La nueva categoría, que llega este año al Mundial de Superbike, también estará en el RFME CEV

Las deportivas de media cilindrada también tendrán hueco en el RFME Campeonato de España de Velocidad en 2017. El certamen nacional incorporará la categoría de Supersport 300 esta temporada y además suprimirá Moto3 y Moto3 SportProduction.



El auge de las deportivas de media cilindrada en el mercado, sobre todo en Sudamérica y Asia, también está teniendo su eco en el mundo de la competición. La llegada del Mundial de Supersport 300 al marco del Campeonato del Mundo de Superbike fue la muestra más clara de ello y parece que esta nueva categoría va a seguir extendiéndose en diferentes certámenes nacionales.

Italia tomó la alternativa el año pasado con la categorías Sport 4T, dedicada a estas motos “Middleweight”, y ahora España también se une a ello con la llegada de la categoría de Supersport 300 al RFME Campeonato de España de Velocidad. Así lo ha comunicado este viernes la Real Federación Motociclista Española, haciendo oficial que esta nueva cilindrada se incorporará en las tres últimas citas de la temporada del RFME Campeonato de España de Velocidad.

El certamen nacional tiene previsto basarse en el reglamento de Supersport 300 que se ha hecho para el Campeonato del Mundo, con cuatro motos de serie homologadas hasta el momento: la Honda CBR500R, la KTM RC 390, la Yamaha YZF-R3 y la Kawasaki Ninja 300. El reglamento definitivo será publicado próximamente.

Supersport 300 llega como una gran alternativa a otras categorías de formación, ya que se trata de una opción económica y muy válida para los pilotos más jóvenes en comparación a otras como Moto3, donde los costes son mucho más altos.

De hecho, esta no será la única novedad relevante para la temporada 2017 del RFME Campeonato de España de Velocidad, ya que se ha confirmado que se suprime la categoría de Moto3 y la subcategoría Moto3 Sport Production.