Una vez más, cita inolvidable

La sexta Reunión KTM Adventure ha sido un éxito de participación y organización, con récord de asistentes y una experiencia por Cantabria inolvidable para todos los asistentes.


Este año la Reunión KTM Adventure ha celebrado su sexta edición en Cantabria, un marco montañoso incomparable con sede de operaciones en el hotel Villa Pasiega, en la localidad de Hoznayo. Desde allí partió la ruta principal de unos 450 km salpicados de curvas y puertos de montaña que parecían diseñados específicamente para las motos KTM Adventure. Había dos opciones, una 100% por asfalto y otra que combinaba también con tramos off-road.

En total fueron 215 motos y 300 participantes los que pasaron por los Picos de Europa, con los puertos de Lunada y los Machucos o el nacimiento del río Ebro. Después de comer, la comitiva puso rumbo hacia la costa pasando San Vicente de la Barquera antes de volver a Hoznayo, donde esperaba una gran fiesta con música y una animada cena de despedida.

Una vez más, la cita a ha sido un éxito con récord de participación, pruebas de motos, diversión y gastronomía, una experiencia inolvidable como podéis ver a continuación en las declaraciones de algunos protagonistas:

HIBAI HARAI- 1290 SUPER ADVENTURE R,"Después de 4 reuniones KTM Adventure, esta sexta reunión en Cantabria ha sido la más numerosa de todas las que he estado pero, esto lleva a una mejor organización y buena atención a los detalles para que solo tuviésemos que conducir nuestras motos por las impresionantes carreteras que nos ofrecía el entorno y los parajes elegidos por la organización."

IGNACIO ARÓSTEGUI- 790 ADVENTURE, “He tenido la suerte de asistir como invitado a la VI Reunión KTM Adventure celebrada en Cantabria, un evento que ha reunido a los amantes de la marca austriaca y la aventura. Durante la ruta del sábado subimos 9 puertos de montaña, atravesamos pueblos preciosos, bordeamos parte de la costa cantábrica e incluso atravesamos los Picos de Europa por tramos de asfalto y pista. En total más de 450 kilómetros por paisajes espectaculares que pude disfrutar sobre una KTM 790 Adventure. Desde la bienvenida del viernes hasta la despedida del domingo, pasando por una de las rutas más increíbles que he hecho nunca, se ha visto reflejado el duro trabajo por parte de todo el equipo. La reunión KTM Adventure se ha convertido, sin duda, en una referencia a nivel nacional y una cita obligatoria para los que estén Ready to Race.

PAUL GRANDE, 1290 SUPER ADVENTURE S, “Un evento al que hay que acudir si posees una KTM de la gama Adventure, del año y modelo que sea. La gente de KTM Spain te hacen sentir como en casa, cuidando hasta el último detalle para que disfrutes de la ruta, de la comunidad donde se realiza y, por supuesto, de tu KTM. El ambiente es increíble, con una hermandad y familiaridad entrañable, donde te reencuentras cada año con conocidos y amigos. Un 10 para la gente de KTM Spain. Nos vemos en la VII.”

ALEJANDRO GONZALEZ- 990 Adventure, “Llevo asistiendo a las reuniones de KTM Adventure desde la tercera edición en Segovia. Desde el primer momento me enganchó el formato: Hacer de manera no competitiva una ruta por sitios de España de gran belleza en los que la organización cuidaba hasta el último detalle. En las sucesivas reuniones, se fue incorporando más trazado por pistas y zonas off-road, que de manera opcional te permitían conocer algunos de los paisajes y entornos naturales de mayor belleza de cada zona. Tras más de 400 km de recorrido por las carreteras y pistas seleccionadas, uno acaba con los sentidos desbordados. Se vuelve a casa conociendo mucho mejor esa zona concreta de España, sus carreteras, paisajes y gastronomía. Yo sigo asistiendo con mi KTM 990 Adventure de 2006, curtida en mil batallas. Casi ya una veterana y prueba fehaciente de la calidad, robustez y longevidad de las motos de la marca austriaca. Pero para que sean un éxito estos eventos no se requiere sólo kilómetros y paisajes. Hace falta un trabajo que a veces no se valora porque, al salir todo bien, puede pasar desapercibido. En este caso debo felicitar a los organizadores. No solo por elegir zonas increíbles por dónde rodar, o por seleccionar alojamientos de gran calidad a precios contenidos que nos permiten a todos compartir los momentos de después de la ruta. Me refiero a la atención y pasión que ponen en cada detalle del evento: las inscripciones, información de la ruta, briefing, material de bienvenida, apoyo en la ruta, comida, zona de llegada con música, refrescos y cervecita fresca.... Y la cena, en la que se cierra con buena comida y mejor compañía una jornada de lujo. En todo esto se nota que hay gente detrás que disfruta de las motos tanto como nosotros y que lo da todo para que nosotros disfrutemos sin preocupaciones. Conocer y rodar con algunos de los mejores pilotos de la marca es la guinda para este pastel, del que espero haya muchas más ediciones.