La minimoto de Dos Tontos muy Tontos, ¡vendida!

Una de las escenas memorables de ‘Dos Tontos muy Tontos’ es cuando los protagonistas (Jim Carrey y Jeff Daniels) consiguen una peculiar minimoto. Ahora, el vehículo se ha vendido como objeto de colección.


¿Conoces la película ‘Dos Tontos muy Tontos’ protagonizada por Jim Carrey y Jeff Daniels?  Seguro que recuerdas la mítica escena de la minimoto con la que pretenden llegar a Aspen…

Pues bien, el susodicho vehículo se convirtió en un icono de la película, en la cual utilizaron dos unidades para el rodaje. Una de ellas (la otra fue donada al restaurante Planet Hollywood) ha sobrevivido desde 1994 y se ha puesto a la venta en una subasta online a través de la platforma eBay.

La famosa minimoto fue adquirida a Gordie Merrick, uno de los responsables de transporte de la película, por los hermanos Farrelly, vinculados con la producción del film. El peculiar vehículo ha estado guardado durante todo este tiempo. De hecho, su último propietario la restauró poco a poco a su estado original reemplazando la transmisión, los cables del acelerador y freno, juntas del carburador, aceite, filtro del aire, bujía, el manguito de la gasolina, aunque las piezas originales van en el paquete de la subasta para poder tenerla como era originalmente. El chasis también se ha pintado como era en un principio.

Esta unidad fue la que vemos en la escena durante las tomas dinámicas. La moto viene también con un casco, una bolsa y un maletín que no son los originales, pero sí que vienen con otras partes como neumáticos, cadena o puños que pueden venir bien como recambio o para mantenerla en su apariencia original. De hecho, la moto está en perfecto estado y puede moverse, aunque no ha sido utilizada desde su restauración.

La minimoto no se puede conducir por la vía pública, pero es sin duda una pieza de colección muy interesante… ¡Y tanto! El precio por el que se ha vendido finalmente es de unos 40.500 €. Además, el 10% de este precio irá destinado a una ONG animalista, por lo que ha tenido también un fin benéfico.

¿Te gustaría comprar una moto mítica como la Harley-Davidson de Terminator o la Kawasaki de Top Gun?