Un regalo muy especial por su esfuerzo y apoyo constante

Raúl Fernández le ha regalado a su padre, Juan Carlos, la Triumph Street Triple RS del Triple Trophy. Una manera de agradecer el esfuerzo y apoyo constante a la persona que ha hecho posible que el madrileño esté ahora en MotoGP.


Raúl Fernández recibió la Street Triple RS por ganar el Triumph Triple Trophy (TTT) de la pasada temporada. El madrileño fue el mejor de Moto2 en un trofeo que otorga puntos a los pilotos de logren cada fin de semana de Gran Premio la velocidad máxima (7 puntos), la pole position (6 puntos) y la vuelta rápida en carrera (5 puntos).

Ya como piloto del Red Bull KTM Tech3 de MotoGP, Raúl Fernández recibió las llaves de la Triumph Street Triple RS en el concesionario oficial de Triumph en X-Madrid y se la regaló a su padre, Juan Carlos. Un regalo que tiene una bonita historia detrás, además de ser la moto con el mismo motor con el que su hijo fue Subcampeón de Moto2.

El de San Martín de la Vega ha querido agradecer el esfuerzo y apoyo constante a la persona que ha hecho posible que esté presente en el Campeonato del Mundo de MotoGP, Juan Carlos. De hecho, su padre vendió su moto con la que disfrutaba en concentraciones y viajaba a los Grandes Premios para centrarse en la carrera de sus hijos. El Subcampeón del Mundo de Moto2 tenía muy claro desde el inicio de temporada la importancia de hacerse con el TTT y conseguir esta moto única para su padre.

«Me tienes que dar la Triumph, intenta conseguirla hasta el final»


El propio Raúl Fernández explicó el motivo de este regalo: «Esto es un regalo para mi padre, que todo el año ha estado diciéndome “solo te voy a pedir una cosa, me tienes que dar la Triumph, intenta conseguirla hasta el final”, y cuando me puse primero me dijo que no la soltase hasta el final, que debía ser suya».

Un momento muy emotivo para la familia Fernández fue cuando Raúl le entregó las llaves de la exclusiva Street Triple RS a su padre, no sin antes ponerse el piloto de MotoGP a los mandos: «Saldré con ella a dar una vuelta de vez en cuando, cuando se pueda, pero la quiero cuidar, porque es un regalo y un recuerdo que quiero conservar. Sé que es la única que hay en el mundo con esta decoración, así que no la voy a meter a circuito ni nada de eso, la queremos guardar», comentó Juan Carlos cuando su hijo le dio las llaves.

La Triple RS representa el tope de la gama Street y ofrece las más altas especificaciones, la mayor potencia y par motor, la imagen más agresiva y  una tecnología de vanguardia al servicio del motorista: cinco modos de conducción, ABS ajustable, control de tracción desconectable, quickshifter, iluminación full LED y panel de instrumentos TFT. Un modelo que tiene 123 CV y 79 Nm de par motor, siendo la naked más adictiva, explosiva, ágil e intuitiva.

El subcampeón de Moto2 no pudo hacerse con el título, pero sí con este modelo tan exclusivo que ya descansa en el garaje de los Fernández. Una manera especial de agradecer a su padre por todo el esfuerzo cuando comenzaron a competir.

Deja una respuesta

Volver a la home