transformar y mejorar una moto de serie rebajando el peso y potenciando el rendimiento. El resultado de aquella corriente se transformó en las motos más radicales y deportivas de la época con asientos monoplaza sustentadas sobre bastidores rígidos; esas motos no eran precisamente una broma. Tanto Moto Guzzi como Triumph exponen con sus respectivas Bobber sus modelos más radicales, al menos desde el punto de vista estético. El declive que arrastran desde hace años las motos deportivas ha devuelto a muchos usuarios al placer de las motos “humanas” como éstas que, cargadas de tradicionalismo, ofrecen al mismo tiempo mecánicas de ultima generación bendecidas por la aplicación de la electrónica al servicio de la seguridad.

Os presentamos a las dos Bobber de Triumph y Moto Guzzi


Eclipsadas durante décadas por la oleada de modelos japoneses de todas las orientaciones, Moto Guzzi y Triumph han sabido reinventarse de cara al futuro sin abandonar sus fortísimas señas de identidad, lo que de forma paradójica constituyen probablemente su mayor activo frente al paso del tiempo.

Aunque la denominación Bobber acompaña a estas dos motos en los respectivos catálogos oficiales, ambas conservan la distancia entre sí si prestamos atención a algunos apartados clave. Tanto la V9 –así nos referiremos a la Moto Guzzi en adelante-, como la Bonneville –Triumph-, presentan diferencias fundamentales que te van permitir identificar desde el primer momento cuál se adapta mejor a tu perfil. Creo que basta mencionar en este punto que la V9 parte con la ventaja de la apreciadísima funcionalidad que proporcionan dos plazas homologadas. Tal como se aprecia en las imágenes, la Bonneville está reservada a un único ocupante, aunque en contrapartida éste disfruta de las sensaciones que evoca un motor de mayor cilindrada.

El esquema básico de la planta motriz de la V9 y la Bonneville coincide en su configuración bicilíndrica; motores muy personales cada uno a su forma que encarnan fielmente la filosofía de cada marca. La V9 se sirve del mismo y característico motor bicilíndrico de 853 cc en V transversal al sentido de la marcha de la V9 Roamer, la custom ligera de la firma italiana cuya prueba completa puedes leer aquí –Prueba Moto Guzzi V9 Roamer– y sobre la que está basada esta variante Bobber.

En el caso de Triumph, aparte de mantener al día una completa gama de clásicas modernas con distintas versiones de las Bonneville y Thruxton, el pasado año fue un paso más allá con el uso del twin en paralelo que la Bobber comparte algunas versiones de ellas. Sin duda, se trataba de una nueva montura de corte tradicional, pero en esta ocasión apunta directamente a uno de los mayores iconos del motociclismo norteamericano.

Los precios de estas dos exclusivas monturas –no será frecuente las veas en tu día a día circulando-, difieren bastante, resultado básicamente de las diferencias motrices; pero de ello nos ocuparemos más adelante.

Equipamiento

Características y detalles de la Moto Guzzi V9 Bobber

Moto Guzzi V9 Bobber 2017

Motor853 ccPotencia55 cv
Peso199 kgPrecioN.D.
La Moto Guzzi V9 Bobber se renueva en 2017 y aprovecha su adaptación a la normativa Euro 4 para introducir mejoras ergonómicas.
Ver ficha completa

La larga tradición de Moto Guzzi con las mecánicas bicilíndricas en V transversal al sentido de la marcha ha marcado inequívocamente las últimas décadas de la firma. Con una variada gama de modelos basados en esta misma configuración y con distintas cilindradas, la V9 Bobber comparte propulsor de 850 cc con la variante Roamer de la marca, ambas modelos de introducción respecto a las grandes cruiser de la firma italiana. Si la Roamer es una custom ligera de elegantes líneas dominada por los cromados, la Bobber representa probablemente «el lado oscuro» de los usuarios de la marca. En ésta desaparece el culto al cromado y aparece el amor por los tonos mate. Unos cambios más en manillar, estribos, asiento, llantas y medidas delanteras, y la V9 se transforma en una moto completamente distinta.

