Silence prepara novedades para la 'nueva normalidad'

El Silence S02 se ha posicionado como una de las motos más vendidas del año en un mercado distorsionado por el coronavirus, una crisis en la que las motos eléctricas pueden convertirse en actores claves de la nueva movilidad sostenible.


Silence quiere volver a la normalidad de manera ordenada después de casi dos meses de confinamiento decretados por el gobierno de España. El fabricante de motos eléctricas ya ha podido reabrir las puertas de sus concesionarios el 11 de mayo para atender a sus clientes y el servicio de post-venta, siempre de manera acorde a los criterios de la desescalada de la Fase 1. El próximo 18 de mayo retomarán la actividad las líneas de producción localizadas cerca de Barcelona siguiendo un estricto protocolo de seguridad para evitar los riesgos de contagio del Covid-19.

Desde luego, la crisis del coronavirus nos ha derivado a un nuevo punto de vista de la moviliad sostenible. Carlos Sotelo es fundador y máximo dirigente de la empresa, y considera que «los ciudadanos han visto con la pandemia que, como no había tráfico, prácticamente ha desaparecido la polución. Esta evidencia va a acelerar la transformación hacia una movilidad cero emisiones. El cambio de modo de transporte va a ser una gran oportunidad, también para Silence».

En el plano del mercado, lógicamente los datos han sido devastadores en marzo y abril. Sin embargo, Silence ha visto que, a pesar de esta situación anómala, ha tenido datos positivos no sólo antes sino incluso durante las semanas más duras del estado de alarma, convirtiéndose en líder absoluto del mercado español de motos eléctricas.

Para que veamos la evolución, en 2019 ha acaparado un 85% de la cuota de mercado español y un 40% del europeo mientras que en los primeros meses de 2020, la tendencia se ha mantenido al alza. En febrero el modelo Silence S02 (destinado a motosharing, flotas, etc) se posicionó en segundo lugar absoluto de ventas en España, la misma posición que ya tiene en el acumulado anual a día de hoy. Y es que en marzo y abril, con el cierre casi total de los concesionarios, ha sido este modelo la moto más vendida, por delante de todas las de gasolina.

La evolución ha sido constante. Desde las 120 unidades vendidas en 2015 ha ido aumentando con 485 en 2016, 1.000 en 2017, 2.900 en 2018 y 8.000 unidades en 2019.

Durante esta semana tendremos novedades de la marca española en un momento crucial de la movilidad... ¡Os mantendremos informados!

Volver a la home