Francia implanta los radares móviles privados

Francia estrena un sistema de radares móviles privados. Serán conductores particulares los que puedan realizar controles de velocidad. El Ministerio del Interior francés espera así que la Gendarmería pueda dedicarse más a tareas de seguridad, pero las asociaciones automovilistas critican la decisión por motivaciones recaudatorias.



‘Oferta de trabajo: Se buscan radares móviles’ ¿Te imaginas este anuncio? Pues parece que estamos muy cerca de verlo en realidad. Al menos en Francia, donde se ha aprobado la inserción de 26 coches privados que harán las labores de los vehículos de la Gendarmería Francesa en los controles de velocidad a partir de noviembre. Además, se espera que este número de coches aumente hasta los 400.

Los primeros radares privados trabajarán en la región de Normandía, donde se llevan haciendo pruebas desde el mes de febrero. El ministro del Interior, Gérard Collomb, ha afirmado que con esta medida los agentes podrán dedicarse a otras labores en misiones de seguridad. Sin embargo, las asociaciones han mostrado su enfado contra esta privatización que sólo tiene objetivos recaudatorios.

Según los datos publicados por la revista Autoplus, el gobierno galo pasará de recaudar 2 millones a 8 millones cada año con una recaudación total anual de 357 millones. Esto se debe a que actualmente los agentes están alrededor de 1 hora y cuarto ‘cazando’ infractores mientras que los nuevos radares privados podrían estar hasta 6 horas al día. La inversión del gobierno de Emmanuel Macros será de 53 millones de euros y pretende recuperarla con un espectacular 82% de rentabilidad cuando el sistema esté completamente implantado.

Los conductores que se conviertan en radares móviles tienen que conducir desde un punto a otro, según les digan las autoridades de seguridad vial., sin que puedan desviarse de su ruta o si no será penalizado. De esta manera, las multas se podrán poner en movimiento ya que el vehículo no podrá estar aparcado u oculto. Además, el particular no sabrá a cuántos conductores infractores a detectado.

A su vez, esta medida creará 1.000 puestos de trabajo.

¿Seguirán esta vía otros gobiernos europeos? ¿Qué opinas?