Por su cilindrada, este propulsor ofrece unas cifras de potencia y par motor limitadas respecto a la otra Bobber que probamos en esta ocasión. Este bicilíndrico en V a 90º refrigerado por aire y aceite declara 55 CV a 6.250 rpm en términos de potencia, así como un par motor de 65 Nm a 5.500 rpm. La lista de especificaciones motrices se completa con la transmisión secundaria por cardán, otra seña de identidad de la marca. En contraste con su clásico aspecto, la Moto Guzzi recurre a la electrónica contemporánea con distintos niveles de control de tracción, así como ABS en los frenos; todo ello regulable desde el mínimo display digital integrado en la instrumentación. Las suspensiones, sin embargo, ofrecen mínimas posibilidades de reglaje.

Ver más

Moto Guzzi V9 Bobber: Comportamiento

Si has probado otras motos de la gama Guzzi, el murmullo y movimiento al ralentí del twin de la V9 no te cogerá por sorpresa; tan peculiar como un bóxer, pero más allá en el sentido de que el movimiento de los pistones se produce en direcciones distintas. La posición de conducción varía respecto a la Roamer. El manillar es plano aunque su anclaje está a mayor altura; es ancho y ofrece una buena sensación de control. Los estribos no pueden situarse en posición más adelantada por la presencia del motor, pero de todas formas es una postura bastante natural. Todo sucede con suavidad en la Moto Guzzi V9 Bobber. Ofrece un buen tacto de embrague, precisión en la caja de cambios e inmediatez en el cardán. Naturalmente, todo ello envuelto por lo singular de su diseño original.

La instrumentación es básica, ofrece información de un vistazo y el conmutador en el manillar permite navegar de un gran número de parámetros. No lo intentes en marcha, el mejor panorama está a la altura de los ojos, cuando avanzas por un motor que, si bien no derrocha una desbordante potencia, sí la entrega con inimitable carácter. El cambio de dimensiones en el tren delantero llama más la atención en lo estético que en lo práctico. Te equivocarías si esperases una dirección perezosa o falta de aplomo delantero. La posición de conducción “al ataque” y el gran control permite el manillar sobre el tren delantero te hacen sentir la confianza necesaria para disfrutar en carreteras reviradas.

Triumph Bonneville Bobber vs Moto Guzzi V9 Bobber_09El control de tracción y el ABS magnifican la experiencia sobre la V9; el primero resulta algo intrusivo aunque ofrece tres grados de influencia. De las ventajas del segundo diremos brevemente que no influye prematuramente y que ofrece una gran sensación de seguridad. Los escasos recorridos de suspensión y el tarado de los amortiguadores resultan menos mullidos de lo que esperas, pero ¿dónde queda si no el espíritu Bobber? Por último, la inclusión de la segunda plaza podría considerarse un sacrilegio para los puristas pero, poniendo los pies en la tierra, a quién le importa no ser auténtico si puedes compartir esta magnífica moto.

Ver más

Características y detalles de la Triumph Bonneville Bobber

Triumph Bonneville Bobber 2017

Motor1.200 ccPotencia77 cv
Peso228 kgPrecio13.350 €
La Triumph Bobber 2017 es un nuevo modelo que llega con un estilo custom bobber inconfundible que transporta a los años 40, un segmento en el que hay poca competencia actualmente y que pretende resucitar la marca británica con una atractiva y peculiar Bonneville muy pertinente donde las motos retro están en pleno auge.
Ver ficha completa

Después de superar el pasmo inicial de contemplar la Bonneville en todo su esplendor, el encanto de está clásica contemporánea continúa allá donde lleves la mirada. Sobre un bastidor de rebuscadas cotas para esta variante Bobber, se ha empleado una versión de su propulsor bicilíndrico en paralelo refrigerado por agua, con distribución de 8 válvulas y 1.200 cc de cilindrada. La firma declara una potencia máxima de 77 CV a 6.100 rpm y 106 Nm de par motor (4.000 rpm). Detalles como el control de tracción y el acelerador electrónico resultan todo un contraste con las llantas de radios de preciosa factura, sin dejar de sorprenderte su diferencia de medidas entre ambos ejes o cómo queda perfectamente camuflada la suspensión trasera en lo que a primera vista parece un chasís rígido. El minimalismo impera en el diseño de esta Triumph Bobber, con mención especial para el diseño del asiento. Es regulable y en su posición más retrasada alberga con holgura a un usuario de 1’87 de estatura. Si reparamos en el resultado estético, no muy a menudo un asiento monoplaza se justifica a sí mismo de esta forma. Apartados como la instrumentación, manillar, espejos, estribos o escapes están diseñados con la misma brillantez, todo reducido a la mínima expresión; como el depósito de combustible y el voluptuoso conjunto que forman alumbrado y guardabarros trasero.

