El piloto italiano pilotará la Suzuki del Team Grillini

Roberto Rolfo vuelve a ser piloto permanente del Mundial de Superbike tras hacer oficial el acuerdo por el que le unirá al Team Grillini en la categoría de Superbike durante la temporada 2018. El piloto de Torino se subirá pilotará una Suzuki GSX-1000RR en la que será la vuelta de la marca de Hammamatsu al mundial de las motos de serie.



El Team Grillini anuncia a Roberto Rolfo como su piloto para la temporada del Mundial de Superbike 2018. La estructura de Andrea Grillini anunció a principios de mes que cambiará las Kawasaki presentes en su box por las nuevas Suzuki GSX-R1000, una moto que, de la mano del equipo de Montecarlo, materializará su regreso a Superbike, bajo la dirección del experimentado piloto italiano, que completará así su quinta temporada completa en la categoría.

Roberto Rolfo, ganador de la cita inaugural del Mundial de Supersport en esta pasada campaña 2017 y primer líder del campeonato, vuelve a la categoría reina del campeonato de las motos derivadas de serie siete años después, tras recalar en la categoría de Moto2 -y también alguna incursión en MotoGP- en las temporadas 2011 y 2012, y figurar como piloto permanente en el Mundial de Supersport hasta la pasada cita de Magny-Cours. En Qatar, última cita del año, sustituyó al lesionado Ayton Badovini dentro de la estructura de Grillini, momento en el que según el propio piloto y director del equipo, encontraron buenas sensaciones y comenzaron a hablar sobre la próxima temporada.

Rolfo, subcampeón del Mundial de 250cc en 2003, será el encargado de pilotar una de las dos Suzuki, sin apoyo oficial de la marca, que presumiblemente tendrá el equipo en su box. Todavía está por confirmar la continuidad de Ayton Badovini, después de que Ondrej Jezek, vinculado al Team Grillini durante todo 2017, anunciara esta semana su paso al Guandalini Yamaha para la próxima campaña.