Opinión Yamaha Niken

Lo mejor

A mejorar

  • Comportamiento general de moto normal
  • Confianza en el tren delantero
  • Confort de uso
  • Mordiente frenos tren delantero
  • Ausencia de soluciones electrónicas modernas



Presentación Yamaha Niken 2018. Una moto de tres ruedas y más de 100 cv.

Yamaha nos ha llevado hasta los Alpes austriacos para darnos a conocer su nueva Niken, una moto que quedará en los libros de historia como la primera de tres ruedas que llegó al mercado. Si bien es cierto que ya existían scooter con este tipo de sistemas, no podemos negar que esta japonesa es la primera que ofrece un comportamiento y prestaciones de una moto de verdad, algo por lo que tenemos que felicitarles. Nosotros, que hemos tenido la oportunidad de asistir a la presentación internacional de la Niken 2018, te podemos asegurar que Yamaha ha superado sus objetivos.

Prueba Yamaha Niken 2018 en 5 tweets

  • La nueva Yamaha Niken 2018 es la primera moto con tren delantero de dos ruedas que llega al mercado.
  • Con el sistema LMW –Leaning Multi Wheel System–, la Niken ofrece un interesante extra de confianza a la hora de inclinar la moto hasta el límite.
  • Su comportamiento en marcha apenas difiere del de una moto normal, lo que ya es muy positivo, aunque sí tiene un funcionamiento particular.
  • Hay que reconocer que Yamaha ha arriesgado mucho para poner en el mercado un modelo muy diferente a lo que teníamos hasta ahora, un esfuerzo que que hay que reconocerles y agradecerles.
  • Puedes encontrar todos los detalles, información técnica y precio en nuestra ficha técnica de la Yamaha Niken 2018.

El motivo por el que Yamaha eligió los Alpes como destino para la presentación internacional de la Niken 2018 fue, más allá de las espectaculares carreteras que hay en esta zona, por la posibilidad de aprovechar el viaje para llevarnos a disfrutar de una jornada de esquí en condiciones plenamente invernales.

¿Y por qué quería Yamaha que todos los periodistas que hemos asistido a esta presentación nos calzásemos las botas de esquí? Pues porque querían hacernos sentir un detalle al que han dado especial importancia y que es difícil de explicar con palabras.

Los ingenieros de Yamaha concibieron el tren delantero de esta moto como si fuesen las piernas y la cadera de un esquiador profesional que maneja con precisión el movimiento de ambas extremidades para obtener una excelente precisión en la trazada y una apasionante experiencia dinámica. Y para vivir en primera persona este concepto, ascendimos hasta unos 3.200 metros y nos deslizamos por las laderas de los picos más altos de los Alpes austriacos tratando de experimentar las sensaciones que querían destacar desde Yamaha.

El plato fuerte estaba el día siguiente cuando nos enfrentamos a una ruta de 280 km en la que vivimos todo tipo de condiciones; desde una intensa niebla con temperaturas cercanas a los 0º, pasando por una persistente lluvia y granizo, hasta terminar con sol y excelentes temperaturas. Todo un catálogo de condiciones que hicieron que el recorrido fuese de lo más completo.

Pero sobre todo esto prevaleció una experiencia de conducción que a todos los que asistimos, periodistas con mucha experiencia a nuestras espaldas, nos resultó innovadora, sorprendente y apasionante.

Si bien te puedo decir que la nueva Yamaha Niken sí tiene algunas pegas, todos los compañeros coincidimos en que se trata de una moto muy interesante que tendrá un público muy concreto y que, para aquellos que apuesten por ella, tiene reservado un llamativo tren delantero que aporta muchísima confianza, algo con lo que consigue hacer que la conducción sea más segura y mucho más divertida.

Precio de la Yamaha Niken. ¿Es cara o muy barata?

El precio que tendrá la Yamaha Niken 2018 era una de las principales dudas que tenía antes de probarla y ya os comenté que lo que me avanzaron era que no era una moto excesivamente cara, cosa que hemos podido comprobar cuando nos confirmaron que esta Yamaha costará 16.349 €.