Ver más

Triumph Bobber: Comportamiento

Después de quedar ciertamente deslumbrado por la exótica apariencia de la Triumph Bobber, llega el esperadísimo momento de subirte a ella. Su posición de conducción llama inmediatamente “a la guerra”; a pesar de la reducida altura libre al suelo, estribos, asiento y manillar conforman una postura sorprendentemente deportiva. Esta monoplaza rezuma individualidad, o a la fuerza ahorcan, que también se dice.

Poner en marcha el motor requiere un mínimo ritual electrónico, y éste aúlla con su inequívoco sonido. Funciona con suavidad y lo mismo en la caja de cambios, una paradoja en un contexto tan radical, pero con la suficiente fuerza para sentir la marcada personalidad de su conducción. La diferencia de medidas entre ejes llama la atención en lo visual, pero una vez en marcha se mueve con naturalidad en tramos revirados en los que sí deberás tener obligatoriamente en cuenta la escasa altura libre al suelo de los estribos. Mientras no suenen, es que todo va bien; más allá, sigue siendo divertido. Desde luego, se trata de una moto manejable siempre que no te metas en problemas intentando reducir una velocidad excesiva en el último momento. Esta no es una moto deportiva por mucho que despierte ese tenebroso reverso, y no le gustan esas situaciones. El desarrollo en la caja de cambios ofrece sobre el terreno una velocidad máxima de 180 km/h; no está de más decir que para disfrutarla de verdad, es mucho mejor mantenerse por debajo de 140, donde la experiencia sigue siendo plena.

Triumph Bonneville Bobber vs Moto Guzzi V9 Bobber_25Las paradójicas ayudas electrónicas en una moto que se supone evoca la espartana atmósfera Bobber, siempre son bienvenidas. El mínimo display en la instrumentación permite seleccionar el nivel de influencia del control de tracción o desconectar el ABS, algo que siempre va a quedar a gusto de cada uno. La pequeña pantalla también incluye caudalímetro, y eso nos lleva a quizá el aspecto menos lucido de la Bonneville; la autonomía. Su depósito de poco más de nueve litros limita considerablemente este aspecto.

La autonomía real es de algo más de 200 km, lo que te obligará a estar pendiente del testigo de reserva, sobre todo si disfrutas de esta moto por recónditas carreteras secundarias. Con un peso declarado en seco de 228 kg, no es una moto precisamente ligera, pero su bajísimo centro de gravedad facilita mucho las cosas. Esta selectiva versión de la Bonneville es una moto más cómoda de lo que puedas imaginarte, pero su limitada autonomía te dará en viajes más largos frecuentes oportunidades para estirar las piernas.

Ver más

Opiniones y conclusiones: Triumph Bobber vs Moto Guzzi V9 Bobber

Triumph Bonneville Bobber vs Moto Guzzi V9 Bobber_32Comenzamos esta comparativa haciendo hincapié en tres apartados que separan a estas dos Bobber; y no son poco importantes, porque cilindrada, número de plazas y precio nos parecen tres variables que cada una por sí misma a menudo marcan una elección. Ambas ofrecen una estética fuera de lo común, apartado llevado al extremo en el caso de la Triumph, pero contrarrestado por la versatilidad de la Moto Guzzi V9 Bobber. Porque ése es el verdadero valor de la moto italiana. Puede que su diseño resulte más convencional, pero a cambio ofrece una máquina más económica –está en oferta precisamente ahora-, cargada igualmente con una fuerte personalidad y con la ineludible ventaja que supone un segundo ocupante.

Por su parte, en Triumph, incluso sin ser plenamente conscientes, han ido sin duda un paso más allá al haber creado un verdadero icono de diseño. Hace casi 20 años el Guggenheim de Bilbao acogió una irrepetible exposición llamada “El Arte de la Motocicleta”, con un centenar de modelos que representaba la evolución en 130 años de historia. Si una exposición así volviese a abrirse al público de nuevo, puedes estar seguro de que la Triumph Bobber ocuparía por derecho propio un espacio en ella. Moto-Guzzi o Triumph; Bobber contra Bobber. A partir de aquí la elección es tuya.

Ver más

Galería de fotos de las Triumph Bobber y Moto Guzzi V9 Bobber

Triumph Bobber

Moto Guzzi V9 Bobber