Impactante testimonio de Stefan Everts tras superar la malaria

Stefan Everts ya se recupera en su casa tras haber superado la malaria. El belga, 10 veces Campeón del Mundo de motocross, explica cómo fue el transcurso de la enfermedad y cómo está siendo la recuperación.


A inicios del mes de diciembre conocimos la noticia sobre el delicado estado de salud de Stefan Everts: el piloto de motocross más laureado de todos los tiempos se encontraba en coma inducido tras haber contraído el virus de la malaria. Para el belga empezó entonces una lucha contra una grave enfermedad de la que se está recuperando ya en su casa tras un largo ingreso hospitalario.

La enfermedad la contrajo en Congo, donde había acudido a una carrera benéfica de enduro. Dos semanas después, ya estando en casa, empezó a encontrarse mal y los síntomas fueron empeorando con el paso de los días. Acudió a urgencias, donde le diagnosticaron malaria tras unos análisis: «El médico me dijo que tenía un porcentaje muy alto de malaria en sangre, alrededor del 25%. Bajó muy rápido al 4%, pero era demasiado tarde para mis órganos, porque los parásitos empezaron a atacar al hígado y al riñón», relata Everts a la web mxlarge.com en una amplia entrevista en la que cuenta lo ocurrido.

Al no tener bazo, las cosas se le complicaron aún más al belga, al que tuvieron que inducirle el coma. Pasó dos semanas en ese estado: «Realmente no recuerdo nada, es algo que está en blanco. Mis manos y el resto estaban realmente fríos y fue un riesgo, porque podría haber perdido mis dedos y mis pies. Cuando empezaron a suministrarme medicamentos para llevar toda la sangre al corazón y para recuperar el riñón y el hígado, porque eso amenazaba mi vida, significó que tuviera incluso menos circulación en pies y manos, y eso es con lo que estoy luchando ahora. Mis dedos no son flexibles y necesito recuperar eso».

Everts admite que «quizá no me recupere al 100%», ya que después de lo ocurrido ha sufrido varios problemas tanto en las manos como en los pies.

«Estuvo cerca, muy cerca, pero creo que aún no había llegado mi hora. Tuve suerte de estar aún en forma, todavía estaba entrenando mucho mi forma física y eso ayudó. Lo que más me sorprendió fue cuando el médico me comentó que yo era el primer caso que conocía que había sobrevivido a la malaria a un nivel tan alto. Fue un shock y los días siguientes fueron muy emocionantes. Estaba muy feliz al ver de nuevo a mi familia y amigos», explica el 10 veces Campeón del Mundo de Motocross en esa entrevista con mxlarge.com.

«Ha sido un final feliz. Quizá algunas sean diferentes a partir de ahora, pero lo más importante es que sigo vivo. Espero poder estar en Valkernswaard», remata el belga, que ya piensa en dejarse ver nuevamente por el paddock del MXGP. La leyenda del motocross continúa recuperándose, pero ha conseguido superar el obstáculo más importante de su vida.