Para esta innovadora moto de tres ruedas no parece una cifra excesivamente alta teniendo en cuenta que hay muchos modelos cercanos a ese precio que no tienen una característica tan destacada como es este sistema de tres ruedas.

Lo que sí es cierto es que la Yamaha Niken, salvando su tren delantero, no ha sido dotada con tecnología de última generación y eso ha permitido que el coste final de esta moto sea razonable o incluso contenido para lo que podíamos esperar.

No voy a negar que me sorprendió que esta moto revolucionaria, tal y como la consideran internamente, no estuviese equipada una llave inteligente, un cuadro de mandos más avanzado o algunos gadgets ya típicos en motos de última generación.

En resumen, es de justicia decir que la Yamaha Niken tiene un precio muy competitivo y posiblemente eso haga que el modelo tenga tanto éxito como para que la marca japonesa decida apostar por evolucionar este segmento con nuevas versiones de tres ruedas.

Ver más

¿Rivales para la Yamaha Niken?

El debate está servido… Para empezar, tendremos que decidir si esta moto es una naked, es una sport-turismo, una trail-asfáltica o si debemos encasillarla únicamente en un nuevo segmento de motos de tres ruedas.

Si la consideramos como un segmento nuevo, tendremos que poner la vista en los scooter que ya contaban con este tipo de sistemas, como son son el Piaggio MP3 500 Sport (6.999 €), el Piaggio MP3 500 Business (8.949 €), el Quadro3 (7.190 €) o, ya de 4 ruedas, el Quadro Qooder (11.629 €).

Si decidiésemos enfrentar la Niken a motos de media-alta cilindrada, podríamos encontrar muchas alternativas (demasiadas quizá) al tratarse de una moto que, al margen de su tren delantero, tampoco sería fácil de encasillar.

Para empezar, guarda muchas similitudes con la Yamaha Tracer 900, por lo que podría ser una rival directa para los que estén interesados en la Niken.

También podrían ser opciones atractivas modelos del segmento sport-turismo o Trail asfálticas como podrían ser la BMW R 1200 RS (14.850 €), la Honda VFR 800 (13.499 €), la BMW F 800 GT (10.750 €), la Triumph Tiger Sport (14.250 €) y la Ducati Multistrada 950 (13.790 €).

Todas estas, ya sea por el segmento al que pertenecen, por sus prestaciones o por ser marcas distinguidas, podrían ser rivales de nuestra protagonista, pero estoy seguro de que si estás pensando en una Yamaha Niken, seguro que tus alternativas nada tendrán que ver con las que te comentamos…

Rivales de la Yamaha Niken 2018

Ver más

Mis dudas sobre la Yamaha Niken, resueltas…

Antes de la prueba publiqué un artículo en el que plasmaba mis dudas ante esta novedosa Yamaha. En ese artículo adelantaba algunas de las cuestiones que más me intrigaban y creo que será un acierto responderlas tras esta prueba.

PESO. Sobre su peso, la primera sensación que tuve al montarme en ella era la de estar ante una moto de tipo gran turismo. Su ancho manillar y la posición de conducción invitaban a pensar que estamos en una moto muy pesada y aunque lo cierto es que tiene una cifra de peso elevada, nada tiene que ver con los cerca de 300 kg que tienen las motos a las que me refiero.

Una vez en marcha, esa sensación de estar ante una moto de grandes dimensiones, se filtra para percibir una agilidad similar a la de una moto de alta cilindrada, con un especial aplomo en el tren delantero.

En parado, no resulta especialmente ligera, aunque el problema reside más en la anchura de su asiento que en el peso de la Niken o en la altura de éste. Con un asiento algo más estrecho los pies llegarían mejor al suelo y el extra de peso que tiene esta moto sería más fácil de manejar.


CONTROL DE TRACCIÓN. Sobre el control de tracción, he de decir que éste ha funcionado correctamente, y que al tener un extra de confianza en el tren delantero, las preocupaciones a la hora de pilotar cerca de los límites se centraban en el agarre de la rueda trasera, que gracias esta ayuda electrónica permitía acelerar con contundencia y confianza.

