Opinión

Lo mejor

A mejorar

  • Estética y distinción.
  • Sensaciones de motocicleta.
  • Prestaciones y control de tracción.
  • Freno delantero.
  • Precio.

Probamos el scooter Yamaha XMAX 300 Iron Max

Acudimos la presentación del Yamaha XMAX 300 Iron Max, una edición especial con la que hemos podido rodar en los alrededores de Barcelona, pero también para comprobar cómo se desenvuelve en pleno infierno urbano.


El Yamaha XMAX 300 Iron Max en 5 tweets

  • Las Iron Max son ediciones especiales del Yamaha XMAX, la gama de scooter deportivos de la marca de los diapasiones en cilindradas de 125, 300 y 400 cc.
  • Tras la prueba, confirmo mi predilección por los scooter 300 como un segmento perfecto y equilibrado entre prestaciones y funcionalidad.
  • El Yamaha XMAX 300 Iron Max destaca por una estética agresivamente deportiva, pero también muy elegante gracias a su acabado y accesorios exclusivos.
  • El conjunto se saldaría con un ’10’ si para próximas ediciones mejoran el tacto y la eficacia del freno delantero.
  • En nuestro catálogo de motos puedes ver en detalle la ficha técnica del Yamaha XMAX 300 Iron Max 2019.

Desde hace varios años pienso que el segmento de los scooter 300 es uno de los que más me gustan. Tengas el carnet A2 o el carnet A, considero que es la cilindrada justa para disponer de una potencia suficiente como para conseguir velocidades ‘serias’ y a la vez, utilizar un motor lógico para el día a día y con un consumo contenido. Por eso, recibí con agrado la invitación a la presentación del Yamaha XMAX 300 Iron Max, una edición especial lanzada en esta vigente temporada, pero que nos servía también para comprobar cómo ha evolucionado esta ya mítica saga en esta cilindrada.

Para ello, nos trasladamos a Barcelona para realizar una prueba dinámica en la que tener sensaciones tanto en carretera abierta como en la ciudad. Te invitamos a acompañarnos en esta experiencia con el nuevo Yamaha XMAX 300 Iron Max.

Equipamiento

Rivales y precio del Yamaha XMAX 300 Iron Max 2019

El precio del Yamaha XMAX 300 Iron Max se sitúa ligeramente por encima del Yamaha XMAX 300 estándar debido a los detalles específicos que trae de serie. Ambos son considerados modelos premium, con gran calidad de acabados y prestaciones. Dentro de la gama de scooter sport de la marca de los diapasones es una interesante alternativa si quieres ahorrar algo respecto al Yamaha XMAX 400 y XMAX 400 Iron Max. Para los que disponen de carnet A1 o carnet de coche, también pueden elegir entre el XMAX 125 y el XMAX 125 Iron Max.

En el segmento de los scooter 300 hay una gran competencia. El rival más directo del Yamaha XMAX 300 y su versión Iron Max es el Honda Forza 300, con un precio casi clavado en su versión estándar y con unas calidades premium y posicionamiento muy similar. En este tramo de cilindrada, podemos encontrar alternativas más asequibles y duros contendientes como el Kawasaki J300, el KYMCO Super Dink 350 o el SYM Joymax 300 Sport, todos ellos con prestaciones muy similares aunque quizá un peldaño por debajo en calidad de acabados y estética.

Algunos rivales del Yamaha XMAX 300 / Iron Max

Ver más

Novedades y características del Yamaha XMAX 300 Iron Max 2019

La saga XMAX llegó a principios del siglo actual para inaugurar una familia de scooter deportivos que bebían directamente del icónico Yamaha TMAX. Poco a poco ha ido evolucionando para responder con una personalidad propia en las diversas cilindradas en las que se ha movido. Hace dos temporadas la marca de los diapasiones decidió ascender el modelo intermedio desde el ‘dos y medio’ para lanzar el Yamaha XMAX 300 convirtiéndose desde el primer momento en uno de los scooter A2 más interesantes del mercado y con mayor éxito.

