Aprobado general de la nueva curva 10

A falta de poco más de una semana para que arranquen los test de MotoGP 2021 en Qatar, buena parte de la categoría reina acudió al Circuit de Barcelona-Catalunya para llevar a cabo una jornada de test con sus motos de producción. Todos acabaron muy satisfechos con la nueva configuración de la curva 10.


La pretemporada de MotoGP ya está a la vuelta de la esquina. El próximo 5 de marzo los pilotos y equipos de la categoría reina estarán ya instalados en el circuito de Losail, en Qatar, donde los días 6 y 7 se llevarán a cabo las primeras jornadas de pretemporada para la categoría reina.

Una semana antes de ello, casi la mitad de la parrilla de MotoGP acudió al Circuit de Barcelona-Catalunya para realizar un intenso día de entrenamientos con sus motos de serie (minuciosamente preparadas para rodar en circuito), ya que hasta que no lleguen los test oficiales no podrán subirse a los prototipos de MotoGP.

El vigente Campeón del Mundo de MotoGP, Joan Mir, además de Fabio Quartararo, Álex Rins, Pol Espargaró, Johann Zarco, Álex Márquez, Jack Miller, Takaaki Nakagami y Aleix Espargaró rodaron en Montmeló. Pero no estuvieron solos, ya que también acudieron al circuito catalán la dupla del Red Bull KTM Ajo de Moto2, Remy Gardner y Raúl Fernández, así como el campeón de Moto3, Albert Arenas, el gaditano Marcos Ramírez y el valenciano Jaume Masià.

Eso por parte del Mundial de MotoGP, aunque tampoco faltó comitiva del paddock del Mundial de Superbike, con la presencia de Tito Rabat y el destacado regreso de Ana Carrasco cinco meses después de fracturarse dos vértebras.

Los 17 pilotos que entrenaron en Montmeló homenajearon a Fausto Gresini con un emotivo minuto de silencio en el pit lane.

 

Pol Espargaró, con la Honda CBR1000RR-R Fireblade y con la RC213V-S


En este test privado, que tuvo que llevarse a cabo con motos de producción, Pol Espargaró aprovechó a las mil maravillas su nueva condición de piloto oficial de Honda para estrenar las dos joyas que guarda en su garaje: una Honda CBR1000RR-R Fireblade y una Honda RC213V-S, la versión de calle de la MotoGP, desarrollada en base al prototipo de 2014. Ciñéndose a los nuevos colores que llevará este año en el casco (gris y azul), Pol presentó una bonita decoración en ambos modelos.

También sobre una RC213V-S pudimos ver a Álex Márquez, que ya había rodado con esta montura en los test que se hicieron en Portimao el pasado año.

Honda RC213V-S 2015

Motor999 ccPotencia159 cv
Peso170 kgPrecio191.000 €
Honda presentó recientemente la nueva joya de la corona, una moto derivada directamente del prototipo con el que compiten en MotoGP. La Honda RC213V-S es lo más próximo a una MotoGP que se puede comprar para circular por la calle, eso sí, hay que desembolsar prácticamente 200.000 euros si quieres tener una en tu garaje.
Ver ficha completa

Por su parte, Fabio Quartararo rodó con una Yamaha YZF-R1 pintada con los mismos colores que llevará este año en el Monster Energy Yamaha, Joan Mir y Álex Rins se subieron a sus respectivas Suzuki GSX-R1000R, Johann Zarco y Jack Miller rodaron con las Ducati Panigale V4 y Aleix Espargaró entrenó con una Aprilia RSV4.

 

La nueva curva 10 aprueba con buena nota


Entre otras cosas, esa jornada de entrenamientos sirvió para que los pilotos tuvieran su primera toma de contacto con la nueva curva 10. A finales de enero el Circuit de Barcelona-Catalunya llevó a cabo para remodelar ese punto, estableciendo una nueva configuración que era un término medio entre la que usaba la F1 y la que utilizaron las motos hasta 2016.

La curva La Caixa recupera la esencia que tenía anteriormente y ahora tiene más seguridad, ya que con la nueva configuración se han ampliado holgadamente los metros de escapatoria. Los pilotos acabaron bastante satisfechos con el aspecto y las sensaciones que les da la nueva curva: «La nueva curva me ha gustado bastante, ha mejorado la seguridad y se nota que la pista es bastante más fluida. Era muy importante venir aquí y probar los cambios, así que ya tenemos las trazadas para MotoGP», comentaba Joan Mir.

«La nueva curva te permite deslizar la moto, se disfruta más. La combinación de todo es perfecta», añadía Jack Miller. Aleix Espargaró también quiso dar la enhorabuena al Circuit por esta reforma en ese punto: «Muy contentos de estar en el Circuit, que es la pista de casa. Sobre todo, quiero felicitar al Circuit por la curva nueva, es una mejora infinita. El ángulo anterior era más complicado para las motos y ahora vuelve a ser como era antes, pero con más seguridad».

Para Pol Espargaró, la nueva curva 10 da «más seguridad y además disfrutaremos todos este año, esperemos que sea con público, que necesitamos gente que nos anime. Disfrutaremos mucho con esta nueva curva que realmente nos gusta».

«Hemos disfrutado del trazado de casa y de la curva nueva. La verdad es que es mucho más segura, y me he adaptado bien. Es una curva larga de izquierdas y vas derrapando, muy divertido. No puedo esperar más para el Gran Premio de casa», exponía el vigente campeón de Moto3, Albert Arenas.

Por su parte, Tito Rabat decía que «la nueva curva es una mezcla entre la curva lenta y la curva de antes, creo que está bastante bien porque no es tan cerrada. Hay más escapatoria, tiene adherencia y es muy divertida, te ayuda a buscar el límite. Yo la veo acertada».

Ana Carrasco, que volvió a subirse a una moto cinco meses después de su grave lesión en la espalda, también disfrutó con la nueva curva 10. Cabe recordar que dicha lesión le hizo perderse el año pasado la ronda del WorldSBK en Montmeló, un circuito que está prácticamente al lado de la sede de su equipo, el Kawasaki Provec. «La curva nueva me ha gustado mucho. Ahora se parece mucho más a la antigua. El paso por curva es mucho más rápido y en general el circuito ha mejorado bastante con el cambio», dijo la murciana.

Deja una respuesta

Volver a la home