Brivio apunta que el plan «está sobre la mesa», pero dependerá de la aprobación de la fábrica

Después de renovar a Álex Rins y Joan Mir hasta 2022, uno de los planes de futuro de Suzuki en MotoGP es ampliar su presencia en parrilla por medio de un equipo satélite. Davide Brivio confiesa que quieren tenerlo con vistas a 2022, aunque antes tendrán que contar con la aprobación de los directivos de la fábrica nipona.


En la interesante rueda de prensa virtual que Davide Brivio mantuvo con parte de la prensa que cubre el Mundial de MotoGP, el Team Manager de Suzuki también habló sobre los planes de futuro de la marca en lo referente a contar con un equipo satélite.

La idea lleva tiempo en mente de la marca, pero el departamento de competición que encabeza Brivio ha de ponerse de acuerdo con los máximos responsables de Suzuki en Japón para que acabe materializándose.

A todo ello hay que añadir la delicada situación económica que ya se está viviendo por la crisis del coronavirus y que se agudizará más adelante, una situación que afectará en mayor o menor medida a todas las grandes compañías. Aun así, en lo referente a MotoGP, Suzuki continúa respaldando totalmente a su departamento de competición«Estamos en contacto constantemente con nuestra dirección, haciendo cálculos, revisando presupuestos, haciendo estimaciones sobre el presupuesto con el que vamos a contar... Está claro que este año vamos a gastar menos, pero también el negocio es mucho menor para la compañía. Pero que se haya renovado el contrato de los dos pilotos me hace mantener las esperanzas de que MotoGP se sigue considerando importante», añadía Brivio al respecto.

Las renovaciones de Álex Rins y Joan Mir hasta 2022 eran el objetivo principal de Suzuki y ambas llegaron a buen puerto incluso antes de que haya comenzado la temporada 2020. El departamento de competición tenía muy avanzadas las conversaciones con ambos pilotos ya desde el año pasado, pero han seguido los tempos y la forma de trabajar de la compañía antes de formalizar al 100% los dos contratos.

Una vez conseguido ese objetivo, otro de los planes de futuro de Suzuki pasan por contar con un equipo satélite en MotoGP como sucede en los casos de Honda, Yamaha, Ducati y KTM. Poner dos GSX-RR en pista ayudaría al desarrollo de la moto y del proyecto, pero también requiere un consiguiente aumento en los costes.

Brivio lleva tiempo manejando esta posibilidad de tener un equipo satélite y de vincularse a alguna de las estructuras que ya están en MotoGP, una opción que asegura que sigue encima de la mesa: «Es algo que tenemos idea de hacer con vistas a 2022 y está sobre la mesa. Por el momento, nos hemos concentrado en alcanzar un acuerdo con los pilotos y ahora vamos a dejar que los máximos responsables se centren en aspectos más importantes para la compañía. Quizá en unas semanas o en un par de meses volvemos a poner este asunto(equipo satélite) sobre la mesa. Hay que ver cómo está la situación y cuáles son las intenciones. Para nosotros sigue abierto, sigue siendo un proyecto en el que trabajar en nuestro departamento de competición. Pero tenemos que tener la aprobación de los máximos responsables de Suzuki. Es complicado decir ahora y hay que esperar, pero seguimos trabajando en ello», zanjaba sobre este tema.

Deja un comentario

Volver a la home