Presentación del Yamaha TMAX 2020 en Portugal

El Yamaha TMAX ya es mayor de edad y crece con una nueva evolución. Su puesta de largo ha sido en Portugal, donde hemos probado cómo le ha sentado el aumento de cilindrada y el resto de actualizaciones. ¡Descúbrelo con nosotros!


El Yamaha TMAX en 5 tweets

  • Rebasa la mayoría de edad con un segundo crecimiento de su cilindrada en su historia: de 530 a 562 cc.
  • Supera la Euro 5, pero también mejora datos de entrega de potencia y par.
  • El scooter japonés se desdobla en una versión estándar y otra denominada Tech Max con mejor equipamiento de serie.
  • El TMAX adquiere un aire un tanto más deportivo, pero mantiene el lujo, la suavidad y las prestaciones.
  • En nuestro catálogo de motos puedes ver en detalle la ficha técnica del Yamaha TMAX 2020. y su versión Tech Max.

El Yamaha TMAX es uno de los modelos más icónicos de las últimas dos décadas, un vehículo que elevaba el segmento maxi-scooter al máximo nivel. Han pasado 19 años y en la marca japonesa han aprovechado la llegada de la normativa Euro 5 para realizar ciertos retoques al que es seguramente el producto que más quieren cuidar dentro de la marca. Esta séptima generación, que se dice pronto, no es una gran revolución, pero sí que da un paso adelante en diversos aspectos para seguir conservando el trono de este nicho tan exclusivo y a la vez exitoso.

Para presentar y comprobar sus evoluciones, la marca japonesa nos invitó a su presentación internacional celebrada en Cascais (Portugal), donde pudimos probar el Yamaha TMAX en calles de Lisboa y carreteras de los alrededores sobre asfaltos diversos y condiciones climatológicas cambiantes. Si quieres conocer nuestra experiencia a bordo, sigue leyendo...

Equipamiento

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Suavidad.
  • Prestaciones.
  • Polivalencia.
  • Precio.
  • No caben dos cascos integrales.
  • Anchura de asiento y accesibilidad.

Rivales y precio del Yamaha TMAX 2020

A día de hoy, parece que nadie pone en duda el reinado del Yamaha TMAX, un vehículo que ya acumula en sus 19 años de historia 330.000 unidades vendidas. Es el buque insignia de la gama de scooter deportivos de la firma de los diapasones sirviendo como inspiración de los más pequeños XMAX y NMAX. En esta edición, habrá dos versiones, la estándar y el Yamaha TMAX Tech Max, que destaca por un equipamiento más lujoso.

A pesar de los avances en el nuevo Yamaha TMAX, los precios se han mantenido muy similares a los que tenía la edición anterior en sus diferentes versiones (200 € más altos, respectivamente del estándar y el DX anteriores). No en vano, partimos de una cifra realmente alta, pero nunca ha sido obstáculo para ser uno de los productos más interesantes para la marca y con más éxito. De hecho, en los últimos años han llegado diferentes modelos que pretendían amenazar su trono. El BMW C 650 Sport o, más recientemente, el KYMCO AK 550 han sido las armas más agresivas aparecidas en este sector del campo de batalla, pero nunca realmente han hecho tambalear su liderato. Otro modelo que puede interesar por su concepto de scooter premium de altas prestaciones es el Honda X-ADV, aunque tiene un carácter campero que lo aleja de un supuesto enfrentamiento directo. Su reinado parece todavía intratable...

Rivales del Yamaha TMAX

Ver más

Novedades del Yamaha TMAX 560

Ante la llegada de una evolución del maxiscooter más famoso del mundo, todos los focos se giran hacia el mismo sitio, ya que el Yamaha TMAX marca tendencia. En esta ocasión, la séptima evolución que llega después de su primera aparición en 2001, justicia las premisas con las que se ha concebido siempre este modelo: prestaciones, funcionalidad, carácter premium y calidad.

El nombre del Yamaha TMAX 560 ya nos sugiere la principal modificación respecto a sus predecesores: cilindrada más alta. Se trata de la segunda vez que se aumenta la capacidad del motor bicilíndrico: de 500 pasó a 530 en 2012 mientras que ahora el salto es hasta los 562 cc, 32 cc de diferencia gracias a un aumento de 2 mm en el diámetro de cada pistón. Los ingenieros se han apoyado en esto para poder mantener las prestaciones bajo las nuevas y más duras restricciones de la normativa de emisiones Euro 5. Y no sólo eso. El equipo encargado del motor ha realizado cambios de piezas como los pistones forjados, nuevas bielas, nuevo cigüeñal más ligero y nuevo árbol de levas. Con todo, el resultado, según las pruebas declaradas por la marca, es que se ha conseguido una curva de entrega de potencia más llena e incluso se han conseguido mejores cifras de potencia (+3,5%) y par (+6%) máximos. Eso sí, la potencia máxima roza los 35 kW para poderlo llevar con el carnet A2, otra de sus fortalezas. Junto a todo ello, se han hecho mejoras del sistema de refrigeración y de la transmisión además de adaptar el sistema de escape a los criterios de la Euro 5.

