El piloto francés tardó 26 días en volver a correr

Todas las miradas previas al GP de Aragón 2017 se centran en Valentino Rossi, que podría reaparecer sólo 22 días después de fracturarse tibia y peroné. Recordamos el caso de Randy De Puniet, que también protagonizó una recuperación milagrosa de la misma lesión hace siete años.



Si finalmente corre este fin de semana en el GP de Aragón, Valentino Rossi firmará un regreso de récord a los circuitos después de la grave lesión de tibia y peroné que sufrió el pasado 31 de agosto cuando practicaba enduro. Si se sube a la Yamaha M1 el próximo viernes, sólo habrán pasado 22 días desde la lesión hasta su vuelta a la competición, un periodo de recuperación al alcance de muy pocos deportistas y que refuerza esa frase tan utilizada de que los pilotos están hechos de otra pasta.

El propio Valentino ya sorprendió cuando en 2010 sólo le bastaron 41 días para reaparecer en Sachsenring después de sufrir esa misma lesión en Mugello. En aquella ocasión fue más grave, puesto que la fractura era abierta y con desplazamiento; esta vez ha sido “sólo” con desplazamiento. Rossi se perdió cuatro carreras, pero retornó en poco más de un mes y llegó al GP de Alemania aún convaleciente y con muletas. Aun así, acabó la carrera en cuarta posición después de que Casey Stoner le superase en la última curva. En el resto del año consiguió además podios en Japón, Australia, Portugal y Valencia, además de una victoria en Malasia. La espectacular reaparición que protagonizó le sirvió para ser galardonado con el Premio Laureus a la Mejor reaparición internacional. Pero no fue el único caso heroico ese mismo año…

De los 26 días de De Puniet, ¿a los 22 de Rossi?


Precisamente en Sachsenring, el circuito en el que volvió Rossi, Randy De Puniet se fracturó la tibia y el peroné tras una aparatosa caída durante la carrera. El piloto francés, que por aquel entonces se encontraba en las filas del LCR Honda, se vio obligado a perderse la cita de Laguna Seca, donde fue sustituido por Roger Lee Hayden, pero ya avisó tras pasar por el quirófano que su objetivo era el de llegar a Brno. Dicho y hecho. Tras ponerse a trabajar dos días después de la operación en su rehabilitación, utilizando un tratamiento con cámara hiperbárica como gran aliado, De Puniet acortó al máximo los plazos y disputó el GP de la República Checa, en el que acabó décimo. Cuando se subió a la moto en los primeros entrenamientos del viernes, sólo habían pasado 26 días. Récord absoluto.

Ese registro heróico es el que Valentino Rossi puede batir este fin de semana si finalmente disputa el GP de Aragón. El piloto italiano quiere exprimir hasta la última gota de sus opciones de título y, pese a que está a 42 puntos del liderato a falta de cinco carreras, piensa en volver ya tras haberse perdido sólo una carrera.

A los 18 días de romperse la tibia y peroné ya estaba entrenando en Misano sobre una R1, una prueba que repitió al día siguiente y que tiene prevista volver a hacer este miércoles antes de tomar una decisión. Si vuelve en MotorLand, donde tendrá que pasar un chequeo médico el jueves, firmará una página histórica y demostrará que la capacidad de sufrimiento y recuperación de los pilotos de motociclismo está por encima de la media de cualquier deportista.

NombreValentino Rossi
Dorsal46
PaísItalia
MotoYamaha YZR-M1 2017
Ver ficha completa