El antiguo asfalto también era peligroso en lluvia

El año pasado, en un Silverstone aún sin reasfaltar, se produjo una auténtica escabechina bajo la lluvia en la tercera manga del British Superbike. Sólo acabaron siete pilotos.


El nuevo asfalto del circuito de Silverstone fue la 'comidilla' de todo el fin de semana del GP de Gran Bretaña 2018. El resultado del reasfaltado fue nefasto y recibió críticas por parte de los pilotos desde el minuto uno: en seco, ofrecía un poco más de agarre que el antiguo asfalto, pero en vez de suprimir los baches que ya había, los pilotos se encontraron todavía con más. El colmo llegó en cuanto se puso a llover, ya que el nuevo asfalto no drenaba nada bien el agua, provocando la formación de charcos y el consiguiente aquaplaning pese a que la cantidad de precipitaciones que cayeron a lo largo del fin de semana no estuvo en ningún momento fuera de lo normal.

A tal extremo de inseguridad se llegó, que finalmente las carreras de Silverstone tuvieron que ser canceladas después de cinco horas esperando que la lluvia amainase y que las condiciones de la pista pudieran mejorar. Todo ello, a pesar de que por la noche se habían hecho trabajos de última hora para intentar ayudar al drenaje del asfalto.

Pues bien, tampoco hay que viajar muy atrás en el tiempo para ver una auténtica escabechina sobre el trazado británico por culpa de la lluvia. Fue en 2017, aún con un asfalto antiguo que ya estaba planeado cambiar, el cual ofrecía algo menos de agarre pero cuyo drenaje era mucho mejor que el actual. Fue en el British Superbike, en uno de esos fines de semana conocidos como Triple Header porque se disputan tres mangas, cuando en la tercera de ellas se produjo un auténtico caos. ¡Sólo siete pilotos terminaron la carrera! Y, cómo no, tuvo que detenerse con bandera roja pasadas ocho vueltas viendo que era prácticamente imposible mantenerse en pie. 16 pilotos tuvieron que abandonar. Aquí tienes el vídeo:

¿Todavía alguien duda del peligro?


Viendo este antecedente y teniendo en cuenta que por la acumulación de agua el nuevo asfalto resultaba aún más peligroso, no cabe duda de que la decisión que se tomó en la Comisión de Seguridad de cancelar las carreras fue la correcta. Sobre todo, teniendo en cuenta lo que había sucedido el día anterior, cuando una caída múltiple provocada por el aquaplaning en cuestión de segundos acabó con una fractura múltiple en la pierna derecha de Tito Rabat, que recibió un fortísimo impacto de la moto de Franco Morbidelli.

En las últimas horas se han podido leer en redes sociales opiniones contrarias a la cancelación de las carreras en Silverstone, pero el riesgo al que se enfrentaban los pilotos era más que evidente. Con total acierto y casi con unanimidad -sólo Miller quería correr-, primó la seguridad, que es lo más importante.

Un mal reasfaltado fue el gran causante de la cancelación de las carreras, pero ya con el estado en el que se encontraba el antiguo asfalto durante los últimos tiempos quedó más que comprobado que correr en lluvia en Silverstone es bastante peligroso. El trazado inglés tendrá que realizar una nueva obra que garantice disputar carreras en estas condiciones, sobre todo teniendo en cuenta que los días que llueve en Inglaterra no son precisamente pocos...

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home