La marca de cascos inteligentes Skully ‘se hace’ española

El renombrado Skully Fenix AR es el casco de moto inteligente que, ahora en manos de los dueños de GasGas y Torrot, pretende hacerse finalmente realidad y una referencia en utilidades y seguridad en moto.


Seguro que a los que os gusta estar a la última en nuevas tecnologías habéis oído hablar de Skully, un casco de moto que se presentó allá por el año 2013 con una gran carga electrónica y asistencias para el conductor. El proyecto consiguió gran popularidad gracias al éxito alcanzado con récords de recaudación incluidos en la plataforma de crowdfunding Indiegogo. A pesar de ello, la fabricación se demoró y a mediados de 2016, la marca se vio obligada a cerrar dejando a muchos mecenas sin el casco pre-reservado… y con menos dinero, ya que sólo se llegaron a fabricar y entregar un puñado de los previstos…

En esto que aparecieron los primos Iván Contreras, dueño del grupo Torrot y máximo dirigente de GasGas, y Rafael Contreras, para hacerse con la marca y hacer resurgir el proyecto de Skully. El previamente conocido como AR-1 se denomina ahora Skully Fenix AR, lo cual nos recuerda al ‘Proyecto Fenix’ con el que recuperaron a GasGas también hace pocos años.

El nuevo equipo de los empresarios españoles ha fabricado un número reducido de cascos para que los visitantes del CES de Las Vegas hayan podido probarlo incluso sobre una Triumph Daytona estática.

El Skully Fenix AR es un casco que mantiene gran parte de la tecnología del original con cámara de visión trasera de 180º y una pequeña pantalla HUD (Head-Up Display), es decir, que no hace falta mover la cabeza para ver la pantalla, que se sitúa cerca del ojo derecho. También cuenta con posibilidades de reproducir música, opciones del teléfono inteligente, navegación, etc. Las novedades están en que el casco funciona más conectado con tu smartphone y una app dedicada. El sistema tiene una autonomía de 4 horas y se recarga con una entrada mini-USB, por lo que se puede utilizar un cargador portátil en largos viajes.

La idea es, además de tener las posibilidades inteligentes del teléfono a tu alcance, contar con una visión periférica que ayude a mejorar tu seguridad en la carretera.

El precio del Skully Fenix AR será de unos 1.899 dólares (unos 1.550 €), aunque también habrá una versión especial de fibra de carbono de mayor precio. La nueva compañía, en manos españolas, pretende tener ya las primeras unidades listas para enviar en verano y promete hacer llegar su casco a los que en su día confiaron en el proyecto a través de Indiegogo, aunque no están obligados a hacerlo al ser ya una compañía diferente. Buen detalle.