En este sentido mis dudas estaban centradas en cómo se comportaría la Niken con firme en mal estado o en situación de mojado, pero lo cierto es que ni al pasar por encima de un paso de cebra ni cuando hemos encontrado gravilla la Niken ha tenido un comportamiento diferente al de una moto de dos ruedas y cilindrada similar.

Pero lo cierto es que yo daba por sentado que el reparto de pesos estaría muy enfocado en el tren delantero y Yamaha ha solucionado ese tema cambiando la posición de conducción y logrando que, con el piloto encima, el reparto de pesos fuese del 50-50, lo que hace que este asunto del agarre del tren delantero, el agarre del tren trasero y la intervención del control de tracción, no sea más importante que en cualquier otra moto.

Me intrigaba saber si el control de tracción sería desconectable, y hubiese apostado que Yamaha no nos hubiese dado la posibilidad de quitarlo, pero para mi sorpresa sí se puede quitar, abriendo muchas posibilidades a jugar con ella y ver cómo se comporta cuándo eliminamos la intervención electrónica.


ÁNGULO DE INCLINACIÓN Y TOPES. Sobre la inclinación de la Niken y sus límites, aquí hay que darle la enhorabuena a los responsables del diseño de esta moto, pues han conseguido que tumbe mucho y que los 45 grados que suponen el tope de inclinación del sistema del tren delantero no sean un inconveniente.

Durante la prueba recorrimos carreteras espectaculares con un sinfín de curvas que nos permitieron llegar a los límites de esta moto, pero la estribera era la primera en tocar el suelo cuando nos acercábamos a los límites y el agarre de la rueda trasera ya nos invitaba a no querer ir más allá, por lo que nos hemos encontrado con una moto de tres ruedas con unas limitaciones prácticamente iguales a las de una de dos ruedas.


VIAJES DE LARGO RECORRIDO. También me surgió la duda de si ésta sería una moto para hacer viajes de largo recorrido y aquí hay puntos a favor y puntos en contra.

La anchura de su frontal ayuda a que la protección sobre el cuerpo del piloto sea mayor y descarga presión sobre los hombros, algo que con el paso de los kilómetros es positivo. En contra tiene que la pantalla que han elegido para esta moto es más bien cortita y creo que en futuras versiones habrá la opción de instalar una pantalla algo más elevada que proteja más al piloto y de esta forma lograr una excelente protección aerodinámica.


¿BUENA RUTERA? El extra de confianza que tiene esta moto al en el apoyo del tren delantero, es obviamente un punto a favor para acumular km de curva tras curva, pero también es cierto que tiene un funcionamiento algo pesado del tren delantero y quizá eso exige un mayor esfuerzo a la hora de trazar muchas curvas, y muestra de ello es el ancho manillar al que ha recurrido Yamaha para hacerla más asequible.

Para el tren delantero se han escogido dos ruedas de 15 pulgadas, puesto que es la medida que han decidido mejor en el compromiso de agilidad y estabilidad. Pero lo cierto es que las ruedas de 15 pulgadas asumen peor los baches de la carretera, y cuando encuentras un firme en mal estado el golpeteo que produce el impacto de las ruedas contra las irregularidades transmite algunas vibraciones que llegan a ser incómodas al final del día.


¿MOTO PARA TODOS LOS DÍAS? Como moto para todos los días me parece que quizás no es la mejor por su peso y quizás por que no sea la mejor la moto más ágil para un tráfico urbano. Pero también es cierto que ninguno de estos aspectos la penaliza en exceso para esta funcionalidad para este uso por lo que si estás pensando en que la Yamaha Niken sea tu moto para usarla a diario, tampoco creo que debas descartarlo.


Y POR ÚLTIMO, ¿CABALLITOS CON LA NIKEN? Una de las cosas que más me apetecía probar era lo de hacer un caballito con esta moto, y desde el momento en el que supe que el reparto de pesos estaba al 50% y que el control de tracción era desconectable, entendí que la posibilidad de hacer una foto con las dos ruedas delanteras en el aire era realmente viable. Dicho y hecho me vuelvo de Austria con una espectacular foto de la Yamaha Niken a una rueda como algo que salvo dos italianos y yo nadie ha intentado en el primer grupo de periodistas que hemos tenido la oportunidad de probar esta exclusiva moto.

