Probamos la nueva Royal Enfield Scram 411

La Royal Enfield Scram 411 llega como alternativa más urbana y asfáltica de la exitosa Himalayan, con un diseño más juvenil y un estilo muy scrambler, como su nombre indica. Para conocerla mejor asistimos a su presentación y realizamos una prueba asfáltica con un ligero escarceo off-road.


La Royal Enfield Scram 411 2022 en 5 tweets

  • Estilosa, atractiva y con mucha personalidad.
  • Fácil de llevar, motor generoso en bajos y dócil en términos generales.
  • Llanta de 19", más asfáltica que la Himalayan pero manteniendo la dualidad off-road.
  • Mismos componentes que la Himalayan, pecando el freno delantero de poca mordida en asfalto.
  • En nuestro catálogo puedes ver en detalle la ficha técnica de la Royal Enfield Scram 411.

La nueva Royal Enfield Scram 411 nace de la demanda de una moto polivalente, útil, servicial, práctica, fácil, accesible, y... atractiva, con estilo, personalidad y carisma. La primera mitad ya la encontrábamos en su hermana Himalayan, pero en cierto sector de usuarios no terminaba de enamorar visualmente, a pesar de tener su propio estilo. La Scram 411 es una moto que, como su nombre indica, es de estilo scrambler, con una carrocería desenfadada y atemporal, elementos clásicos con gráficos modernos. Para todo lo demás, una mecánica más que contrastada heredada de la Himalayan y una rueda delantera de 19" para hacerla más polivalente.

Así es como nace esta nueva Royal Enfield Scram 411, respondiendo ante los pocos puntos donde una todo uso como la Himalayan no podía alcanzar, que ya es decir, pues se trata de una de las motos más prácticas y capaces del mercado.

Más allá de su enfoque estético o del público final, la nueva Royal Enfield Scram 411 no deja de ser versátil, ya que a pesar de no contar con llanta delantera de 21" (muy offroad...) con su llanta delantera de 19" puede encarar las pistas y alguna trialera sencilla sin mayor miramiento. Por otro lado, gana agilidad y manejabilidad en asfalto.

Para comprobar todas estas bondades nos desplazamos hasta Valencia, donde tiene lugar su presentación y, donde haremos un amplio recorrido asfáltico y un ligero escarceo campero.

Equipamiento

Opinión Royal Enfield Scram 411

Lo mejor

Podría mejorar

  • Sencillez
  • Estilo
  • Consumo
  • Accesibilidad
  • Freno delantero
  • Prestaciones

Precio Royal Enfield Scram 411

El precio de la Royal Enfield Scram 411 (4.989 €) es ligeramente más barato que el de su hermana campera, la Royal Enfield Himalayan (5.089 €).

Fuera de la marca debemos enfrentarla a rivales como la SWM Six Days 500 (4.995 €), ya que ofrece una configuración mecánica muy similar. Luego, con motores de 2 cilindros, tendríamos la Macbor Eight Mile 500 Scrambler (6.599 €), la Brixton Crossfire 500 XC (6.799 €), la Benelli Leoncino 500 Trail (6.199 €) y en otro rango, la Husqvarna Svartpilen 401 (6.099 €) con su llanta delantera de 17".

Hay que tener en cuenta que Royal Enfield ofrece 3 años de garantía gratuitos.

Ver más

Novedades y características Royal Enfield Scram 411

Realmente este apartado de la Royal Enfield Scram 411 podría ser común con el de la Royal Enfield Himalayan, pues comparten prácticamente toda su plataforma, tanto mecánica como dinámica, con una pequeña excepción; la citada llanta delantera de 19" en vez de la de 21" de la Himalayan.

El motor de la Scram 411 es el mismo de la Himalayan, un monocilíndrico de 411 cc, con una potencia máxima de 24 cv y un par motor de 32 nm. Por ello el consumo es prácticamente el mismo, 3,2 L/100km. Por supuesto, es motor Euro 5.

El chasis, de nuevo, compartido. Se trata de un bastidor de acero diseñado por Harris Performance. Para ser sinceros, existe otra diferencia respecto la Himalayan más allá de la carrocería y la llanta delantera de 19", y es el recorrido de suspensión. La Scram 411 cuenta con una horquilla delantera telescópica convencional de 41 mm de diámetro y 190 mm de recorrido (frente a los 200 mm de la Himalayan). En el tren trasero encontramos el mismo monoamortiguador con bieletas de 180 mm de recorrido y regulable en precarga.

En cuanto a los frenos, de nuevo, iguales, comandados por una bomba de freno axial, un disco delantero de 300 mm y una pinza flotante de anclaje axial.

