Márquez, sin lesiones tras una dura caída

Marc Márquez ha sufrido una espectacular caída durante la primera sesión de entrenamientos libres del GP de Tailandia y ha sido trasladado en ambulancia al centro médico y, después, a un hospital de Buriram, donde finalmente se ha descartado que sufra lesiones.


[ACTUALIZADO 7:50h.]


El fin de semana en el que tiene su primera opción matemática de título ha arrancado un gran sobresalto para Marc Márquez. El piloto del Repsol Honda ha sufrido una fortísima caída cuando restaban algo más de cinco minutos para el final de la primera sesión de libres en Tailandia, entrenamiento que estaba liderando hasta ese momento.

Márquez se ha ido al suelo en la curva 7, uno de los puntos más rápidos del circuito, sufriendo un accidente en el que su Honda RC213V ha quedado totalmente destrozada. Inmediatamente, el líder de MotoGP ha quedado arrodillado en el suelo con evidentes gestos de dolor y ha sido ayudado a levantarse por los comisarios para levantarse, mostrando una visible cojera.

Pese a que la caída no se ha podido ver en las cámaras de televisión, aunque sí en dos planos a bordo desde la moto de Márquez, todo apunta a que ha sido un aparatoso high-side en esa curva.

La caída ha sido un tanto extraña y ha llegado en la última tanda de vueltas de Márquez, que acababa de salir de boxes para afrontar los últimos minutos de la sesión.

Pese a que Emilio Alzamora ha acudido a esa curva en scooter para recoger a Márquez, el piloto español se ha subido por su propio pie a la ambulancia y ha sido trasladado en ella al centro médico del circuito para ser sometido a un chequeo que determine si sufre alguna lesión.

Tras esas primeras exploraciones, se ha decidido trasladar al siete veces Campeón del Mundo en ambulancia a un hospital en Buriram para realizarle pruebas más exhaustivas en la pierna izquierda y en la espalda. Márquez ha abandonado el centro médico en camilla.

[ACTUALIZACIÓN 7:48h] Después de las pruebas a las que se le ha sometido en el hospital de Buriram, Marc Márquez ha sido declarado apto para continuar participando en el GP de Tailandia 2019. No sufre lesiones y Alberto Puig, Team Manager del Repsol Honda, ha confirmado que está bien. El Gran Premio sigue su curso para el líder del campeonato, que tras el accidente tiene dolor en la cadera, piernas y espalda. No obstante, esto no le impedirá salir a pista a disputar la segunda sesión de libres.