Ver más

¿Cómo va la Yamaha Niken 2018? [Primeras sensaciones]

Esta moto ha llamado mucho la atención y serán muchas las personas que estén intrigadas por saber cómo va esta moto. Exactamente la misma intriga que teníamos todos los periodistas que asistimos a esta presentación que, aunque ya habíamos probado scooter con este sistema, todos teníamos mucha curiosidad por saber lo que podía hacer la nueva Niken.

Durante la presentación nos contaron con detalle todo el trabajo que tuvieron que hacer para poner esta moto en la calle y ya te adelanto que no han sido pocos los esfuerzos que han tenido que hacer.

Y por fin llegó el momento que estábamos todos esperando, el de pasar la pierna por encima de la moto, y digo moto en mayúsculas, que utiliza un sistema de tres ruedas y va impulsado con un motor de más de 100 caballos y unas dimensiones propias de una moto. Y esto me ha hecho estar especialmente interesado en saber cómo se comportaría esta japonesa.

Las primeras sensaciones tras subir a la Niken son similares a las que percibes cuando te subes sobre una moto custom de grandes dimensiones; asiento amplio y retrasado tras un amplio manillar que te hace abrir los brazos un poco más de lo normal.

Tras los primeros kilómetros de recorrido, esa sensación de moto custom se transformó en sensación de moto Gran Turismo, pues el tren delantero te transmite el mismo aplomo que puedes sentir en una moto de más de 350 kg.

Pero lo cierto es que esas sensaciones se complementan con una interesante agilidad y un funcionamiento que te hace olvidar que vas sobre una moto de tres ruedas.

La primera parte de la ruta fueron en dirección al paso del Grossglockner, la montaña más alta de Austria que tiene una carretera que está considerada como una de las mayores atracciones del país.

Todo parecía maravilloso, salvo por una niebla que no nos dejaba ver más allá de 50 metros, una ligera pero impertinente lluvia y una temperatura propia de un crudo invierno.

Podría decir que fue una buena oportunidad para probar la Niken en condiciones delicadas, pero lo cierto es que no busqué los límites en ningún momento y las sensaciones que percibí fueron neutrales, es decir que parecía que rodábamos con una moto normal.

Eso sí, hay un interesante factor psicológico que te hace sentir más cómodo en condiciones adversas como aquéllas. Ya sea por el aplomo del tren delantero o por saber que llevas dos ruedas, pero con la Yamaha Niken sientes que te puedes olvidar de perder el tren delantero, lo que te hace circular de forma más tranquila y placentera.

Ver más

¿Cómo va la Yamaha Niken 2018? [Con el cuchillo entre los dientes]

Dios nos vino a ver durante rato que dedicamos al café en el alto del Grossglockner, pues cesó la lluvia, se fue la niebla y apenas dos o tres kilómetros después de emprender el camino por la otra ladera, ya teníamos asfalto seco y un magnífico sol. ¡Empezaba la marcha!

Después de los primeros kilómetros en los que ya le habíamos tomado el pulso a la Niken, no necesitábamos más para empezar a atacar y todos los compañeros comenzamos a buscar los límites de esta japonesa curva tras curva.

Es alucinante ver por el retrovisor cómo te sigue un “artefacto” como este, ¡parece un Transformer dispuesto a arrancarte las pegatinas!

La confianza que en condiciones de mojado nos dio el tren delantero se traduce con el asfalto seco en tumbadas que se acercan a los límites desde la primera curva. Aquí vuelve a destacar la confianza extra que nos da este sistema, pues lo normal sería un periodo de calentamiento antes de empezar a inclinar así.

Y cuando apenas habíamos pasado el primer tramo de curvas, empezamos a escuchar cómo arrastraban los estribos por el suelo… Este sonido es casi celestial, ya que sabes que estás rodando a buen ritmo y cerca de los límites. Pero en el caso de la Yamaha Niken suena hasta mejor, pues tus preocupaciones se centran casi exclusivamente en que la rueda trasera no sea la causante de problemas en mitad de la curva ya que, al abrir gas, será el control de tracción el que se encargue de que todo vaya bien.