La carrocería si es la principal diferencia, siendo la Scram 411 una moto mucho más "scrambler", con quizá menos capacidad de carga en la parte frontal, pero con un depósito retro y unos protectores laterales adornados con la gráfica del depósito (15L). Por continuar con las diferencias, la Royal Enfield Scram 411 es más ligera (185 kg frente a 199 kg) y 5 mm más bajita (795 mm frente a 800 mm).

Por último encontramos la citada llanta delantera de 19" junto a una trasera de 17" con las siguientes medidas de neumático:

  • Delante:  100/90-19
  • Detrás:  120/90-17

Ver más

Prueba Royal Enfield Scram 411

La Royal Enfield Scram 411 es una moto, de nuevo como su gran hermana Himalayan, que desde el minuto 1 resulta familiar y fácil de llevar. El motor suena y arranca con mucha suavidad, contención en vibración y ruido, aunque a medida que arrancamos y cogemos velocidad ciertamente el monocilíndrico despliega su propia personalidad y nos encontramos con una moto donde la pulsación y la vibración empiezan a ganar presencia. Nada preocupante, pero si digno de mencionar. Es el carácter de la moto.

En términos generales, el tacto es cómodo, los mandos funcionan sin mayor dureza y el embrague es fácil y "comercial" (sin mucha exigencia). La moto sale realmente bien gracias a ese par motor desde bajo régimen y a un embrague sencillo y fácil, como decimos. El asiento es cómodo, quizá algo más duro que la Himalayan, tampoco podría afirmarlo al 100%, pero si me ofrece esa sensación. El triángulo ergonómico cambia ligeramente, con unas estriberas en una posición muy similar pero con una toma de mandos un poco más baja, lo que, sin sacrificar mayor comodidad, ganamos control y peso sobre el tren delantero. Esto nos da una posición algo más determinante a la hora de acometer giros.

En carretera el motor rinde del mismo modo que en la Himalayan, con unas prestaciones más que decentes, aunque sin mucho margen para cruceros rápidos por autopista, donde además se nota que el motor trabaja más estresado. A diferencia de la Himalayan, la Scram 411 cuenta con un desarrollo un poquito más largo, lo que se agradece en carretera, ya que la moto tiene potencia y sobre todo par de sobra para sobrellevarlo.

Evidentemente en zonas complejas por campo tendrá su inconveniente.

El funcionamiento de las suspensiones es algo más duro, aunque quizá es un aspecto subjetivo, el menor recorrido hace que la moto esté más plantada en carretera, sobre todo en puntos de aceleración y frenada, donde siento que la transferencia de pesos es más contenida. No obstante, si miramos desde un punto más lejano a la constante comparativa con la Himalayan, la Scram 411 ofrece unas suspensiones confortables por delante de cualquier otro aspecto.

Es en los frenos donde, debido a que son los mismos que la Himalayan y, esta estaba enfocada al 50% campo 50% carretera, pues me resultan algo cortos. El tacto es idéntico al de la Himalayan, es decir, dóciles y progresivos, con mucho control para campo, pero algo cortos de mordida en carretera. No es algo preocupante, seguramente sea la pastilla de freno de origen, que resulta algo dura y con miras a la duración. Una pastilla más blandita puede mejorar mucho esta experiencia, sobre todo en carretera, donde quizá no se requiere tanto tacto como en campo.

Hablando de campo, realizamos una pequeña pista, con alguna subida leve y bajada sencilla. Los neumáticos mixtos que incorpora la Scram 411 permiten realizar estas escapadas camperas sin problema, pero en este caso echaremos de menos la elevada posición de mandos de la Himalayan, teniendo que encorvarnos ligeramente hacia delante si precisamos conducir de pie.

Ver más

Conclusiones y opinión Royal Enfield Scram 411

En definitiva, la Royal Enfield Scram 411 es un punto más asfáltica, agradecida y accesible que la todo caminos Himalayan. La estética gana mucho, su motor sigue rindiendo en todas partes, y la pretensión sigue cumpliéndose. Es una moto que cumple lo que promete, y que en rasgos generales vale perfectamente todo lo que pueda costar. Por tener un pequeño tirón de orejas, el freno delantero agradecería una pastilla de freno algo más deportiva o blandita, que ofrezca mejor tacto de frenado.

Ver más

Galería de fotos Royal Enfield Scram 411

Fotos acción Royal Enfield Scram 411

Fotos detalles Royal Enfield Scram 411

Colores Royal Enfield Scram 411

Volver a la home