El estadounidense se impuso en la quinta edición de la carrera

El Superprestigio Dirt Track 2017 se fue para Estados Unidos por tercera vez. Tras postularse como favorito en las rondas previas, el norteamericano remató la faena en la gran final y se impuso por delante de Briar Bauman y Ferrán Cardús.



Tras las cuatro primeras ediciones del Superprestigio Dirt Track, el reparto era totalmente equitativo entre España -dos títulos de Marc Márquez– y Estados Unidos -dos para Brad Baker-. Pero en esta ocasión, ninguno de los dos ganadores iba a participar en esta cita, lo que abría las quinielas para sus posibles sucesores. La ausencia de Márquez, el gran reclamo de este evento desde que empezó a realizarse en 2014, restó algo de atractivo al Superprestigio, pero aun así el espectáculo volvió a ser muy grande en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

Si algo se pudo ver en las rondas previas a la gran final, era que JD Beach se había convertido en el piloto con más papeletas para suceder a Marc Márquez en el palmarés. El campeón de la Red Bull Rookies Cup en 2008 y campeón de Supersport en MotoAmerica en 2015, además de subcampeón en 2016 y 2017, se encontró bastante cómodo sobre la improvisada pista de dirt track del Palau Sant Jordi, que una vez más quedó impoluta para la celebración de este evento.

Pese a que Toni Elías empezó dominando en los primeros compases de esta final, JD Beach no tardó en ponerse en cabeza para imprimir un ritmo que nadie pudo seguir. Lo intentó uno de los grandes especialistas españoles de la disciplina, Ferrán Cardús, pero no tuvo opciones de sobrepasar a un JD Beach que no cometió errores. Si falló Cardús, que le dejó la bandeja la segunda plaza a Briar Bauman a pocas vueltas para el final. Ferrán tuvo que conformarse con el tercer puesto, mientras que Toni Elías fue cuarto tras ser superado sin contemplaciones y con una maniobra un poco ajustada por Bauman.

Aun así, el cuarto puesto de la general le valió a Elías para ser el primero de los pilotos de la categoría Superprestigio por delante de Fabio Di Giannantonio, quinto en la clasificación global. También compitieron en ella Albert Arenas -6º-, Guillermo Cano -7º- y Remy Gardner -8º-. El caso del australiano fue uno de los más anecdóticos de este Superprestigio, ya que se presentó a correr en él con una Yamaha de dos tiempos que hizo las delicias de los asistentes.

No llegaron a clasificarse para la gran final pilotos como Marcos Ramírez o Johann Zarco, que habían despuntado en las rondas previas. El triunfo de JD Beach sirve para inclinar la balanza a favor de Estados Unidos, que ya tiene tres victorias en el Superprestigio Dirt Track con dos ganadores diferentes. Marc Márquez sigue siendo el único capaz de imponerse a los américanos en el óvalo de tierra del Sant Jordi.