¿Qué pasó en Assen? Repasamos lo que dio de sí el GP de Holanda

Resumen de lo más destacado del GP de Holanda 2019, octava cita de la temporada, en la que Maverick Viñales en MotoGP, Augusto Fernández en Moto2 y Tony Arbolino en Moto3 se llevaron las victorias en el circuito de Assen.


Assen no decepcionó. El GP de Holanda 2019 fue uno de los más intensos en lo que va de temporada y nos brindó tres grandes carreras el domingo, aunque el fin de semana en general dio bastante de sí.

La cita con La Catedral empezó marcada desde el mismo viernes por la fuerte caída de Jorge Lorenzo durante la primera sesión de libres, en la que el piloto balear se produjo la fractura de dos vértebras. Causó baja en Assen y tampoco estará en Sachsenring, aunque se espera que reaparezca en Brno (2-4 de agosto) después del parón veraniego. El mallorquín se enfrenta ahora a un periodo de recuperación que consiste básicamente en reposo absoluto con un corsé Jewett ayudando a reparar las fracturas de la T6 y la T8.

Una auténtica lástima la baja de Lorenzo, que en Assen aspiraba a dar otro paso adelante. En el FP1 en el que se produjo su caída ya había probado dos nuevos acoples ergonómicos para las rodillas y un nuevo carenado. El mallorquín está pasando un auténtico calvario con las lesiones desde que en Aragón 2018 sufrió la primera de ellas al tener una caída en la salida. Con la Honda lleva ya seis caídas durante la temporada y cuatro en los test, algunas de ellas muy fuertes.

 

Yamaha y Viñales aprovechan su oportunidad


Estaba claro. Era el fin de semana de Yamaha. Es algo que quedó patente desde el FP1, sesión que lideró Quartararo, quien hizo un Gran Premio espectacular, liderando cuatro sesiones de entrenamientos, consiguiendo su tercera pole del año y su segundo podio consecutivo. Pero el encargado de romper la sequía de la firma de los diapasones fue el mismo que en Phillip Island 2018: Maverick Viñales.

En un Gran Premio muy sólido, el de Rosas cimentó su triunfo con un gran trabajo en entrenamientos y remató la faena en una carrera en la que se mostró superior a Márquez y Quartararo, marcando la diferencia sobre todo en la última parte. El piloto del Monster Energy Yamaha se quitó la espina del abandono de Montmeló y del mal inicio de temporada de la mejor forma posible. Teniendo en cuenta la dinámica actual que vive la firma de Iwata, no se sabe cuándo volverán a tener una oportunidad tan clara de ganar. Maverick la aprovechó a la perfección en Assen.

Márquez sigue sacando petróleo: +44 (y subiendo)


Y si pronto quedó claro que era el fin de semana de Yamaha, también quedó claro que no era el fin de semana para que Márquez ganase otra vez. El piloto del Repsol Honda puso entonces el foco en maximizar sus opciones y en minimizar los daños. A lo largo del fin de semana fue reduciendo la brecha respecto a las Yamaha de Quartararo y Viñales, y gestionó la carrera con el objetivo de certificar un nuevo podio.

Tuvo que hacer caso omiso a los ingenieros de Honda que le pedían que montase el neumático duro trasero y, guiándose por sus sensaciones, apostó por el blando: «Con el duro daba 26 vueltas mal; con el blando, 15 bien y 10 mal», aseguró después de la carrera. No salió con el objetivo de plantar batalla a Viñales, al que consideró superior en Assen, pero sí aprovechó el tirón del gerundense para abrir hueco con Quartararo y asegurar la segunda plaza.

Es el único que no falla -amén de la caída de Austin-, ya que lleva siete podios en ocho carreras, con cuatro victorias y tres segundos puestos. Esta regularidad le ha dado una ventaja de 44 puntos sobre Andrea Dovizioso, que volvió a quedarse fuera del podio -4º tras salir 11º-  y de 52 con Petrucci -6º en Assen-. Por si fuera poco, Rins está ya a 59 puntos después de irse al suelo cuando lideraba la carrera. El de Suzuki era otro de los grandes candidatos a la victoria en La Catedral.

Ah, ¿y qué me decís de la salvada que hizo Márquez el sábado?

 

Rossi, en un profundo bache


Tres ceros consecutivos. Eso era algo que no le pasaba a Valentino Rossi desde la temporada 2011. El piloto del Monster Energy Yamaha está inmerso en un auténtico bache en el que ha entrado precisamente en tres de sus trazados predilectos: Mugello, Montmeló y Assen. Mientras las M1 de Viñales y Quartararo están luchando por las primeras plazas, el italiano se encuentra totalmente perdido. Acabó fuera de la Q2, salió 14º y, tratando de remontar, se cayó y se llevó por delante a Nakagami. Vivió la cara opuesta de Montmeló, donde fue a él a quien arrollaron. Sigue quinto del Mundial, pero el título es ya una utopía: Márquez le saca 88 puntos.

 

Moto2: El merecido premio de Augusto Fernández


A río revuelto, ganancia de pescadores. Y pocos ríos más revueltos se han visto que el de la carrera de Assen en Moto2. Fue una de las luchas más emocionantes que se recuerdan en la categoría intermedia, pero acabó con demasiados incidentes. El más sonado fue el de la penúltima vuelta, cuando Baldassarri se fue al suelo tratando de superar a Márquez y se lo llevó por delante. Golpe de efecto al campeonato, ya que Luthi (uno de los pescadores de esta carrera) acabó cuarto y se puso líder del campeonato con seis puntos de ventaja.

Segundo cero para Álex Márquez, segundo sin culpa suya. El piloto ilerdense fue el que mejor gestionó la carrera e iba encaminado hacia su cuarto triunfo consecutivo. Esa madurez puede ser la que marque la diferencia en pos del título. Y la victoria fue para alguien que se la merecía como pocos: Augusto Fernández. El mallorquín hizo una carrera de fábula, remontando desde la 13ª plaza a marchas forzadas y luchando en todo momento en el grupo de cabeza. Premio al tesón, al talento y la humildad. No sólo ganó en Assen, también se metió de lleno en la pelea por el campeonato. Ya es tercero a 25 puntos y eso que se perdió dos carreras (Argentina y Austin) por lesión.

 

Moto3: Arbolino, el primero que repite


Ocho carreras de Moto3, ocho luchas locas hasta el final. Hasta Assen, la categoría pequeña había registrado siete ganadores diferentes en las siete primeras carreras del año. Parecía que en La Catedral se ampliaría la racha, ya que Lorenzo Dalla Porta apuntaba a lo más alto del podio, pero su compatriota Tony Arbolino le superó en una frenética última vuelta. Si el italiano encuentra la regularidad (y su Honda no le vuelve a dejar tirado como en Montmeló), habrá que contar con él esta temporada para el título.

Precisamente, en clave de título el que peor parado salió fue Arón Canet, 12º en un discreto fin de semana. Siempre había brillado en Assen, pero con la KTM no encontró el rumbo. Dalla Porta se pone a sólo siete puntos. El podio lo completo Jakub Kornfeil, el primer piloto que lo logra después de hacer un Long Lap Penalty en una carrera...

 

[Bonus track] ¿La salvada del año? Sasaki nos dejó sin palabras


Y si la salvada de Márquez a 67 grados de inclinación ya nos dejó boquiabiertos el sábado, la de Ayumu Sasaki en la carrera del domingo de Moto3 no fue para menos. El japonés se vistió de Mamola...