La tecnología, al servicio de la seguridad en moto

Las motos de hoy en día han evolucionado tanto que cuentan con un auténtico arsenal electrónico de sistemas de seguridad. ¡Te contamos los más y menos conocidos que puedes encontrar hoy en el mercado!


Parece que quedan muy lejos los años ochenta en los que se empezaron a equipar las primeras motos con sistemas antibloqueo de frenos, un ABS que ya tenía cierto recorrido en el mundo del automóvil, pero que suponía un antes y un después para el motociclismo. Se trató, sin duda, del paso más importante en cuanto a seguridad para la historia de las dos ruedas. Para muchos, lo sigue siendo, pero poco a poco se ha ido refinando este sistema y se han ido añadiendo nuevas asistencias gracias a la introducción del acelerador electrónico, mediante el cual se han logrado niveles de cálculos más avanzados y rápidos. Sin ir más lejos, la configuración instantánea de modos de motor más seguros como por ejemplo, el ya habitual 'modo lluvia' para una entrega de potencia más suavizada.

Hoy ya es bastante normal hablar de controles de tracción o anti-wheelie, todos ellos con unas cotas de sofisticación alcanzadas gracias a otro de los hitos más importantes de la seguridad en moto: la introducción de las IMU (Inertial Measurement Unit, Unidades de Medición Inercial), un aparatito que puede medir posición, velocidad, ángulos de inclinación o inercias, registrando así una gran cantidad de datos que manejan en milisegundos y según los cuales hacen actuar de una u otra manera el resto de sistemas de seguridad electrónicos. «¡Diabluras!», que diría mi abuela.

Todo este desarrollo ha dado lugar a un conjunto de sistemas de ayuda y seguridad en la conducción en moto realmente abrumador en los modelos más vanguardistas del mercado y que poco a poco se van introduciendo en el resto de las gamas. No debemos olvidarnos de la mejora evidente en componentes como los frenos, los chasis, las suspensiones y los neumáticos (que, por supuesto, también han supuesto una mejora vital de la seguridad del motorista) o la utilización de otras asistencias de rendimiento que inciden de alguna manera en la seguridad como la gestión del freno-motor o los cambios semi-automáticos quickshifter o de doble embrague que permiten concentrarnos y facilitarnos más aún en la conducción y, en definitiva, hacerla más segura.

A continuación, queremos hacer un repaso a los sistemas electrónicos de seguridad más importantes que encontramos en las motos de hoy en día...

ABS, ABS en curva y frenada combinada CBS


No porque sea el sistema más antiguo es el menos importante. De hecho, marcas como Bosch o Continental no dejan de investigar para el refinamiento de los sistemas ABS instalados en los modelos de todas las marcas. Gracias a la integración con la unidad IMU, ya es un 'must' el ABS en curva, adaptando su funcionamiento a nuevas condiciones de inclinación para su mejor comportamiento en curva y su mejor funcionamiento según diferentes parámetros de posición e inercias, un grandísimo paso adelante.

Para muchos, el ABS ya parece algo 'superado', ya que las motocicletas superiores a 125 cc están obligadas a salir de fábrica con ABS desde hace pocos años (único sistema de esta lista que es obligatorio). Sin embargo, los modelos de motos 125 y scooter 125 (compatibles con el carnet A1 o el carnet de coche) todavía no están obligadas a llevar ABS. Los modelos punteros sí que lo ofrecen, ya sea de serie o como equipamiento extra. Pero si no lo lleva, sí que tienen que ofrecer como alternativa un denominado sistema de frenada combinada CBS (Combined Braking System, sistema de frenada combinada), un mecanismo por el que el motorista acciona el freno sobre un eje, pero la moto frena también de la otra rueda para mejorar la detención de manera automática.

Control de tracción


Los controles de tracción o también conocidos en el automóvil como controles de estabilidad actúan en el momento de aceleración. Su 'inteligencia' detecta que la rueda trasera está girando más rápido que la rueda delantera, es decir, está deslizándose y perdiendo la tracción, por lo que la centralita comienza a modificar el encendido para reducir la aceleración de manera controlada y que la rueda deje de derrapar aunque el conductor está acelerando. Es un sistema que se puede regular y la llegada de las IMU ha hecho que también este aspecto pueda actuar y adaptarse a las diferentes circunstancias para hacer una función mucho más eficaz.

