Negocio redondo

Francia ha puesto en marcha un sistema de radares privados gestionado por empresas utilizando coches privados, cuyos conductores pudiendo ganar un interesante salario.


Negocio redondo. Muchos son los que piensan que la utilización de radares por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT) va más allá de ejercer un control de la velocidad excesiva o de detectar otras infracciones en la carretera y se ajustan a un afán recaudatorio. Desde luego, las cifras que se manejan son mareantes. En el año 2022, último año del que se tienen datos, la DGT recaudó más de 500 millones de euros mientras que los ayuntamientos principales de nuestro país, que tienen competencias de seguridad vial en su territorio, alcanzaron los 360 millones de euros.

Normalmente, los radares son fijos (instalados en un punto concreto de la vía) o móviles, gestionados por la autoridad competente (Guardia Civil de Tráfico, policía local...). También los hay gestionados por terceros privados, empresas que adquieren una concesión pública para realizar esas tareas.

En otros países, existen otro tipo de dispositivos que van un paso más allá, ya que en Francia existen los llamados radares privados, es decir, aparatos gestionados nada menos que por otros conductores.

Cómo funcionan los radares privados en Francia


radar invisibleDesde este año, en el país vecino se ha puesto en marcha una campaña desplegando unos 400 radares privados, de los cuales, atención, muchos de ellos están ubicados en coches privados.

Lo que se consigue con esta estrategia es 'cazar' las infracciones con mayor facilidad, ya que los conductores no corrigen su conducta al ver un coche policial para evitar una multa. Es más difícil detectar el radar al estar 'camuflado' en un coche particular.

El Departamento de Tráfico de Francia otorgó la concesión de estos servicios a cuatro empresas para que realizaran esta labor con radares privados. Estas empresas tienen que elegir a los conductores que pueden montar los dispositivos en sus automóviles, quienes tienen que cumplir como requisito tener en ese momento como mínimo 10 de los 12 puntos del carnet de conducir. La empresa Mobiom es una de estas empresas, las cuales ofrece este trabajo en su web, donde se cifra el sueldo en 25.000 euros + dietas (que podrían ser unos 1.500 euros netos al mes dependiendo de cotizaciones e impuestos). Esta cifra no está ligada al número de multas impuestas, lo cual sería ilegal.

Los radares privados en España


Radares moviles 1En España no existen coches particulares con esta función, pero sí que hemos visto empresas privadas que llevan a cabo estas funciones con un esquema similar. En nuestro país, la DGT no delega esta labor en terceros, pero sí que los ayuntamientos y sus policías locales han aprobado concesiones para empresas que se encargan de realizar controles de tráfico con radares en su término municipal. La empresa se lleva la comisión correspondiente de las sanciones impuestas.

De momento, el modelo francés no es posible en nuestro país, pero visto el éxito que puede tener en Francia... ¡No demos ideas!