Las claves de este modelo están en su motor monocilíndrico de 292 cc que desarrolla algo más de 27 cv de potencia y que gracias a la tecnología Blue Core, ayuda a reducir su consumo de gasolina. Junto a él se desarrolló un nuevo chasis con suficiente rigidez pero que favorece la agilidad del conjunto. Además, se instaló una horquilla inspirada en las de motocicletas convencionales con 33 mm de diámetro.

En su afán por el desarrollo tecnológico y la diferenciación premium, el Yamaha XMAX 300 incorporó el control de tracción (desconectable), lo que se traduce en un aumento de la seguridad, sobre todo cuando las cosas se ponen feas en la superficie por la que ruedas, además de un sistema de arranque por llave inteligente sin contacto, con un interruptor que se habilita para otras funciones (abrir el hueco bajo el asiento, abrir el tapón de la gasolina, bloquear el manillar o abrir la guantera izquierda).

Precisamente su capacidad de almacenamiento es uno de sus puntos más positivos, con posibilidad de meter dos cascos integrales bajo el asiento (con una luz LED) además de otros objetos a lo que hay que añadir los dos compartimentos del escudo (con una salida de 12 V en uno de ellos).

La llegada del Yamaha XMAX 300 Iron Max es una edición especial más que añadir a la colección de estas versiones exclusivas que ya hemos visto en el pasado con ‘apellidos’ como las Black Max, Sport Max o Momo Design. No en vano, estas ediciones especiales han acaparado nada menos que el 25% de las ventas totales del XMAX en su historia. ¿Y en qué se diferencia y qué características propias tiene el Yamaha XMAX 300 Iron Max? Para empezar, luce un color gris acero exclusivo. El asiento también es de nueva factura, con un nuevo diseño, respaldo y nuevo acabado. Las tapas de los compartimentos delanteros tienen un nuevo forro de piel. Se le han instalado unos reposapiés de aluminio que hacen juego con el marco plateado del panel de instrumentos y los estribos de aluminio, además de la luz trasera ahumada.

Además de todo esto, la marca ofrece diferentes accesorios opcionales que se pueden obtener en packs, Sport (+289 €), Urban (+543 €) y Winter (+349 €), o por separado.

Ver más

Prueba del Yamaha XMAX 300 Iron Max 2019

El Yamaha XMAX 300 es un scooter 300 que llama la atención por su contundencia estética, sus líneas y su tamaño. Hasta aquí, nada que no hayamos visto antes y que todos vosotros lo habéis podido percibir en las unidades que se ven en las ciudades de toda España en sus diferentes cilindradas. Sin embargo, los detalles estéticos de esta edición especial hacen que el Yamaha XMAX 300 Iron Max destaque aún más su peculiar y agresiva imagen y ensalce el carácter premium de este modelo. Todo un acierto para el que quiera un plus de distinción por un sobrecoste de 400 €. Tú decides si merece la pena.

Mientras nos preparábamos antes de salir en grupo, me deleité viendo cada detalle del scooter. ¡Qué gran trabajo y qué calidad de acabados! Lo del segmento premium no es simplemente una etiqueta. ¡Se lo ha ganado! Y qué decir del espectacular hueco bajo el asiento, en el que puedes meter dos cascos integrales y mucho más con solvencia, una capacidad que puede ser clave a la hora de decantarte por uno u otro modelo de scooter. Al montarte en el Yamaha XMAX 300 Iron Max, te das cuenta de que estás en un vehículo muy bien trabajado. Es verdad que es bastante ancho, aunque para alguien de 175 cm de altura llegar al suelo no es una tarea muy difícil (795 mm de altura del asiento). A pesar de sus dimensiones, se hace fácil su manejo en parado gracias a su ligereza, aunque los más urbanitas echarán de menos un suelo completamente plano. Todo lo tienes controlado echando un vistazo a un cuadro de instrumentos muy automovilístico con sendos relojes analógicos de velocímetro y tacómetro acompañados por una pantalla con información adicional.

