Los radares en cascada ya los ha probado la DGT en Navarra

La DGT ha probado los radares en cascada en Navarra, un nuevo método de las autoridades para detectar los excesos de velocidad. ¡Te contamos qué son y cómo funcionan!


Confesiones. Es bastante habitual que, ante un radar fijo, frenemos nuestra marcha para no ser 'cazados' e inmediatamente después de pasarlo, acelerar y recuperar la velocidad que previamente llevábamos. La DGT lo sabe y ha empezado a poner en práctica los llamados radares en cascada.

Ha sido en Navarra donde la Dirección General de Tráfico ha empezado a hacer estos controles de excesos de velocidad. ¿Pero qué son los radares en cascada? Se trata de ubicar dos o más radares muy seguidos. Es decir, al pasar el radar fijo, las autoridades colocan un radar móvil tan sólo unos pocos metros o kilómetros después, cuando el conductor ha vuelto a acelerar.

En todo el territorio español hay unos 1990 radares fijos, móviles y de tramo (sin contar los de Cataluña y Euskadi, con las competencias transferidas). Ahora, su combinación pretenden reducir el impacto de esta costumbre. Poco a poco, la DGT irá extendiendo por toda España la utilización de los radares en cascada.