Rins empieza segundo y con buen ritmo: «Hemos mejorado el paquete entero»

Buen inicio para Suzuki en Mugello, sobre todo con Álex Rins, que ha acabado segundo y muy satisfecho con las mejoras electrónicas que ha introducido la marca de Hamamatsu. A Mir no le han resultado tan beneficiosas; problemas de puesta a punto y falta de fluidez con la GSX-RR le han dejado fuera del 'top 10' (12º).


Decía Álex Rins ayer que Suzuki había traído algo nuevo a Mugello, aunque sin desvelar el qué. «No puedo decir mucho porque es algo que no se verá desde fuera. No es un accesorio, pero en la fábrica confían mucho en ello y nos han dicho que mejorará la moto», explicaba Rins el jueves.

Este viernes, dicha novedad ha dado resultados al piloto barcelonés, que ha acabado tercero en el FP1 y segundo tanto en el FP2 como en la clasificación combinada del día. Más problemas ha tenido Joan Mir, que cerraba la primera jornada en 12ª posición. No han dado con la tecla con la puesta a punto y tendrán que hacer algunos ajustes en la geometría de la GSX-RR, ya que sentía la moto agresiva y no era capaz de pilotar con fluidez: «Tengo mucho caballito, muchos movimientos a la salida de las curvas y tengo que hacer muchos esfuerzos para ir rápido. Esto me ha perjudicado. No he sentido el famoso flow, esa armonía y esa manera de la que yo voy rápido. Eso me ha perjudicado también en ritmo y no era constante, pero estoy confiado porque creo que la moto tiene más potencial», explicaba el vigente campeón de MotoGP.

Pero ahondando sobre esas novedades que adelantó Rins ayer, los dos pilotos de Suzuki han probado este viernes un nuevo paquete electrónico que puede ser una importante ayuda en Mugello. Dicho paquete les aporta mayor aceleración a la salida de las curvas y, por ende, más velocidad en la larga recta de Mugello.

«Es más que nada para tener un poco más de velocidad durante la recta, pero no para llegar más rápido a final de recta. Simplemente para tener una mejor aceleración», expresaba Mir, que asegura que los problemas que ha tenido este viernes no tienen ninguna relación con los ajustes de electrónica que han utilizado: «No tiene nada que ver. Lo que han traído son pequeñas mejoras que se notan muy poquito, pero aquí en MotoGP los detalles hacen la diferencia. Siempre que sea para mejorar, bienvenido es. Pero no tiene nada que ver con el problema, que es más cuestión de reglajes y de geometría».

Rins, que ha sido uno de los grandes protagonistas del día con su segundo puesto, explicaba que «gracias a este paquete electrónico que ha traído Suzuki tenemos un poco más de velocidad saliendo de las curvas y en la recta. Un poco todo, en general. Es una configuración nueva que digamos que sigue un poco la línea de Suzuki a nivel de control de tracción y respuesta del motor, pero es un poco diferente».

Espera que este nuevo paquete electrónico le permita tener más armas para luchar con las Ducati que las que tuvo en 2019, cuando peleó durante toda la carrera de Mugello en el grupo de cabeza, pero no tuvo posibilidad de luchar de tú a tú en la recta: «Desde luego que hemos mejorado nuestro paquete entero, sobre todo en electrónica y aerodinámica. Esto quizá nos ayuda a estar un poco más cómodos en carrera. Estoy contento, porque en el FP1 he adelantado a una Ducati en la recta; ha sido a Marini, pero era una Ducati. En el FP1 y FP2 he estado rodando con gente en las primeras vueltas del entrenamiento y es un circuito en el que es fácil adelantar, pero hay que pensar en los neumáticos y no hay que tirar por la borda lo que tenemos de ventaja», expresaba el #42, satisfecho con el paso adelante que han dado este viernes.

«Está funcionando muy bien y tenemos un mejor paquete aquí que en 2019. Ayuda en todo, también en el wheelie (caballito) a la salida de la última curva. Estoy muy contento, porque en los dos últimos años perdía mucho ahí», zanjaba Rins sobre la novedad estrenada en Mugello.

Deja una respuesta

Volver a la home