La primera parte de la prueba del Yamaha XMAX 300 Iron Max nos lanzó rápidamente fuera de Barcelona a través de autovía donde ya percibimos el poderío de su monocilíndrico para alcanzar altas velocidades (más que suficientes) y recuperaciones solventes en adelantamientos. En este tramo también quiero destacar el buen hacer de la pantalla parabrisas, que parece perfectamente estudiada para que me quite la molesta corriente de aire en ciertas partes de la cabeza. En nuestro grupo, contamos con una unidad equipada con una pantalla aún más grande, donde ya la protección es absoluta.

Después de este tramo, nos desviamos en Molins de Rey para afrontar una divertida carretera convencional para adentrarnos en el Parque Natural de Collserola. Gracias a su llanta delantera de 15″ (trasera de 14″) y a su horquilla de calidad (aunque no sea invertida), las sensaciones son muy similares a las de una motocicleta convencional, algo que me recuerda mucho a lo que he experimentado también con el hermano mayor Yamaha TMAX en otras ocasiones. La aceleración es poderosa, acompañada de un bramido contundente pero agradable. Negociar las curvas se convierte en un juego divertido y, a pesar de la humedad y el rocío mañanero, puedes inclinar y acelerar sin miedo confiando plenamente en el control de tracción y en los Michelin City Grip. Esta confianza que tienes sobre este scooter 300 hace que aumentes el ritmo sin problemas y esboces rápidamente una sonrisa.

Sin embargo, esta mueca se te borrará a la hora de ‘tirar’ del freno. He aquí uno de los puntos negativos del Yamaha XMAX 300. El tacto del freno delantero es evidente que tiene que mejorar. Cuenta con un disco delantero de 267 mm que, en principio, parece suficiente. A la hora de la verdad, el usuario no lo va a tener fácil. Sí, si aprietas fuerte la maneta, frena con solvencia, pero la sensación es que siempre vas a tener que ayudarte con el freno trasero, una práctica habitual cuando conducimos scooter de grandes dimensiones, pero que en el caso del XMAX me ha parecido excesivo.

Después de una divertida secuencia de curvas y más curvas disfrutando del día soleado y unas vistas espectaculares desde el entorno natural del Tibidabo y alrededores, volvimos al infierno urbano de una ciudad como Barcelona en plena hora punta de un viernes. Aquí pudimos comprobar, y de qué manera, el buen comportamiento con el que se defiende el Yamaha XMAX 300 Iron Max en este escenario tan agresivo y muchas veces estresante. Su motor te permite dejar atrás el atasco y, a pesar de sus anchuras, es ágil como para colarte y adelantar posiciones en las ‘parrillas de salida’ de cada semáforo. Una vez más, hay que mencionar la necesidad de frenar con ambos ejes mientras que la posición a sus mandos y la ergonomía general hacen que al bajarte del scooter no te sientas tenso o cansado. Eso sí, ¡el hartazgo ante el devaneo de los atascos de la ciudad no te lo quita nadie! El mejor antídoto, ¡un XMAX!

Ver más

Conclusiones y opinión del Yamaha XMAX 300 Iron Max 2019

Si eres de los que no sólo quieren un medio de transporte diario y buscan un vehículo que aporte algo más, el Yamaha XMAX 300 es una de las mejores opciones que hay en el mercado. Si además decidimos estirar un poco nuestro presupuesto optando por el Yamaha XMAX 300 Iron Max, ganaremos una distinción realmente inalcanzable en el segmento de los scooter 300 hoy en día. Tras esta prueba, vuelvo a confirmar que estamos ante una cilindrada prácticamente perfecta, tanto si tienes el carnet A2 como el carnet A, y este modelo, considerando las mejoras necesarias en el apartado del freno delantero, creo que puede afianzarse como el modelo de referencia del segmento si lo que buscas es estética, deportividad, elegancia y practicidad urbana.

Fotos del Yamaha XMAX 300 Iron Max 2019

Acción

Detalles

Vídeo del Yamaha XMAX 300 Iron Max 2019