Elías acaba segundo en su primera carrera con una Yamaha en MotoAmerica

Toni Elías, que está corriendo en Pittsburgh como sustituto de Josh Herrin (positivo por Covid-19), subió al podio en la que era su primera carrera con Yamaha en MotoAmerica. Tan sólo era su segunda participación en este 2021, tras otra sustitución anterior que hizo en Laguna Seca con Ducati.


Quien tuvo, retuvo. No hay mejor frase en el refranero español para describir el regreso de Toni Elías a MotoAmerica. A sus 38 años, el piloto manresano realizó su segunda sustitución de la temporada en MotoAmerica, esta vez con una Yamaha YZF-R1 del Fresh N’ Lean Attack Performance Yamaha Racing, y su estreno no pudo ser mejor: podio a las primeras de cambio.

A pesar de haber tenido opciones para seguir, de cara a 2021 Elías se quedó sin un proyecto de garantías con el que competir en MotoAmerica tras cinco temporadas con Suzuki, pero el #24 ya ha tenido dos oportunidades de demostrar su talento en lo que va de año. Primero reemplazó a Kyle Wyman con una Ducati Panigale V4 R en la cita de Laguna Seca, terminando octavo en la primera manga y séptimo en la segunda.

Tras esa oportunidad en el pasado mes de julio, a Elías se le ha abierto otra este fin de semana para reemplazar en Pittsburgh al estadounidense Josh Herrin, que dio positivo por Covid-19.

Era la primera vez para Elías a los mandos de la Yamaha YZF-R1, la moto contra la que tuvo que competir en las últimas cinco temporadas, principalmente contra el estadounidense Cameron Beaubier (ahora piloto de Moto2). Pero Toni no tardó en cogerle el gusto a la Yamaha y ya en los entrenamientos libres se dejó ver en las primeras posiciones (3º en el FP1 y 5º en el FP2).

Clasificó quinto en parrilla y de cara a la carrera demostró ese colmillo que nunca le ha faltado al piloto español. En la salida ya logró situarse a la estela de su compañero para este fin de semana, Jake Gagne, y ya no perdió la segunda posición. Gagne ganó con bastante autoridad (11 segundos de ventaja), logrando su 12ª victoria consecutiva de la temporada y reafirmando su dominio en MotoAmerica, pero Elías destapó el tarro de las esencias con un gran segundo puesto.

«Ha sido un año extraño porque tenía muchas ganas de correr este año desde la primera carrera, pero estaba luchando por tener una opción, pero en diciembre dijeron que no me querían, así que estuve un poco cabreado durante meses. Al final, Kyle Wyman me dio la oportunidad de volver en Laguna Seca. Sólo quería divertirme, correr en moto. Pero después de eso, le dije a mi mujer que quería volver a correr. Necesito luchar de nuevo por las victorias y luchar por el campeonato, pero necesito una oportunidad. Y ha llegado, la oportunidad esta aquí», expresaba Elías tras subir al podio.

Un podio que le hace reivindicarse: «El año pasado fue difícil. Mucha gente dudó de mí, pero esta es la confirmación de que sigo siendo competitivo. Recibí esta llamada telefónica del Attack Yamaha y dije que sí al segundo. No pedí nada. Sólo dije 'sí', quiero venir, quiero pilotar, quiero probarlo. Ha sido asombroso. He llegado aquí y me he sentido como en casa. La moto me dio unas sensaciones súper buenas. Me sentía seguro y sentía que podía empujar desde la primera vuelta. Esta moto tiene un gran potencial, aunque aún no estoy acostumbrado a ella. Creo que con más oportunidades o más tiempo lo podría hacer mucho mejor. No pensaba que en la primera carrera estaría en el podio, así que es increíble. No puedo pedir más», remataba el manresano.

Toni, campeón de MotoAmerica en 2017 y subcampeón tanto en 2018 como en 2019, sumó su podio número 64 en el certamen estadounidense, donde además atesora 32 victorias en las cinco temporadas completas en las que estuvo corriendo.

Por su parte, Héctor Barberá terminó en quinta posición, manteniendo su firme progresión en su primer año en MotoAmerica con la BMW del Scheibe Racing.

Deja una respuesta

Volver a la home