Si el ABS ha sido crucial en el momento de la frenada, el control de tracción en las motos también juega ya un papel fundamental en las aceleraciones y ha ayudado a mejorar de forma notable la seguridad a lomos de tu moto o scooter, sobre todo en superficies de baja adherencia o lluvia.

Control de estabilidad MSC


Existe una combinación de lo anterior, un siguiente paso que busca minimizar o al menos controlar los deslizamientos de las dos ruedas como el conocido MSC (Motorcycle Stability Control, control de estabilidad de motocicleta). En el momento que detecta la pérdida de adherencia de una o las dos ruedas, un ángulo de guiñada fuera de lo común o un ángulo de inclinación crítico, el sistema es tan inteligente que hace que la moto pueda combinar los sistemas de ABS, ABS en curva, frenada combinada y control de tracción para que el vehículo pueda volver a la normalidad casi sin que el conductor se dé cuenta. La posibilidad de que la moto desarrolle por sí misma esta inteligencia es una auténtica revolución para evitar accidentes.

Anti-wheelie


El anti-wheelie o anti-caballito es una función derivada del control de tracción. Esta elevación de la rueda delantera no deseada es detectada por los sensores de la IMU y, para evitar que la moto se desboque, entra en acción el control de tracción cortando de manera controlada la entrega de potencia. Normalmente, las motos que cuentan con esta función, disponen de posibilidades de ajuste para que no sea tan intrusivo y puedas poner la rueda delantera mirando al cielo con cierto control y sin que la asistencia corte demasiado el rendimiento de la moto.

 

Control de elevación de rueda trasera


Cuando ruedas fuerte o simplemente realizas una frenada muy brusca, el tren trasero tiende a despegarse del suelo, por lo que es muy fácil perder el control de la moto. Cuando los sensores de la moto detectan que la rueda trasera está más alta y que gira a velocidades diferentes a la delantera, entra en acción el control de elevación de rueda trasera, también conocido por algunos fabricantes como Rear Lift Control. La moto 'deja de frenar' lo justo para que la rueda trasera baje y vuelva a tocar el suelo. De esta manera, no sólo volvemos a tener la moto alineada sino que también podemos actuar con el freno trasero y mejorar la detención.

Radares de moto: Control de crucero adaptativo y detección de punto ciego


Ciertamente, el control de crucero no es una medida de seguridad como tal. Estamos ante un sistema que te permite ajustar y fijar la velocidad de la moto a una cifra concreta, ideal para viajes o tramos largos por autovía y no tener que mantener pulsado el acelerador y no tener miedo a pasarte de la velocidad máxima de la vía. Sin duda, esta asistencia ha hecho mucho por la comodidad y el confort en marcha. El 'pero' de esta ayuda es que el conductor debe desactivarlo (tocando el freno o manualmente) en caso de alcanzar a otro vehículo, reducir la velocidad y, posteriormente, con vía libre, volver a activarlo o, al menos, reajustar las velocidades marcadas en cada momento para no entrar en situaciones de riesgo.

Aquí entran en acción los radares instalados en las propias motos, los cuales aportan nuevas soluciones a éstos y a otros problemas. Modelos como las últimas KTM 1290 Super Adventure SDucati Multistrada V4 S cuentan con estos dispositivos y son pioneras en añadir a su ya extensa lista de funcionalidades nuevas ayudas:

  • Control de crucero adaptativo: La moto rueda a la velocidad marcada, como en el convencional. Sin embargo, el radar detecta por delante el acercamiento a un vehículo que circula más lentamente. El sistema, que puede ser regulable, reduce la velocidad paulatinamente hasta igualarla con el vehículo que le precede y mantiene la moto a una distancia de seguridad razonable. Si el vehículo que tenemos delante se retira de la vía o nos desplazamos al carril de la izquierda, el radar volverá a tener vía libre, por lo que el sistema empuja de nuevo a la moto acelerando para llegar progresivamente hasta la velocidad marcada. Gracias al control de crucero adaptativo, no hace falta desactivar el sistema y, tal y como nos dice su nombre, la velocidad se adapta automáticamente a las circunstancias. Aun así, es recomendable siempre extremar la atención en estos momentos de acercamientos y adelantamientos a otros vehículos.
  • Detección del punto ciego: Si tenemos un radar delante, ¿por qué no otro detrás? Gracias a la detección de este dispositivo de lo que ocurre en nuestra zona posterior, podemos ser advertidos de la presencia y llegada de vehículos por detrás de nosotros. Esta funcionalidad es muy útil sobre todo cuando hacemos cambios de carril. Al mirar por el retrovisor, quedan puntos ciegos, es decir, ángulos que quedan fuera de nuestro campo de visión. Mediante un pequeño piloto o LED en el retrovisor, avisos en la instrumentación o incluso alertas sonoras, la moto nos avisa de que tenemos un vehículo a nuestro lado, por lo que ya sabremos que no debemos desplazarnos al carril de ese lado. ¡Una gran ayuda!

Asistencia de salida en pendiente


Cada vez más habitual en las cuatro ruedas, las motos más avanzadas y pesadas empiezan a contar con ayudas de salida en pendiente. Cuando estás con una moto cuesta arriba, a veces es difícil controlar el peso del conjunto mientras realizas la acción de 'embrague+acelerador'. Incluso puedes 'calar' el motor, situaciones que producen cierto riesgo de caídas. Por eso, esta asistencia de arranque en pendiente es una grandísima amiga, ya que te sujeta la moto para que no se te desplace hacia atrás hasta que consigues engranar el cigüeñal y empezar a moverte hacia delante.

Marcha atrás


De igual manera, a veces es muy difícil maniobrar en parado con una moto de grandes dimensiones y alto peso. Incluso a veces es imposible empujar una moto así si estamos ubicados en ciertas pendientes. Por eso, hay modelos que cuentan con un pequeño motor eléctrico que se puede activar para ayudar a ir marcha atrás a baja velocidad, una ayuda que se va a convertir en imprescindible para los usuarios de motos maxi-trail, cruiser, custom, turismo o sport-tourer de alto peso o con equipaje pesado.

Iluminación y alumbrado en moto: Luces LED, luces diurnas DRL, luces cuneteras y luz de freno adaptativa o de emergencia


Muchos pensarán que es exagerado meterlo en esta lista, pero la iluminación de la moto es un aspecto fundamental, no sólo para ver sino para ser visto, algo que redunda muy directamente en nuestra seguridad en moto. En las últimas dos décadas se han mejorado los sistema de alumbrado en el sector de las dos ruedas, un aspecto en el que las motos no brillaban especialmente, nunca mejor dicho. El gran paso adelante ha sido dado con la introducción de la tecnología LED, aportando una intensidad mejorada, una direccionalidad más marcada (evitando deslumbramientos) y una mayor economía de consumos en relación a las luminarias halógenas de toda la vida.

Por otro lado, la utilización del LED ha hecho que las marcas 'copien' al automóvil y empiecen a utilizar luces DRL (Daytime Running Lights), también conocidas como luces diurnas, una especie de luces de posición muy bien definidas que ayudan a identificar la moto más fácilmente a horas de alta luminosidad o sol intenso. No sustituyen a la luz de cruce obligatoria en motocicleta y ciclomotor, pero la DGT sí que permite el uso de luces DRL homologadas o de fábrica sin luz de cruce en horarios diurnos y con buena visibilidad.

El siguiente paso en el alumbrado en moto ha sido la instalación de luces direccionales o luces cuneteras. Una vez más, gracias a la detección de la inclinación de la moto por la unidad IMU, la moto enciende progresivamente una serie de pilotos LED que ayudan a alumbrar hacia los ángulos que quedan oscuros cuando una moto se inclina. Esta funcionalidad es muy útil para todos aquéllos motoristas acostumbrados a circular de noche por carreteras secundarias sin alumbrado, donde puedes detectar visualmente cualquier objeto que haya en la carretera de manera mucho más fácil que antes.

