«Creo que todos pilotos necesitan mínimo dos años en Moto2», dice Raúl tras ganar en Le Mans

Tras lograr en Le Mans su segundo triunfo en Moto2 en sólo cinco carreras en la categoría, Raúl Fernández rebaja la euforia y la rumorología sobre un hipotético salto a MotoGP. «Gane o no gane, lo que quiero es disfrutar», dice el madrileño, que está a un punto del liderato de Gardner.


Raúl Fernández sigue siendo la gran sensación en el inicio de temporada de Moto2. El madrileño, debutante en la categoría intermedia, ha sumado en Le Mans su segunda victoria de la temporada y ha subido al podio por tercera vez. En sus cinco primeras carreras aún no ha salido del top 5 y eso le ha permitido situarse ya en el segundo puesto de la general, a sólo un punto del liderato de su compañero Remy Gardner.

El piloto del Red Bull KTM Ajo no encuentra explicación a por qué ha logrado ya dos victorias en sólo cinco carreras: «Es difícil de decir. Gane o no gane, lo que quiero es disfrutar. El año pasado trabajé mucho para poder disfrutar y este año sigo por ese camino, yendo carrera a carrera, y ya veremos dónde estoy a final de temporada».

El piloto de San Martín de la Vega ha experimentado un fin de semana de menos a más en Le Mans y lo ha cerrado con la pole del sábado y una victoria apabullante el domingo: «Me he sentido muy bien durante todo el fin de semana. Después del FP1 estaba preocupado porque estuve muy atrás, a mucha diferencia y no me sentía bien, pero en el segundo entrenamiento libre volví a tener las sensaciones de siempre. En el tercero y en la clasificación, que fueron en condiciones difíciles, estábamos ahí. La carrera también ha sido difícil, ya que el segundo sector estaba muy húmedo y en cuanto te salías un poco, había un charco. Estoy muy contento y no tengo palabras. Estaba muy nervioso con la carrera de mi hermano, que ha acabado sexto, y eso me ha dado motivación. Es increíble conseguir lo que estoy consiguiendo sin apenas experiencia con esta moto».

Pese a los cantos de sirena y los rumores que ha habido ya sobre un posible salto a MotoGP el próximo año, el madrileño se muestra prudente y considera que pasar dos años en Moto2 es la opción más razonable: «No quiero pensar todavía en MotoGP. Creo que todos pilotos necesitan mínimo dos años en Moto2 y quiero seguir dos años aquí con mi equipo, porque es una gran familia».

Se acuerda de los casos de Mir y Viñales, que también dieron el salto a MotoGP tras sólo un año en Moto2, pero no le condiciona: «No quiero pensar en eso. Estoy en KTM y dependo de esta fábrica. Ellos me dieron la mejor oportunidad y si creen que debo continuar otra temporada en Moto2, continuaré. Eso es lo que pienso».

Fernández elogia al director de su equipo, Aki Ajo, con quien está compartiendo ya su segunda temporada. Considera fundamental al finlandés en su evolución en el último año: «Creo que es la figura más importante de mi carrera. La temporada pasada tenía demasiada presión y pensaba demasiado, sin disfrutar de las carreras, y él me fue ayudando carrera a carrera para que no pensara en esas cosas. Creo que cada piloto es diferente, pero él me hizo sacar mi 100% y tener la calma que me hacía falta».

Después de los problemas en el antebrazo que le lastraron en las últimas vueltas de la carrera de Moto2 en Jerez, asegura que dichas molestias han remitido en Le Mans: «He tenido algunas molestias, pero no tantas. Me quedó un poco de rabia en Jerez, porque no sé si hubiera ganado, pero también estuve peleando por un podio y aquí me he sacado una espina muy grande. También de la forma en la que lo he hecho, porque en las primeras vueltas el neumático delantero estaba muy frío y no se calentaba. Me he pegado bastante a Bezzecchi y eso ha hecho que se calentara. Cuando he sentido que todo estaba en el sitio, he empezado a poner mi ritmo. Estoy muy contento, pero aun así, creo que he hecho una carrera con bastantes errores porque ha habido tres o cuatro vueltas en las que me he ido largo. Pero qué más puedo pedir... si he ganado».

Y preguntado por la situación del campeonato, en el que ahora se queda a sólo un punto del liderato de Remy Gardner, su compañero, Fernández no quiere poner el foco en eso: «No hay que pensar en ello», dice, consciente de que tras un buen inicio de temporada en trazados que le resultaban más familiares, opina que «llegarán circuitos más difíciles».

Deja una respuesta

Volver a la home