MotoGP quiere recompensar el espectáculo de los pilotos

Después de que las salvadas se hayan convertido en un auténtico fenómeno de masas y en algunos de los momentos más espectaculares que se recuerdan en las últimas temporadas, MotoGP ha decidido premiar todas estas acciones sumando puntos en la clasificación del campeonato.



La última reunión de la Grand Prix Commision, celebrada este jueves en Madrid, ha traído consigo una novedad muy relevante. La FIM, IRTA, la MSMA y Dorna han votado por unanimidad una propuesta para premiar al espectáculo: a partir de 2018 se ha decidido que se darán puntos a las salvadas más espectaculares de los pilotos, y que todos esos puntos se acumularán a la clasificación general del Mundial de MotoGP.

Echando un vistazo a los momentos claves de la temporada de 2017, se ha llegado a la conclusión de que las salvadas se han convertido en un auténtico fenómeno viral, impulsadas sobre todo por Marc Márquez, pero cada vez con más pilotos capaces de protagonizar algunas antológicas. Es por ello que desde el organismo que rige el campeonato no han querido que estos espectaculares momentos caigan en saco roto y queden sólo para el recuerdo con vídeos o fotos, sino que tendrán su recompensa en forma de puntos e incluso pueden ser determinantes a la hora de decidir títulos.

Pero los puntos no se repartirán así como así, para ello se ha creado un sistema de puntuación de salvadas que llevará a cabo un baremo según la espectacularidad de las mismas. Después, el Panel de Comisarios de la FIM será el que determine el valor de cada una de ellas:

Salvada nivel “Dios” (10 puntos): Cualquier piloto que sea capaz de emular a Randy Mamola en el GP de San Marino de 1985, subiéndose a la moto después de ser totalmente descabalgado por ella, sumará automáticamente 10 puntos en la clasificación del campeonato. La de Niklas Ajo en la carrera de Moto3 del GP de Holanda 2015 (la de la foto que ilustra el artículo) también hubiera entrado en el baremo de “Nivel Dios”.

Salvada nivel “semi-Dios, +60°” (6-9 puntos): Cualquier salvada que supere los 60 grados de inclinación conllevará una suma de entre 6 y 9 puntos en el campeonato. Se trata de un tipo de salvada capaz de dislocar los dedos índice y corazón de Julià Márquez viendo la repetición. Con su hijo Marc le ha pasado ya en muchas ocasiones, a recalcar las del FP4 de Sepang y la que le valió el título en la carrera de Cheste. La que hizo en Brno durante unos test en 2014 sería, por ejemplo, de 9 puntos si se hubiera producido dentro del campeonato. También las de Loris Baz en Austin 2017 y Jorge Navarro en Austria 2017 hubieran tenido ese premio.

 

Salvada nivel “casi highside” (4 puntos): Aquellos pilotos que logren salvar una “salida por orejas” se llevarán 3 o 4 puntos. La de Joan Mir en el GP de San Marino de esta temporada y la de Valentino Rossi en Mugello 2015 son los ejemplos puestos por la organización para repartir este premio.

Salvada nivel “para la foto” (1 punto): Las menos espectaculares y que estén por debajo de los otros tres niveles no quedarán sin recompensa. Sumarán un punto que, en un momento dado, puede ser bastante valioso. Además, se llevarán una paletilla ibérica de regalo cortesía de un nuevo patrocinador del campeonato que ejercerá el mismo rol que Tissot con las poles.

 

Marc Márquez se frota las manos, Mamola quiere que le devuelvan los puntos de 1985


Las reacciones a esta medida no se han hecho esperar. Según hemos podido saber, Marc Márquez se ha mostrado realmente satisfecho con esta modificación del reglamento dado su don innato para salvar caídas. De hecho, si este sistema ya se hubiera introducido con anterioridad, el de Cervera se hubiera proclamado campeón antes de la última carrera del año, porque con la salvada de Sepang hubiera sumado unos puntos fundamentales para llevarse el campeonato.

Por su parte, Randy Mamola se ha mostrado muy de acuerdo con la decisión de que se premie a los pilotos que consiguen hacer salvadas espectaculares, pero ha pedido que se sea justo con él y que le sumen también los 10 puntos que le deben en la clasificación del Mundial de 500cc de 1985. «Además, el vídeo de aquella salvada tiene más de un millón de reproducciones en YouTube y yo no he visto ni un duro por ello. No es justo que no se haya tenido en consideración premiar semejante hito, porque además lo hice con una 500cc de los 80… ¡¡Aquello sí que era un p*** caballo desbocado!!», expone el norteamericano.