Por último, se empiezan a instalar sistemas que detectan frenadas bruscas (por ejemplo, frenazo ante un imprevisto o un atasco). Para advertir a los usuarios que nos preceden, la moto detecta la desaceleración repentina y enciende automáticamente las luces de emergencia (intermitentes) o provoca una intermitencia llamativa de la propia luz de freno para llamar así la atención cuanto antes al resto de conductores. Son las denominadas luces de freno adaptativas.

Control de presión de neumáticos TPMS


Gracias al control de presión de neumáticos TPMS (Tire-Pressure Monitoring System o sistema de monitorización de la presión de los neumáticos), la moto detecta y nos avisa de una pérdida de presión de aire en uno de nuestros neumáticos por debajo de los niveles recomendados, lo cual pasaría a ser peligroso. Puede ser un simple desajuste que podemos corregir inmediatamente con un manómetro de mano o un inflador de una gasolinera, pero también puede ayudarnos a detectar una pérdida leve pero constante que nos permita adelantarnos a un momento en el que ya no tengamos aire y nos sea imposible llegar a nuestro destino. Además, corregimos así el desgaste erróneo por la presión inadecuada.

Llamada de emergencia eCall


Todavía no está muy generalizado, pero ya hay modelos que ofrecen la opción de instalar un servicio de llamada de emergencia, también conocido como eCall. Si sufrimos un percance con nuestra moto, podemos solicitar a los servicios de asistencia. También intentarán ponerse en contacto con el conductor para conocer el alcance del incidente y saber si necesita ayuda de algún tipo. Si el conductor no contesta, los servicios de asistencia se pondrán en marcha inmediatamente para llegar al lugar donde se localiza el conductor, geolocalizado a través del GPS de la moto o del teléfono del usuario. Ojalá se generalice mucho más su instalación y su uso. Los primeros minutos después de un accidente son cruciales. Si se logra reducir el tiempo de llegada de las asistencias sanitarias, puede ser la diferencia entre poder contarlo o no.

Airbag en moto


Ha habido muchos experimentos, pero todavía no se ha extendido en el mercado. No en vano, sólo la Honda GL1800 Gold Wing Tour ofrece airbag integrado en la propia moto como extra. Consiste en el ya habitual airbag del automóvil aplicado a la moto. El sistema detecta una colisión y automáticamente dispara la apertura de una gran bolsa llena de aire para amortiguar el impacto del conductor hacia la parte frontal.

En vez de estos sistemas integrados, sí que se están evolucionando los chalecos o chaquetas con airbag. En este caso, es el conductor el que incorpora en su vestimenta el dispositivo que, coordinado con la moto y las circunstancias de la marcha, se dispara en caso de accidente. En este caso, la protección no es sólo en el punto concreto de donde sale la bolsa en la moto sino que rodea las partes más vulnerables del piloto independientemente de con qué esté impactando (suelo, otro vehículo o elementos fijos al lado de la vía). Tanto se está poniendo la carne en el asador con este tema que hasta la DGT se está planteando la futura obligatoriedad de las chaquetas con airbag.

Embrague antirrebote + MSR


Ya está prácticamente extendido en casi todos los modelos de media y alta cilindrada, ya que el embrague antirrebote es un sistema mecánico que permite mantener el control de la moto en situaciones de reducciones de marcha muy críticas y bruscas. Al reducir de marcha a altas revoluciones, la rueda trasera tiene que adaptarse a la velocidad del motor, pudiendo llegar a deslizar y derrapar. Cuando se produce este efecto, el embrague anti-rebote puede conectar y desconectar la caja de cambios y el cigüeñal para que la rueda no patine hasta igualar las velocidades, es decir, el embrague de 'desliza' hasta que la velocidad del motor coincide con la que lleva la moto. La instalación de este dispositivo se traduce en una conducción mucho más eficaz (conducción deportiva) y mucho más segura (control del tren trasero asegurado).

En los últimos años también ha entrado en juego la electrónica en esta funcionalidad con sistemas MSR (Motor Slip Regulation, regulación de deslizamiento de motor) que detectan el deslizamiento y, al contrario que el control de tracción, el MSR abre de manera controlada la mariposa del acelerador para que la rueda iguale su velocidad a la que está circulando en ese momento, consiguiendo así no perder el control de la parte trasera de la moto.

Deja una respuesta

Volver a la home