La marca de Hamamatsu podría contar con un equipo satélite en 2018

Tal y como ha confirmado Davide Brivio, entre los objetivos de futuro para Suzuki está la posibilidad de tener cuatro motos en la parrilla de MotoGP, ampliando su presencia con un equipo satélite. El Pramac Racing podría ser la opción elegida para ello.



Después de un 2016 excelente para Suzuki dentro del Mundial de MotoGP, la marca japonesa quiere seguir creciendo en la máxima expresión del motociclismo. Los de Hamamatsu regresaron a la categoría reina en 2015 con un único equipo, el oficial, formado por Maverick Viñales y Aleix Espargaró, quienes serán relevados el próximo año por Andrea Iannone y Álex Rins. A día de hoy sólo hay dos pilotos que defiendan los intereses de la marca, algo que podría cambiar en 2018.

Y es que desde Suzuki ya han dejado clara su intención de ampliar el número de GSX-RR en la parrilla de MotoGP, unos planes que podrían hacerse efectivos dentro de dos temporadas. De hecho, el interés de Suzuki por tener un equipo satélite es algo que se planteó de cara a 2017, pero la marca no consiguió concretar ningún acuerdo con un equipo independiente, siendo el equipo LCR de Lucio Cecchinello el que más opciones tuvo para ello incorporando en sus filas al francés Johann Zarco, quien de hecho llegó a realizar una prueba con la Suzuki de MotoGP.

No obstante, esta propuesta quedó en papel mojado después de que el LCR renovase con Honda y decidiese mantener a Cal Crutchlow en sus filas, lo que obligó a Suzuki a aplazar hasta 2018 sus posibilidades de tener dos motos más. Davide Brivio, Team Manager de la firma nipona, no esconde esta intención: «Es uno de nuestros objetivos. Nos gustaría tener más motos en la parrilla, pero no es fácil para Suzuki porque nunca hemos tenido experiencia con equipos satélites», comenta el italiano en Autosport.com.

Brivio sabe de la dificultad que supone poner en pista dos motos más, teniendo en cuenta que la marca está poniendo toda la carne en el asador para que la estructura oficial siga funcionando en este nuevo proyecto que arrancó de forma oficial en 2015: «Nuestros recursos están ahora mismo totalmente dedicados al equipo oficial en MotoGP. Es muy difícil organizarse para tener más motos en la parrilla. Necesitamos más gente, más personal dentro del equipo, tenemos que lograr organizarlo», añade el líder del Team Suzuki ECSTAR.

El máximo responsable del equipo se marca una posible fecha para que se haga realidad el objetivo de Suzuki: «Esperamos poder trabajar en ello durante 2017 y tener algo en el 2018, si es posible. Es uno de nuestros objetivos, pero aún no puedo decir cuándo seremos capaces de lograrlo», concluye Brivio.

 

Pramac Racing, el principal candidato

En el caso de conseguir tener un equipo satélite, Suzuki se ajustaría a la perfección al planteamiento de Dorna, que busca que haya un total de 24 motos –falta una, que será para el LCR no antes de 2018– repartidas de forma equitativa entre las seis marcas de la categoría. A día de hoy, el reparto no está equilibrado, puesto que Ducati tiene 8 unidades, Honda 5, Yamaha 4, Suzuki 2, Aprilia 2 y KTM otras 2.

La ampliación del proyecto de Suzuki podría derivar en que Ducati pierde presencia y el Pramac Racing se postula como el equipo más probable para este cambio, ya que a finales de 2017 finalizan su contrato con la firma de Borgo Panigale y podrían plantearse cambiar de rumbo, acogiendo en su box dos Suzuki GSX-RR. Sea como fuere, a día de hoy son sólo hipótesis que empiezan a revelarse después de que el fabricante de Hamamatsu haya decidido mover ficha. ¿Veremos en 2018 dos Suzuki más en MotoGP?