La Yamaha FJR1300 se ha actualizado en este 2016 con contados pero interesantes detalles que la hacen más deportiva… ¿o más rutera? Nos entra la duda. En cualquier caso, se mantiene como una de las sport-tourer más interesantes del mercado. Motorbike ya la ha probado en su presentación y, tras 400 km de ruta por diversos tipos de carretera, os traemos nuestras impresiones.

En 5 tweets...

  • Su nueva caja de cambios de 6 velocidades le aporta mayor suavidad, mayor precisión y mejor aprovechamiento del ya veterano cuatro cilindros de 1298 cc y 146 cv de potencia.
  • Las nueva horquilla KYB, la iluminación Full LED y las luces adaptativas son otras innovaciones que hay que destacar de esta versión 2016.
  • La renovación de la caja de cambios ha sido clave para hacer más aprovechable esta FJR tanto en su vertiente más agresiva como en la más tranquila.
  • El principal objetivo de la FJR1300 es aunar en una misma moto las ventajas de una moto deportiva y las de una turismo. Y a veces también sus limitaciones…
  • La renovada Yamaha FJR1300 nos ha llevado hasta los pies del Pirineo. Su polivalencia y buena respuesta a cualquiera de estas dos exigencias, pueden hacer que ésta sea tu moto.


Yamaha FJR1300 y sus rivales

Lejos quedan los tiempos en los que la Honda CBR600F lideraba año sí y año también las listas de ventas. Aquel fenómeno reflejó que las sport-tourer eran las motos del momento. Poco a poco se ha ido desinflando el segmento y la Yamaha FJR1300, llegando un pelín tarde en el 2001, no pudo aprovechar el tirón de este tipo de modelos. Aun así, quedan algunos usuarios que, sin seguir las modas, siguen viendo las ventajas de estas motos que consiguen ese compromiso deportivo y rutero en una misma montura.

yamaha-fjr1300-2016-prueba35

 

Highlights técnicos

Marca: Yamaha
Modelo: FJR1300
Año: 2016
Cilindrada: 1298cc
Potencia: 146CV
Peso: 289kg
Precio: 18.899 € (21.999 FJR1300AE; 23.399 FJR1300AS)

La japonesa cumple nada menos que 15 años y un total de 100.000 unidades vendidas en todo el mundo. En este 2016 sigue teniendo tres versiones diferentes, según el equipamiento. La Yamaha FJR1300A, la más asequible y sin maletas, tiene un precio de 18.499 € mientras que las más equipadas, la FJR1300AE y la FJR1300AS, cuestan 21.299 € y 22.499 €, respectivamente. Su rival más directa también es japonesa, la Honda VFR1200F (16.999 €), con un motor V4 que rinde más potencia, tiene menos peso y una solvencia general igualmente demostrada. Además, por mil euros más, la puedes tener con el cambio de doble embrague DCT y aún sigue siendo más económica que la Yamaha. Sin embargo, la FJR ofrece bastantes más gadgets que hacen que sus precios se vean penalizados. Pero el coco del segmento acaba de llegar desde Austria, la KTM 1290 Super Duke GT (18.586 €), una bestia con altísimas prestaciones y avanzada tecnología a un precio muy competitivo.

Por supuesto, La FJR1300 es un modelo que también se enfrenta de lleno a modelos como la BMW R 1200 RT (19.250 €), la Triumph Trophy (18.225 €) o incluso la Honda Pan European (19.159 €), todas ellas puras motos turismo, con tecnología y equipamiento rutero y avanzado y unos precios con los que a la Yamaha le va a ser difícil hacer frente. A favor de la Yamaha, precisamente, está su vertiente sport que estas otras lo tienen mucho más limitado.

yamaha-fjr1300-guardia-civilLas bondades de la Yamaha FJR1300 y sus cualidades más deportivas han hecho que la Guardia Civil de Tráfico, ligada ya desde hace muchos años a las BMW R 1200 RT, haya decidido adquirir casi 400 unidades del modelo nipón en los últimos años. Una de las unidades 2016, en la foto, la pudimos ver expuesta en la sede de Yamaha en Barcelona y ya circulan por las carreteras españolas.

