La marca de Hamamatsu no estará en el Mundial de Superbike

El Salón EICMA de Milán no sólo es una oportunidad estupenda para que las marcas anuncien los nuevos modelos que lanzarán al mercado el próximo año, sino también para dejar claros los planes deportivos. Así ha sucedido con Suzuki, que esta mañana, además de desvelar las nuevas motos que han preparado para 2016, ha hecho oficiales las estructuras con las que contarán en el mundo de la competición.

El proyecto deportivo de Suzuki estará liderado de nuevo por su equipo oficial en el Mundial de MotoGP. No habrá grandes novedades al respecto, puesto que Aleix Espargaró y Maverick Viñales seguirán siendo los dos pilotos de la marca, con Davide Brivio capitaneando el proyecto. Además, la fábrica de Hamamatsu ha mostrado la nueva GSX-RR con la que competirán los dos pilotos españoles el próximo año. Técnicamente se espera una mejora en cuanto a potencia y la esperada llegada del cambio Seamless, mientras que estéticamente la moto ha recibido algunos retoques en comparación a esta temporada. Cabe destacar los óptimos resultados que consiguieron tanto Maverick como Aleix en los test de Valencia -2º y 4º, respectivamente-, una clara muestra de la gran adaptación que ha tenido Suzuki a los nuevos Michelin.

En el resto de áreas, destaca la ausencia del fabricante japonés en el Mundial de Superbike, certamen en el que encadenaban decepción tras decepción en las últimas temporadas y donde el equipo Crescent, con el que estaban trabajando hasta este año, se ha convertido en la estructura oficial de Yamaha para 2016.

Así las cosas, los planes deportivos de Suzuki más allá de MotoGP se centran en el Mundial de Resistencia, donde el SERT -equipo de fábrica- defenderá un nuevo título mundial, y también en el Mundial de Motocross. Precisamente en MX es donde ha llegado la gran novedad después de anunciar la incorporación del mítico Stefan Everts como Team Manager. El piloto de motocross más laureado de la historia pasa a encabezar el proyecto de Suzuki, marca con la que en 1991 ganó el primero de los 10 títulos que consiguió como piloto. Por lo tanto, el belga pone fin a su etapa como manager en KTM.