El Yamaha TMAX 2020 sigue confiando en un chasis de doble viga que se apoya en una horquilla invertida de 41 mm y amortiguador trasero reconfigurados para ser más estables y cómodos.

En la pasada edición presentada hace ahora más de dos años, las líneas de su diseño se habían suavizado, buscando más quizá la elegancia y un aire más delicado. Seguramente se han dado cuenta de que no eran los mejores derroteros para su estética y han rectificado con líneas más agresivas siempre siendo plenamente identificable con la familia. En el faro delantero sobresalen líneas más afiladas mientras que el conjunto trasero LED adquiere forma de 'T' de TMAX, recordándonos bastante a los modelos R de la marca y haciéndonos olvidar el doble faro anterior que generó cierta controversia. Así, el vehículo hace más hincapié en su vertiente deportiva y más moderna, con los intermitentes delanteros integrados en el carenado por la parte inferior. Quizá podrían haber hecho lo mismo en los de atrás, integrándolos en el grupo del faro y no colgando del porta-matrícula de manera convencional. La característica forma de boomerang del lateral cobra también mayor protagonismo.

¿Y qué nos ofrece el rey de los maxi-scooter en la parte de equipamiento? El Yamaha TMAX 2020 parte ya de una anterior edición que dio un buen salto en este apartado: Hueco bajo el asiento (1 casco integral o 2 cascos jet), caballete central, llave inteligente, dos modos de conducción y control de tracción la colocan ya como una edición de pedigree. Sin embargo, la marca se ha dado cuenta de que en los últimos años la cuota de ventas de las versiones más premium (y más caras) han ido creciendo, por lo que se han lanzado con la ahora denominada Yamaha TMAX Tech Max. A todo lo anterior hay que añadirle de serie el ajuste electrónico del parabrisas, control de crucero actualizado, asiento y puños calefactables, guantera delantera con cierre, monoamortiguador trasero regulable, horquilla dorada y conectividad My TMAX Connect para poderte vincular con la app MyRide a través de tu teléfono inteligente.

Si en las versiones estándar se heredan básicamente las opciones de color gris oscuro y gris claro con detalles azules que conocimos antes, el Yamaha TMAX Tech Max está disponible en gris oscuro, pero también en un esquema denominado Tech Kamo que mezcla el gris oscuro con los paneles en un color verde muy particular que adquiere diferentes intensidades dependiendo de la luz.

Por último, como suele ser habitual en la marca, se ofrecen paquetes de accesorios Sport, Urban y Winter para que no eches en falta nada de nada en tu maxi-scooter.

Ver más

Prueba. Cómo va el Yamaha TMAX 2020

Es inevitable. Cada vez que vemos un TMAX por la calle, llama la atención por su presencia y su sonido. Con esta nueva edición seguirá pasando lo mismo. Su aspecto y sus dimensiones son imponentes. Además, en nuestra opinión, han acertado recuperando los toques más deportivos que en el anterior habían desaparecido, ganando juventud y modernidad, algo que le viene genial a un modelo que va a cumplir 19 años en el mercado. Por cierto, la nueva decoración Tech Kamo de la versión Tech Max es un tanto descorcentante, ya que su color verde adquiere diferentes tonalidades según la luz del ambiente, un efecto que nos fue gustando cada vez más según avanzaron las horas. Con este colosal scooter, no queremos dejar pasar el acierto que nos parece añadir el caballete central.

Nos sentamos y lo primero que nos sorprende es que rápidamente te acoplas en una posición. El asiento es muy espacioso, pero, más que su altura (800 mm), es su anchura la que no nos pone tan fácil poner las dos plantas de los pies en el suelo. Para alguien de menos de 175 cm de altura tendrá que acostumbrarse y prevenirlo en las detenciones. También es muy restringido el espacio para los pies, los cuales también puedes colocar de manera avanzada, tipo custom, cuando encares rutas por autopista para ir más cómodo. Lo interesante es que, a pesar de ser tan estricta, la posición es muy natural. Otra de las claves de cualquier scooter está en su capacidad de almacenamiento, con un hueco bajo el asiento para 1 casco integral o 2 jet. Cuando quepan 2 integrales, ¡será ideal!

