Rossi le da la razón a Viñales sobre el freno motor

Buenas sensaciones para Valentino Rossi tras la primera jornada de test de MotoGP 2019 en Sepang. El italiano ha acabado sexto, a cuatro décimas del tiempo de Márquez y satisfecho con el trabajo de Yamaha durante el invierno.


Después de un 2018 bastante difícil y de escasos éxitos -sólo una victoria tras superar una sequía de 25 carreras-, en Yamaha tienen claro que es inadmisible repetir ese pobre bagaje. La firma de los tres diapasones tomó cartas en el asunto y, aunque reaccionaron tarde, lo acabaron haciendo con una reestructuración de la que esperan recoger sus frutos.

Yamaha reemplazó a Kouyi Tsuya al frente del desarrollo de la Yamaha YZR-M1 y nombró a Takahiro Sumi como nuevo Project Leader, además de poner en marcha el nuevo equipo de pruebas en Europa con Jonas Folger y de entablar una mayor interacción entre la fábrica en Japón y la sede en Italia. Todo ello con la intención de que no se repitan los fantasmas del pasado año y para tratar de dar en el clavo en los dos puntos débiles de 2018: el motor y la electrónica.

En este primer día Rossi ha acabado sexto a 433 milésimas del registro de Márquez, pero contento con las sensaciones que le ofrecía su M1: «Este primer día ha sido bastante positivo, he tenido buenas sensaciones sobre la moto desde el principio y no hemos ido mal ni con gomas gastadas, que era nuestro punto débil. Hemos probado material para mejorar nuestras prestaciones; estamos en el buen camino, pero necesitamos algo más», apuntaba el piloto italiano. «Estoy muy contento porque ayer hablé mucho con los ingenieros y tienen buenas ideas, se respira una buena atmósfera y los he visto muy concentrados», añadía en declaraciones que recoge ‘GPone.com’.

Lo más positivo en el arranque de la actividad de 2019 es que parece que en Yamaha existe consenso y que todas las partes están trabajando en el mismo camino. Así lo ha destacado Valentino Rossi tras la primera jornada de entrenamientos en Sepang, donde han llegado novedades más importantes que las que probaron en Valencia y Jerez el pasado mes de noviembre: «En Valencia y Jerez llegaron algunos pequeños detalles, pero aquí tenemos cosas más importantes y estoy contento con el camino que hemos tomado. Por encima de todo, Maverick, los ingenieros y yo estamos de acuerdo en cuáles son los puntos débiles de la moto, vamos en la misma dirección. Ahora para solucionar esos puntos débiles necesitaremos algo de tiempo», comentaba el #46.

Sobre la elección del motor, Rossi ha desvelado que Yamaha ha decidido centrar el tiro y llevar una sola especificación a Sepang. Tanto en Valencia como en Jerez dispusieron de dos motores diferentes -aunque con muchas similitudes- y ahora la fábrica japonesa ha puesto sólo uno en pista, una decisión que es del agrado de Rossi: «En Jerez había dos motores bastantes similares y aquí sólo tengo uno. Me han dicho los técnicos: éste es el tuyo. A mí me va bien así porque me gusta, no tenemos tantas dudas, pero tenemos que seguir trabajando en la aceleración y en ser competitivos con neumático usado. Esos son nuestros objetivos para el invierno».

El piloto de Tavullia también apuntaba a la mejora que aporta este nuevo propulsor en el freno motor, uno de los puntos en los que Viñales incidía mucho. De hecho, Rossi le da la razón a su compañero sobre la insistencia que ha tenido en este aspecto: «Han trabajado mucho en este aspecto, principalmente porque Maverick presionó mucho y tenía razón. El motor ha mejorado, y lo mismo puede decirse de la electrónica y el chasis. Los tiempos de hoy son buenos», confirmaba Valentino, que ha terminado tres posiciones y una décima por detrás de Maverick; el gerundense ha sido la mejor Yamaha en el comienzo de los test.