Rabat conocerá pronto su destino, que parece encaminado a Superbike

Antes del último Gran Premio de la temporada, Tito Rabat ha hablado sobre sus opciones para el próximo año y ha asegurado que su futuro podría quedar resuelto este fin de semana. Todo apunta a que podría acabar en Superbike y tiene totalmente claro que, corra donde corra, será sin poner ni un solo euro.


Tito Rabat afronta este fin de semana la que podría ser su última carrera como piloto de MotoGP. Después de cinco temporadas en la categoría reina, el Campeón del Mundo de Moto2 en 2014 está a punto de culminar su etapa en el Esponsorama Racing, equipo con el que tenía contrato hasta 2021, pero que el año que viene estará formado por los italianos Enea Bastianini y Luca Marini.

Rabat se quedó sin hueco en la parrilla de MotoGP y aún no tiene del todo definido su futuro para 2021. Lo que tiene claro es que no va a volver a poner dinero para volver a competir, sea donde sea, una situación que sí se ha dado en las últimas temporadas: «He llegado a la conclusión de que soy un buen piloto y de que no voy a pagar nunca ni un euro más por correr, porque no tengo que hacerlo. Creo que es lo contrario, que tengo que cobrar por correr. Especialmente por lo que he visto en estos cinco años con motos privadas».

«He sido Campeón del Mundo, he hecho poles, he ganado carreras... He demostrado mi potencial. ¿Qué haré? Pagar por correr, por supuesto que no, ni un euro más», insiste Rabat.

Sobre sus opciones de futuro, no se plantea un regreso a Moto2. No hay ninguna confirmación al respecto, pero todo apunta a que podría acabar en el Mundial de Superbike la próxima temporada. También había aparecido la posibilidad de seguir en MotoGP en 2021 en el hueco que queda libre en Aprilia, aunque Chaz Davies es el mejor posicionado para esa plaza: «Viendo cómo funciona Moto2, creo que volver allí no es el camino. Es una categoría para jóvenes pilotos. Lo único que me gusta de Moto2 es que hay más semanas de carreras que en Superbike. Pero también en Superbike puedo entrenar con mi moto, con los neumáticos, hay menos presión y es un buen lugar en el que estar, más divertido y más familiar. Puede estar bien. Entre las opciones aún no lo sé, pero pagar por correr, por supuesto que no».

Preguntado por cuándo sabrá su futuro, el catalán comentaba con ironía: «Cuando me echen de aquí, supongo». Asegura que la decisión está cerca de conocerse: «No sé qué fecha límite hay, pero este fin de semana seguramente lo sabremos. Y en cuanto lo sepa, os lo diré». Rabat asegura que mantiene la motivación: «Me sigo sintiendo como un niño aquí, sigo teniendo ilusión y sigo empujando».

Por último, Rabat reflexionaba sobre cómo ha sido su temporada y asegura que, pese a los resultados, no ha sido su año más duro en el Mundial. Es más, cree que ha sido un año en el que ha aprendido y que ha sido satisfactorio para él: «He tenido años mucho más complicados que este. El problema es que este año todo está muy apretado. Este año ha sido muy difícil en base de resultados, mediáticamente y en base a todo lo de fuera. Pero viviéndolo en primera persona; sí, estás último, penúltimo... Pero estás entre 0.8 y 1.5 del primero, a no ser que algo vaya muy bien o vaya muy mal. Los años anteriores, incluso en 2018 que lo había hecho muy bien hasta que pasó lo de la pierna, estábamos a 1.5 o no bajábamos de un segundo de diferencia. Este año he tenido la gran suerte de ser compañero de Zarco y de tener un equipo satélite en mi box; el mío no, sino el de al lado. Y he aprendido muchas cosas, además de ver que las distancias son muy pequeñas».

«He tenido una electrónica mejor que en años anteriores y por eso he podido hacer patinar la rueda trasera con el gas, girar, levantar... En cuanto a conducción, ha sido el mejor año en toda mi historia en MotoGP, en cuanto a aprender cómo se conduce una MotoGP. En los tiempos ha sido el año que más cerca he estado en mis cinco años en MotoGP, con las herramientas que tengo creo que es el año en el que más he aprendido a conducir la moto. Aparte, he podido entrenar con un crack en casa en este último año (Joan Mir), así que he seguido aprendiendo, evolucionando, cambiando. Estoy más fuerte. Difícil este año ha sido sólo mediáticamente y para venderlo de cara a la galería. Pero de cara a mí mismo, de cara a la realidad, veo que estar a esa diferencia de entre 0.8 y 1.5, es un año en el que yo estoy satisfecho con lo que he hecho», respondía a la pregunta de MOTORBIKE MAGAZINE.

Deja una respuesta

Volver a la home