En la huida comenzó a preparar su vuelta. Con Randy de Puniet, expiloto de MotoGP, de prueba por varios de los circuitos del Mundial y la llegada de Davide Brivio, Suzuki ha luchado duro para reaparecer en MotoGP en las mejores condiciones posibles. Una reaparición elegida para este año y guiada por dos españoles: Aleix Espargaró y Maverick Viñales.

 

Suzuki y el Mundial

La fábrica japonesa, que dejó el campeonato al término de 2011 por problemas económicos, ganó su último Mundial en el año 2000 cuando el estadounidense Kenny Roberts Jr. se hizo con la corona de la categoría reina, entonces 500cc.

En 2007 ganó su última carrera de la mano de Chris Vermeulen y en 2011 sería la última temporada de la fábrica, que ya de cara a aquella temporada tuvo que reducir su plantel a un solo piloto. Terminó el año última en el ránking de marcas y decimosexta en la general de pilotos con Álvaro Bautista.

El español fue el último en pilotar la última Suzuki y ahora son otros dos españoles los primeros en pilotarla en su vuelta; porque este año ha sido el elegido por los de Hamamatsu para reaparecer.

La parrilla de 2015 cuenta no sólo con una, sino con dos Suzuki y los encargados de pilotarlas son de los nuestros, Aleix Espargaró y Maverick Viñales. Entre ambos han logrado muy buenas actuaciones que han demostrado que el regreso de esta nueva Suzuki es mucho mejor de lo esperado. El inicio del Mundial va viento en popa para ellos, aunque aún tienen un amplio margen de mejora.

 

¿Cómo es la nueva moto?

El Team Suzuki ECSTAR, con la llegada del italiano Davide Brivio como Team Manager en 2013, ha trabajado duro en la evolución de la nueva GSX-RR, una moto que ha necesitado un desarrollo de más de tres años antes de su estreno en pista, con el inestimable trabajo de Randy De Puniet. Su motor de cuatro cilindros en línea abandona la forma en V de la antigua GSV-R, cuenta con una cilindrada de 1.000 cm3 y una potencia de 230 cv.

La moto necesitaría aumentar su caballería para poder hacer frente al resto de motos Factory, aunque un aumento de potencia podría afectar a la fiabilidad de este joven prototipo, tal y como demostraron las roturas de motor que De Puniet sufrió en su wild card el pasado año en Valencia.

El chasis, con un gran desarrollo, es la joya de la corona de la GSX-RR. Los problemas llegan con su punto débil a día de hoy, la potencia; no tanto en aceleración, pero sí acusa una notable falta de velocidad punta, sobre todo de la cuarta a la sexta marcha.

El siguiente objetivo de la marca es meter algún CV más al propulsor, una evolución que debería haber llegado para la carrera de Jerez, pero que no estará hasta Montmeló, como muy pronto. A esto cabe añadirle la llegada del cambio Seamless, prevista para mitad de temporada.

 

Ficha técnica
Dimensiones (largo-ancho-alto): 2,096mm x 720mm x 1,140mm.
Distancia entre ejes: 1,457mm

Motor: Refrigeración líquida, 4 tiempos, cuatro cilindros en línea, DOHC 4 válvulas
Cilindrada: 1,000cm3
Potencia máxima: 230 cv
Velocidad máxima: más de 330km/h
Caja de cambios: seis velocidades tipo cassette
Chasis: doble viga aluminio
Neumáticos: 16.5 pulgadas
Suspensión delantera: Öhlins, horquilla invertida
Suspensión trasera: Öhlins
Frenos: discos de carbono/acero, Brembo

 

La mezcla perfecta

Aleix Espargaró y Maverick Viñales son los guías con los que Suzuki afronta la temporada 2015 del Mundial. Entre los dos forman la mezcla perfecta: experiencia, juventud y talento.

Viñales, rookie en la categoría reina, fue campeón de España y de Europa de 125cc de 2010, subió el año siguiente al Mundial y tardó tan sólo cuatro carreras en ganar su primer Gran Premio en su temporada de debut. En 2013 se proclamó campeón de Moto3. El año pasado, en su estreno en Moto2, se hizo con cuatro victorias y terminó tercero en la general. Ahora en nadie le pide nada, solo aprender mucho para el año que viene cosechar buenos resultados. Siempre se le ha dado bien adaptarse a las nuevas motos y a día de hoy, en su debut en MotoGP, aún no ha sufrido ninguna caída y en todas las carreras disputadas hasta ahora ha puntuado.

Su compañero Aleix Espargaró, campeón de la categoría CRT de MotoGP en 2012 y 2013, y mejor piloto Open en 2014, está afrontando la primera oportunidad de su carrera como piloto oficial. Ha tenido un excelente rendimiento en los tres últimos años con motos a las que ha sabido sacar el máximo partido; es por ello que carga más con el peso del desarrollo de la máquina.

Dos pilotos muy competitivos que están demostrando que merecen el puesto de pilotos oficiales y cuya ambición puede aportar muy buenos frutos a Suzuki. Aunque también es cierto que Davide Brivio ya demostró la temporada pasada un gran interés por Dani Pedrosa aludiendo a su larga experiencia como piloto, un valor clave para los de Hamamatsu a la hora de desarrollar una moto competitiva. Pero cerrada esa puerta –por el momento, ya que no se descartan movimientos en el futuro con Viñales también implicado en ellos–, Brivio demostró su ojo clínico para formar una dupla de garantías en el regreso de Suzuki, una marca que avanza con paso firme y con el objetivo de inquietar a corto plazo a las fábricas que actualmente encabezan el Mundial de MotoGP.