Aún es sólo un prototipo, pero es un notición que Samsung esté apostando por el mundo de la moto para desarrollar, junto con Yamaha, una pantalla inteligente que permitiría unir el mundo de las nuevas tecnologías con el mundo de la moto.

Este nuevo parabrisas inteligente –Smart Windshield– incluye en un pequeño habitáculo en el que se aloja una pantalla que está conectada con el teléfono vía Wi-Fi.

Una App permitirá que en esa pantalla se muestren indicaciones procedentes del GPS o notificaciones de e-mails o menajes recibidos e incluso el sistema podría mandar un mensaje de respuesta automático informando a persona que te llama, que estás conduciendo y que no puedes contestar el teléfono.

Este desarrollo es una apuesta por la seguridad que promueve la no utilización del teléfono mientras se conduce una moto algo que, con este sistema, no significa estar aislado de estos dispositivos de los que tanta dependencia se tiene en estos días.

Este proyecto se está desarrollando sobre una Yamaha Tricity gracias a la colaboración de la delegación europea de la firma japonesa y Samsung, aunque tanto Yamaha como BMW y Honda están trabajando conjuntamente en un estándar de conectividad moto-a-moto gracias a un acuerdo entre las tres marcas.