La FJR y su tecnología

La Yamaha FJR1300, dotada de un poderoso motor de procedencia deportiva, nunca ha podido (ni querido) ocultar su lado más deportivo respecto a la competencia. Con las sucesivas actualizaciones, como la introducción del ABS (2003) o las suspensiones electrónicas (2013), tampoco ha dejado pasar las novedades que mejorarían sus posibilidades viajeras. A continuación, vamos a destacar los puntos que merecen ser subrayados de la Yamaha FJR1300 2016:

Nueva caja de cambios. Ahora el conductor dispone de 6 velocidades, siendo esta última un ‘overdrive’ para velocidades crucero. Se ha incluido un embrague anti-rebote (versiones A y AE) como las motos deportivas. Los dientes de la caja se han sustituido por dientes helicoidales, lo que incide positivamente en el comportamiento, la suavidad y los cambios de marchas.

Suspensiones de ajuste electrónico. El conductor, según las circunstancias y gustos, puede elegir entre tres opciones de extensión y compresión del hidráulico (duro, estándar y suave). Dentro de cada uno de ellos, puedes hacer un ajuste más fino en 7 puntos. Además, puedes elegir también la precarga del amortiguador trasero con 4 opciones (conductor, conductor + maletas, conductor + pasajero y conductor + pasajero + maletas). Estos ajustes los debes hacer en parado y con el motor en marcha para evitar un mal funcionamiento del sistema y quedarte sin batería.

2016 FJR1300AEmbrague automático. La versión AS viene con el embrague automático. Carece de la maneta izquierda clásica para accionarlo y sólo tienes que preocuparte de subir o bajar marcha con el pie directamente o un botón en la piña izquierda.

Luces dinámicas adaptativas. Gracias la introducción de la cada vez más habitual IMU (unidad de gestión de inercias), la moto detecta que se está inclinando y activa automáticamente tres LED  a cada lado, según lo esté haciendo hacia la derecha o la izquierda. De esta manera consigue iluminar las zonas que quedan en sombra cuando viras con tu moto. Muy útil en carreteras retorcidas en noches cerradas.

Full LED. La unidad anterior contaba ya con LED de posición. Ahora, todas las luminarias delanteras, traseras e intermitentes cuentan con esta tecnología, mejorando así la iluminación. Además, se han rediseñado ligeramente los grupos, lo que ha modernizado su imagen.

FJR: Experiencia y novedades

Yamaha España nos citó a la prensa nacional especializada para probar esta Yamaha FJR1300 y sus novedades 2016. Es verdad que básicamente es el mismo modelo que la versión de 2013. Sin embargo, merece la pena probar estos contados cambios que ha recibido.

2016 FJR1300A

No por presumir de su deje deportivo se libra de ser una moto pesada y voluminosa. Sus 289 kg y sus imponentes curvas hacen que te sientas extraño al subirte en la FJR y comprobar un manillar tan estrecho. A decir verdad, al salir por las transitadas carreteras de Barcelona, no echamos de menos muchos centímetros y no digamos cuando hicimos una conducción más dinámica. En ese sentido, es cuestión de tiempo adaptarse.

Rápidamente el grupo se dirigió hacia carreteras del interior catalán. El motor, empezando por su embaucador sonido, es todo dulzura. El cuatro cilindros en línea no transmite vibraciones ni tirones y, sólo si miras el velocímetro, te das cuenta de que sus 146 cv te están empujando a mucho más allá de los límites legales de velocidad…

Sensaciones sport-tourer, sensaciones FJR

Lo primero que la casa japonesa ha querido destacar de la nueva Yamaha FJR1300 es su caja de cambios. Lo que podemos decir es que, efectivamente, su comportamiento es impecable. Su acción es directa pero no por ello demasiado suave. Por otro lado, la introducción de una sexta marcha, no sólo te permite circular con una velocidad de crucero de altos vuelos a bajas revoluciones, sino que, de alguna manera, estira el motor y te permite sacarle más partido que nunca cuando te pones juguetón en el resto de marchas.

