Con un vídeo a cámara rápida hemos podido disfrutar de la aparente transformación de una BMW K75 Cafe Racer



Resultado final de la BMW K75 Cafe RacerEl ‘youtuber’ Tahitian Rider nos ha sorprendido con un vídeo a cámara rápida del proceso. En él podemos observar todos y cada uno de los pasos que ha seguido para dar una nueva vida a una –no muy bien conservada– BMW K75 RT de 1994 para convertirla en una auténtica Cafe Racer. Desde su lugar de residencia en Tahití, en lo que parece un garaje comunitario, este manitas nos da una lección de que no hay excusa. Con muy pocos recursos y mucha habilidad ha conseguido dar un aspecto muy aparente a su renovada BMW K75 Cafe Racer.

Está claro que no es el entorno más apropiado y los acabados no son perfectos, y eso sin entrar a pensar en que una sola partícula de pintura haya pasado cerca de los coches que tiene alrededor (ojo al Maseratti). Pero al César lo que es del César. Este chico ha sabido ingeniárselas para tener aparcada en su garaje una Café Racer que seguro atraerá muchísimas miradas.

Tom, artífice de la transformación, cuenta que el proyecto lo sacó adelante dedicándole 50 horas exactamente. Para ello, tuvo que dedicar de dos a tres horas diarias en el transcurso de sólo un mes, aprovechando ratos libres a su vuelta del trabajo. En el proceso, realizó muchas de las piezas él mismo como la base del asiento en madera o las tapas laterales en aluminio.

Si quieres saber más de su proyecto, Tahitian Rider ha tenido el detalle de explicar cada uno de los pasos que ha seguido a través de la web Instructables. O bien, puedes seguirlo para ver más vídeos en su canal de Youtube.

Vídeo del proceso

Algunas fotos de la BMW K75 Café Racer

 

Vídeo en carretera