La Suzuki RGV500 con la que Kevin Schwantz consiguió más victorias en 500 cc

Una Suzuki RGV500 con la que compitió Kevin Schwantz en el Mundial de 500 cc en 1989 ha sido restaurada y revisada en directo durante varios días en Motorcycle Live, el salón de la moto de Birmingham.



Una moto de competición es la unión de miles de piezas que se combinan para dar como resultado una obra de arte que es una bestia de las pistas. Es el caso de la Suzuki RGV500 de 1989 con la que Kevin Schwantz participó en el Mundial de Motociclismo de 500 cc. Aquella icónica moto con la publicidad de Pepsi fue llevada al Motorcycle Live, el salón de la moto de Birmingham (Inglaterra), donde fue desmontada por completo para ser reconstruida durante los 9 días del evento.

Una vez desmontada, cada pieza fue meticulosamente restaurada por Nathan Colombi, el Jefe de Mecánicos del Team Classic Suzuki, el equipo de carreras de clásicas de la fábrica japonesa.

Aquel 1989 fue la explosión de Kevin Schwantz, siendo la temporada en la que obtuvo más victorias (6) y con primeros o segundos en todas sus carreras que terminó, pero en la que también sufrió demasiadas caídas privándole de luchar por el Mundial. Luego en 1993 pudo conseguir el ansiado título y tanto por sus resultados como por su pilotaje, carisma y cariño que se ganó del público fue nombrado Leyenda de MotoGP en el año 2000.

Esta unidad de Suzuki RGV500 la mantenía originalmente el equipo como una moto de exposición. Ya tuvo una reconstrucción parcial en 2015 e incluso el propio ‘Pajarito’ rodó con ella en un evento en Suzuka. «Estaba en muy buenas condiciones», explica Colombi. «Hemos instalado nuevos rodamientos y pistones y hemos revisado completamente la tornillería del chasis durante el Motorcycle Live. Ha sido muy divertido encontrarnos y charlar con fans de Suzuki y de Schwantz en el evento».