Nos gustaría hablar de la horquilla, ahora firmada por Kayaba e invertida en las versiones AE y AS. Si bien ha supuesto un salto de calidad, el conductor debe adaptarse para entender lo que te transmite. Ni mucho menos te vas a sentir inseguro. Pero sí es cierto que te hará pasar un tiempo para acostumbrarte a su comportamiento general.

Es más, las Yamaha FJR1300AE (nuestra unidad de pruebas) y FJR1300AS destacan por sus suspensiones electrónicas. Al principio, con una configuración estándar y un tramo eminentemente rutero, la moto se sentía óptima. Luego llegamos a las curvas que nos enfilan hacia el Pirineo. Era el momento de bajar el parabrisas con el mando eléctrico desde la piña izquierda y cambiar el modo de motor de Touring a Sport. La cosa cambió al poner el hidráulico en el modo más duro en extensión y compresión, más acorde a la conducción deportiva que nos pedía el cuerpo. Pero si quieres ir un poco más allá, recomiendo las configuraciones conductor+pasajero o las variantes con equipaje, que endurecen la precarga del tren trasero, dibujando una configuración de las geometrías de la FJR más agresivas. La verdad es que la moto cambia bastante y cumple con ese cometido sport del que tanto presume. ¡Divertido!

Yamaha-FJR1300-2016_16Ojo con el uso del freno trasero. Tiene demasiada holgura hasta que empieza a actuar. Sin embargo, casi no hace falta utilizarlo ya que al accionar la maneta del freno delantero, la centralita activa la frenada combinada en ambas ruedas. Una vez que te mentalizas, casi te olvidas del pedal derecho. Además, gracias al embrague anti-rebote, el ABS y el control de tracción, mantendrás el tren trasero siempre en su sitio. Sólo si haces el bestia, lo harás bailar ligeramente.

La noche y el intenso frío nos cazaron como estaba previsto al llegar a las inmediaciones del Port del Comte, en el Prepirineo leridano. La verdad es que la protección frente al viento es buena, especialmente en las extremidades inferiores. A pesar de no contar con cubre-manetas, los puños calefactables son una bendición en estas condiciones. Fue en estas carreteras donde pudimos comprobar las mejoras notables que aporta la tecnología Full LED en las luminarias y, por supuesto, las luces adaptativas que, casi sin darte cuenta, te abren el ángulo de visión según vas inclinando tu moto. Esto lo acabarán teniendo casi todas las motos en pocos años, ya veréis. Y, por qué no decirlo, los LED y el rediseño de los faros le ha venido muy bien estéticamente.

Por cierto, la prueba la hicimos con la FJR1300AE, pero tiene que ser muy cómoda la versión FJR1300AS, sin maneta de embrague y con la posibilidad de cambiar directamente con el pie o con un botón en la mano izquierda.

El sport-turismo sigue vivo

Si algunos creen que las sport-tourer tenían los días contados, se equivocan. La Yamaha FJR1300A/AE/AS es el mejor ejemplo de que aún tienen vida por delante. Incorporar la última tecnología y ofrecer la versatilidad de su uso deportivo y turismo pueden ser su principal baza. Para un usuario que tire más a lo sport o a lo viajero, respectivamente, será una moto que no cope nunca todas sus expectativas. Lo que para unos es versatilidad, para otros puede no quedarse ni en una cosa ni en la otra. Es precisamente la ‘gracia’ de esta gran moto, que busca un poco de todo en su función. Lo indiscutible es que el compromiso entre esas dos facetas, con notable tendencia hacia lo deportivo, está más que conseguido.

Las FJR lo tendrán difícil en el mercado. Su nivel de equipamiento, sobre todo las versiones FJR1300AE y FJR1300AS, es espectacular y uno de sus puntos positivos, pero el precio no les va a permitir luchar en igualdad de condiciones. Si en próximas versiones, se relaja este aspecto y el mercado deja hueco entre tanta naked y trail, podríamos pensar en un retorno prometedor de las deportivas turismo y en un usuario lógico que en vez de dudar sobre qué tipo de moto comprar, más bien va a dudar de si hacer un viaje o sacar las garras en su carretera favorita. ¡Todo un placer!

Galería de fotos prueba Yamaha FJR1300 2016

Equipamiento