Nuevos radares que multarán por excesos de ruido

Los radares de ruido son unos dispositivos que ya están empezando a funcionar en Suiza. ¿Cómo funcionan? ¿Llegarán a España? Os contamos en qué consisten...


Muchos son los que maldicen los radares de la DGT o los ayuntamientos. Los excesos de velocidad son cazados por estos dispositivos, ya sean fijos o móviles, Son cinemómetros que sirven para sancionar con multas a los que corren más de lo debido o cámaras que registran infracciones como no llevar el cinturón de seguridad o realizar maniobras prohibidas. Ahora hay además otro objetivo: reducir el ruido. Normalmente en la ITV de la moto, ya se realiza este tipo de inspección para comprobar que no se excede el nivel de decibelios permitido para cada modelo. Incluso las diferentes policías o Guardia Civil hacen de vez en cuando controles en los que puede hacer esa misma comprobación. Sin embargo, ahora parece que pueden estar al caer los radares... ¡de ruido!

En Suiza, concretamente en la región de Ginebra, las autoridades han empezado a utilizar un tipo de radares de ruido, unos dispositivos preparados para medir el ruido de un vehículo en concreto incluso a distancia, gracias a su sistema de infrarrojos. Y conociendo Suiza, seguro que la multa no es 'calderilla' precisamente...

El radar de ruido controla el volumen del vehículo que pasa por la calle. Si se supera el nivel de decibelios especificado, hará una fotografía de identificación de la misma forma que los radares tradicionales. El reto está en adaptar ese umbral al de cada vehículo, ya que cada uno tiene un nivel máximo diferente.

¿Podríamos ver estos radares de ruido en España? Ya estamos dando ideas a la DGT... Si tenemos ya radares fijos, móviles, helicópteros o drones, no nos extrañaría que llegaran a nuestras calles y carreteras. Desde la Unión Europea cada vez fuerza más a los países miembros en temas relacionados con la contaminación. Las restricciones en ciudades como París, Londres o Madrid están muy preocupados por la calidad del aire, pero el siguiente paso en esta 'cruzada' medioambiental va a ser el ruido. Las diferentes Euro 4 o Euro 5 lo tienen en cuenta ya para las motos nuevas, pero las administraciones nacionales o locales van a ser los responsables de perseguir a los más ruidosos en las calles de cada país, región o municipio.