El francés releva a Cairoli en su año de debut en MXGP

Romain Fèbvre se asegura matemáticamente el título de campeón del mundo de motocross en la categoría de MXGP en la decimosexta cita del año, el Gran Premio de Holanda celebrado en el mítico trazado de Assen. Un quinto en la primera manga y una contundente victoria en la segunda carrera del día le garantizan afrontar las dos últimas citas del año con 102 puntos de ventaja sobre Gautier Paulin, renta suficiente como para el piloto de Yamaha ya luzca la placa dorada en su YZF-450.

Febvre Champ - Motorbike MagazineEn su día utilizamos la famosa frase del César, veni, vidi, vici, para describir lo que hizo Ryan Villopoto en su llegada al mundial de MXGP. El americano vino, vio la dinámica del campeonato, y en la segunda carrera ya ganó. Tanto en pretemporada como en el momento de su primer triunfo, tendríamos claro que el título más prestigioso de la modalidad en 2015 estaría protagonizado por dos pilotos en concreto, un duelo entre el mejor piloto del panorama "europeo", Tony Cairoli, y el mejor piloto de América, Ryan Villopoto. Sin embargo, tanto a nosotros como a todos los medios especializados nos ha pillado por sorpresa esta temporada loca, culpa en parte a las lesiones. Entre el caos, ha sido Romain Fèbvre, por méritos propios, quién se ha apoderado de la famosa cita del emperador romano y en 2015 ha llegado a MXGP, ha visto el ritmo de la máxima categoría y ha ganado.

Y de qué manera. «Ha sido una sensación increíble estar en lo más alto del podio delante de mi afición. Voy a trabajar duro para que esta no sea la última vez que vivo esto, sin duda». Eran palabras de Fèbvre tras conseguir su primera victoria en MXGP, hace poco más de tres meses en Villars sous Ècot, y desde ese domingo ha vuelto a repetir la hazaña cuatro veces consecutivas -Francia, Italia, Alemania y Suecia-, y un total de seis -sumádle las citas de la Rép. Checa y Mantova-; dicho y hecho. Fèbvre es desde hoy mismo el sucesor de Cairoli en el trono de MXGP. Yamaha vuelve a conseguir un título de la máxima categoría y competición de motocross desde los conseguidos por Cairoli en 2009 y Phillipaerts en 2008. Por si fuera poco, el de Romain es el primer título de un francés en la categoría de referencia.