La cantidad de botones es un poco abrumadora al principio, sobre todo porque estamos probando el Yamaha TMAX Tech Max, que añade botones del control de crucero o de los cierres de seguridad. La verdad es que fue cuestión de 5 minutos acostumbrarse a la posición de cada botón y su función. En cuanto a la instrumentación, muchos podrían esperar una moderna y única pantalla TFT a color..., Qué queréis que os diga; a mí me sigue gustando la utilizada con dos relojes analógicos (velocímetro y tacómetro) y entre ellos una pantalla digital con el resto de información en una disposición clara y sin alardes.

Activamos el encendido (recuerda que la llave nos la hemos guardado en el bolsillo) y arrancamos. Su sonido sigue siendo característico y con presencia. Emprendemos la marcha en el modo de conducción T, el estándar, y nos sorprende la suavidad con la que puedes dosificar el gas. Al mismo tiempo, la entrega de potencia rápidamente la notas en la rueda trasera gracias al nuevo ajuste que hace que la transmisión empiece a funcionar en revoluciones más tempranas. ¡Gran comodidad y eficiencia! Otra de las delicias de esta versión premium es el parabrisas de ajuste eléctrico cuyas diferentes alturas se notan mucho para hacer frente al viento en altas velocidades, algo que notamos al cruzar el icónico puente Vasco da Gama rodando a alta velocidad y con rachas de viento muy notables. ¿Un capricho? Si lo tienes, lo usas ¡y mucho! Algo similar ocurre con los puños y asiento calefactables (saben a gloria a primera hora de la mañana) o el control de velocidad crucero, unos lujos cada vez más valorados por el usuario.

Tuvimos la oportunidad de circular por diferentes calles de Lisboa, muchas de ellas con el particular suelo de adoquines y los raíles de sus conocidos tranvías, todo un horror para los usuarios de moto y scooter de las ciudades... Fue seguramente el momento en el que agradecimos más la actuación del control de tracción, evitando los peligrosos deslizamientos de la rueda trasera. Me gustaría destacar el amplísimo ángulo de giro del manillar, algo muy positivo para este entorno urbano y más si tenemos en cuenta las grandes dimensiones de este maxi-scooter.

En carretera rápidamente te das cuenta del poderío del bicilíndrico del Yamaha TMAX. Como hemos visto, entre las nuevas limitaciones de emisiones y el aumento de cilindrada, digamos que se compensan las cifras de rendimiento que venía trayendo en la edición anterior. Sin embargo, hay que mencionar que el empuje sigue siendo enérgico cuando enroscas el puño del acelerador con decisión. Y todo ello con una estabilidad pasmosa, una suavidad en la entrega encomiable y una ausencia de vibraciones que parece increíble. Al pasar al modo S deportivo, esta entrega es más directa hasta las 4000 rpm para fugazmente subir a las 6000 rpm cuando quieres acelerar como un auténtico misil. Eso sí, la sensación de verdadero control es constante y su suavidad te hace pensar que no has cambiado al modo deportivo. Y muy interesantes los datos de consumo registrados al terminar el día, una cifra de 4,8 litros a los 100 km que coincide exactamente con la declarada por la marca.

Ya no es noticia que sobre el Yamaha TMAX te sientes como en una moto cuando afrontas carreteras de curvas. Las suspensiones son muy firmes y deportivas y te permiten ser muy definido en tus trazadas. Por otro lado, los frenos cumplen su función con solvencia, aunque un poco más de sensibilidad y tacto se agradecería en el equipo trasero. Por último, en sus ruedas de 15" encontramos los Bridgestone Battlax SC, que se comportaron con eficacia en todo tipo de condiciones y asfaltos.

Ver más

Conclusión y opiniones del Yamaha TMAX Tech Max 2020

Después de casi 240 km de recorrido por carreteras de diferente índole, calles con superficies variables y condiciones ambientales cambiantes, podemos tener una idea muy clara de cómo ha evolucionado el nuevo Yamaha TMAX 2020. Y hay que hablar de su gran polivalencia, un vehículo para todo, con funcionalidad para el día a día, capacidades para viajar y para divertirte en carreteras de curvas con aptitudes deportivas muy claras. Su motor es una auténtica pasada, pero la parte ciclo lo ensalza aún más. El equipamiento del Yamaha TMAX Tech Max lo catapulta a la clase alta y el conjunto se mantiene con un aplomo incuestionable. La verdad es que pocos detalles se pueden afinar más, como la excesiva anchura del asiento, un hueco del asiento aún más grande para dos cascos o, esto ya va por gustos, una instrumentación más digitalizada. Lo que está claro es que los competidores no ganan para disgustos porque, a pesar de su alto nivel y alto precio, el TMAX tiene vida y éxitos para rato.

Fotos del Yamaha TMAX / Tech Max 2020

Acción

Detalles

Vídeo-prueba Yamaha TMAX 2020

Deja un comentario