Test Sepang MotoGP: Espectacular salto adelante de Rabat y Miller respecto a los test de 2017

Tito Rabat y Jack Miller se marchan de Sepang con excelentes sensaciones. Los dos expilotos del Marc VDS han encontrado la felicidad con la Ducati GP17 después de sufrir con la Honda satélite en los dos últimos años. Fueron los pilotos que más mejoraron en los test respecto a 2017. En el caso de Rabat, la mejora es abismal.


Año nuevo, moto nueva, vida nueva. Tito Rabat y Jack Miller escenificaron en Sepang el significado del término ‘evolución’. Fueron, con diferencia, los pilotos que más bajaron sus tiempos con respecto a los entrenamientos de pretemporada de 2017 y demostraron que el cambio de llevar una Honda RC213V satélite a una Ducati Desmosedici del año pasado les ha sentado de maravilla.

Rabat y Miller compartieron box en las dos últimas temporadas dentro del Estrella Galicia 0,0 Marc VDS, donde sus resultados fueron más bien discretos, más allá de aquella colosal victoria del australiano bajo la lluvia en Assen 2016. A partir de ello, algunos destellos y poco más; situación cuanto menos atípica cuando hablamos de todo un Campeón del Mundo de Moto2 y de uno de los pilotos con mayor potencial que han salido de las categorías menores en los últimos tiempos.

Por diversos motivos, los caminos de Rabat –Reale Avintia Racing– y Miller –Pramac Racing– se separaron en cuanto a equipos, pero no en cuanto a material; los dos llevarán una Ducati Desmosedici GP17 este año, por lo que su evolución y su rendimiento tras el cambio será fácilmente comparable. Pero estaba claro que ambos necesitaban un cambio de aires y salieron bastante motivados con la intención de demostrar que el problema no era el indio, sino la flecha.

Evidentemente, en una etapa tan temprana del año es muy precipitado sacar más conclusiones de la cuenta, pero basta con ver los resultados y las caras de Rabat y Miller cuando se bajan de la moto para darse cuenta de que sus impresiones son bastante más positivas. La adaptación de ambos a la Desmosedici GP17 está siendo realmente llevadera y la diferencia de tiempos habla por sí sola, sobre todo en el caso de Rabat. El barcelonés mejoró respecto a los test de 2017 en ¡2,6 segundos! Bien es cierto que el año pasado no disputó la tercera jornada a causa de una lesión; aun así, la evolución es bastante significativa. Acabó 12º, pero a sólo siete décimas del registro de récord de Jorge Lorenzo. Las sensaciones de Rabat ya eran buenas en Valencia y Jerez, y lo ha reafirmado a lo grande.

«Es como si me hubiera cambiado el mundo para mí», decía a motogp.com al acabar. «Ha sido un test muy positivo porque he conseguido ir rápido y con muy buen ritmo yo solo, cada vez me encuentro más a gusto con la moto y el equipo ha hecho un grandísimo trabajo durante los tres días. Por la tarde hemos hecho un simulacro de carrera, pero me he caído y no hemos podido terminarlo. Lo bueno es que sabemos por qué ha sido, ya nos pasó el primer día y en la misma curva con la goma media delante. Este neumático no avisa, pero como ya lo sabemos tenemos las cosas claras para el próximo test. Estoy muy contento de cómo han ido estos test, con el equipo, con la moto y con cómo me encuentro yo físicamente. Ahora toca entrenar a tope estos días para ponerse a punto para Tailandia», analizaba más detalladamente en la nota de prensa emitida por el Reale Avintia Racing.

Tito, que no ha parado de entrenar en todo el invierno haciendo supermotard, motocross, flat track -corrió los 100km del Ranch- o ciclismo, está en plena forma y muy motivado para dar un importante salto adelante este año. Sus mejoras respecto a la Honda están siendo bastante grandes en cada circuito que pisa…

Jack Miller, otro australiano que quiere brillar con Ducati


Pasamos al que quizá ha sido la gran revelación de los primeros ensayos de 2018, Jack Miller. La unión entre Ducati y los pilotos australianos ha dejado a lo largo de la historia de la marca dos casos extraordinarios: el de Troy Bayliss en Superbike, con varias pinceladas en MotoGP, donde disputó dos temporadas completas con la marca y logró una victoria en Valencia 2006; y el de Casey Stoner, el piloto que hasta la fecha es el único que ha podido lograr un título de la categoría reina con la firma italiana, logrando 23 victorias con ellos en sus cuatro temporadas vistiendo de rojo.

“Jackass” quiere ser el tercer australiano que brille con Ducati. Parece realmente difícil que pueda hacerlo del mismo modo que lo consiguieron los dos casos mencionados anteriormente, pero no hay que dar nada por imposible en un deporte como este, una lección que en su día ya nos enseñó Casey Stoner. Por el momento, el de Townsville ha arrancado el año de forma sensacional: fue quinto en las tres jornadas de test en Malasia, mostró un ritmo realmente competitivo y bajó en 1.1 segundos su tiempo del año pasado con la Honda. «El balance de estos tres días es muy positivo y me siento muy cómodo con el equipo. La simulación de carrera también ha ido bien. Estoy muy contento con mi tiempo y mi ritmo de carrera. Hemos trabajado muy bien, así que me voy muy satisfecho», comentaba al finalizar los test.

Lo del aussie no ha sido cuestión de una vuelta, sino de un ritmo constante desde el domingo hasta el martes. Siempre se ha mantenido entre los primeros y cerró los test con un simulacro en el que durante 10 vueltas consecutivas rodó en 2:00 medios y altos antes de bajar al 2:01 alto. Se ha sentido cómodo con una moto que parece que se adapta mejor a su estilo y con la que podríamos empezar a ver en MotoGP 2018 cuál es el verdadero potencial de Miller.

Miller y Rabat, dos pilotos que vienen de sufrir en los dos últimos años con una Honda satélite -n.d.R Miller, además, llevó en 2015 una Honda Open-, tienen ante sí un nuevo horizonte con un panorama mucho más halagüeño. Veremos si finalmente es la temporada de su despegue hacia resultados más acordes a sus prestaciones. Por el momento, ambos han encontrado la felicidad con Ducati.