Royal Enfield presenta en el Wheels and Waves tres customizaciones de su nuevo motor bicilíndrico

Royal Enfield aprovechó el pasado Wheels and Waves de Biarritz para presentar tres motos personalizadas basadas en sus modelos Interceptor INT 650 y Continental GT 650, que equipan el nuevo motor bicilíndrico de la marca india.


Royal Enfield ha estado muy presente en la séptima edición del Wheels and Waves, el festival europeo que reúne a los amantes del surf y el motociclismo en la localidad francesa de Biarritz. En este evento, han dado a conocer tres de sus personalizaciones más esperadas, y basadas en su nuevo motor bicilíndrico que equipan los modelos Interceptor INT 650 y la Continental GT 650. Una de ellas, la ‘Lock Stock’, ya os la presentamos hace unas semanas, por lo que ahora os traemos las dos restantes.

‘Rohini’ de Young Guns Speed Shop

En esta preparación, el equipo de personalizadores de Young Guns Speed Shop se inspiró en el programa espacial de la India y en sus satélites Rohini. La base es una Continental GT 650 y se buscó añadir un gusto juvenil a la nostalgia británica de Royal Enfield. Por eso se ha conservado la mayor parte de la moto de serie, al que se le ha añadido un carenado curvado y muy delgado junto con un conjunto de asiento/colín de tipo monocasco. La pintura tiene una capa reflectante, que transforma las líneas clásicas y las hace desaparecer.

Entre los componentes que se han usado, destaca la carrocería que se ha realizado de manera totalmente artesanal en fibra de vidrio, los conmutadores y el cuentavueltas de Motogadget, el sistema de escape hecho a mano, el manillar LSL, las estriberas Tarrozzi, manetas Magura y los amortiguadores Öhlins. Por cierto, que el trabajo de pintura es obra de Pfeil design.

‘Interceptor’ de Old Empire Motorcycles

El proceso de construcción de la Interceptor, comenzó despojando a la Royal Enfield Interceptor 650 de todos sus componentes y desechando todo lo que no era necesario y ocultando lo esencial. El trabajo de pintura en color rojo metalizado, se combina con el cuero Oxblood y el asiento en Alcántara que aporta un toque elegante a esta preparación. La posición de conducción es baja y junto al manillar tipo ‘old school’ se quiere acercar a ese tipo de personalizaciones en la que no se ven los cables eléctricos. Todo en esta moto quiere ser minimalista, y no tiene ni bombín, ni llave de contacto, que se ha sustituido por una llave inteligente, integrada en los guantes del piloto.

La carrocería es de aluminio y se ha moldeado a mano, mientras que el subchasis ha sido modificado, al igual que la parte delantera, que ha sido modificada y rebajada. Los semimanillares son artesanales y los mandos de embrague y acelerador cuentan con giro interno integrado. Las tijas se han modificado, al igual que el escape y los frenos, a los que se ha añadido una válvula dosificadora para controlar la frenada combinada.