De no ser con BMW, De Rosa podría recalar en el box de Pedercini

Raffaele De Rosa decidirá su futuro en los próximos días. Las opciones del piloto napolitano para estar en Superbike, su único objetivo, pasan por recalar en el equipo de Lucio Pedercini, la única estructura con una moto libre a estas alturas; o seguir la línea lógica de un campeón de Superstock 1000 con BMW y seguir con la marca alemana. Para acceder a esta segunda opción necesitaría mas de medio millón de euros.



de-rosa-qatar-motorbike-magazine

De Rosa ya debutó en Superbike en 2012 disputando la primera carrera del año en Phillip Island. En 2016 ha completado dos apariciones en la categoría, sustituyendo a Reiterberger en Laguna Seca, y un wild-card en Qatar, donde se coló entre los diez mejores.

La parrilla de Superbike para 2017 está a punto de cerrarse. De los actuales equipos solo queda una moto por asignar, la segunda Kawasaki de Lucio Pedercini. Con esta situación el reloj juega en contra de Raffaele De Rosa, el actual campeón de Superstock 1000, que como manda la tradición, su título también cumpliría la función de pasaporte hacia la máxima categoría del mundial de las derivadas de serie. Así las cosas, el piloto italiano espera que en los próximos días se decida su sitio para 2017, con dos opciones claras: poner en pista una tercera BMW en la parrilla, o ocupar el asiento libre en el equipo Pedercini, con Kawasaki.

Su equipo en 2016 y hasta este mismo momento, el Althea Racing, ya ha formalizado sus planes para la próxima campaña en Superbike, apostando de nuevo por Jordi Torres y Markus Reiterberger, por lo que la alternativa sería poner en pista una BMW más -cuenta con el visto bueno de la fábrica alemana-, aunque haciéndose cargo de los gastos. En una época en la que encontrar patrocinadores supone una árdua tarea, De Rosa tendría que buscar la forma de reunir unos setecientos mil euros, cantidad que según el portal alemán Speedweek necesitaría para asumir una temporada completa entre moto, repuesto, personal y logística.

«Si no es con BMW será con otra moto. Pero le veremos en Superbike», declaraba Genesio Bevilacqua al medio italiano GPone durante un evento de BMW el pasado fin de semana en el que tanto el director del Althea como el piloto napolitano fueron premiados por la marca. El salto a Superbike para De Rosa sería el premio justo por su título en Superstock 1000 además de la línea lógica a seguir. Así lo hicieron Ayton Badovini en 2011 -con BMW-, Davide Giugliano en 2012 -con Althea de hecho-, Sylvain Barrier en 2014 -también con BMW-, Leandro Mercado en 2015 y Lorenzo Savadori en 2016. Por si fuera poco, el piloto al que De Rosa ha superado en esta edición, Leandro Mercado, tiene su sitio en Superbike ya asegurado con el IodaRacing Aprilia.