Ahora que ha salido al escenario el tren trasero, le dedicaré algunas palabras, pues cobró cierto protagonismo durante la prueba. Uno de los detalles que más me llamó la atención durante la charla técnica, fue que los responsables de diseño habían logrado un reparto de pesos del 50-50 con un piloto de 75 kg encima. Es decir, que los pesos están perfectamente equilibrados y no muy adelantados como yo me imaginaba.

En mi caso, que apenas llego a los 70 kg, este reparto debería estar menos equilibrado pero sobre el papel esto no debería cambiar mucho el resultado. Eso sí, las sensaciones que tuve cuando circulábamos “con el cuchillo entre los dientes” no decían que el reparto de pesos estuviese tan equilibrado como ellos decían…

El tren trasero tenía mucha tendencia a derrapar, tanto en frenadas como en aceleraciones, pero lo cierto es que es algo tan lógico como intuitivo. Con un tren delantero tan dimensionado, es lógico pensar que en frenadas la rueda trasera se quede algo suelta; mientras que en la salida de las curvas, teniendo que empujar toda esa mecánica tan aplomada, resulta evidente que haya cierto deslizamiento.

En este sentido, tengo que decir dos cosas positivas. Por un lado, que la rueda trasera está perfectamente controlada por la electrónica y ya sea en frenadas como en aceleraciones, tanto el ABS como el control de tracción hacen muy buen papel. Chapeau! por Yamaha en este sentido.

Por otro lado, si te atreves a desconectar el control de tracción –algo que sólo recomendamos en condiciones controladas–, la Niken podrá convertirse en una auténtica máquina de drifting.

Para ir terminando, no quiero dejar de destacar el punto donde creo que la Yamaha Niken debería hacer mejoras, y es en la potencia de los frenos delanteros. Si bien su comportamiento es correcto y dosificable en conducción normal, éstos se quedan algo escasos cuando hacemos frenadas fuertes, donde el sistema nos pedirá que hagamos un esfuerzo extra sobre la maneta.

Ver más

Conclusiones tras probar la Yamaha Niken 2018 Objetivo superado

Hay que reconocer que Yamaha ha puesto en el mercado un proyecto muy original y atrevido, algo que es de agradecer pues abre una nueva vía en el sector y eso siempre exige hacer una apuesta arriesgada.

Como decíamos, se trata de la primera moto grande en contar con un sistema de estas características, algo que ha obligado a Yamaha a recurrir a muchas soluciones técnicas muy complicadas. Pero el resultado ha sido muy bueno y la Yamaha Niken no sólo es original y atrevida, sino que es un excelente producto que no decepcionará a quien entienda el tipo de moto que va a comprar.

Se trata de una moto diferente que tiene un comportamiento muy similar al de una moto de dos ruedas, aunque tiene ciertas peculiaridades que la hacen distinta y ahí es donde reside su especial interés. ¿Buscas una moto original y diferente? Esta lo es.

En mi opinión, hay que darle un notable alto en cuanto a su comportamiento general. Lo hace todo bien y te da una confianza extra en el tren delantero que convierte la conducción en algo más segura y muy divertida.

Obviamente hay aspectos que mejorar, comenzando por la frenada del tren delantero, que agradecería algo más de potencia o la ausencia de una electrónica avanzada, pero es de recibo subrayar que la valoración general es más que positiva.

Como sucede hoy en día, es raro encontrarte con una moto que no sea buena o muy buena por lo que Yamaha afrontaba un desafío aún mayor, pues tenía que conseguir que la Yamaha Niken estuviese, como mínimo, a la altura de una buena moto de dos ruedas.

Objetivo superado.

Ver más

Galería de fotos Prueba Yamaha Niken

[Gaería] Todos los detalles del tren delantero de la Yamaha Niken

Galería de fotos de la Yamaha Niken 2018 al desnudo.

Ver galería completa (9 fotos)

Otros detalles y fotos de la Yamaha Niken

Ver galería completa (18 fotos)