Opinión Triumph Tiger 800 XCa 2018

Lo mejor

A mejorar

  • Dotación electrónica
  • Nuevo cuadro de mandos
  • 6 modos de conducción
  • Comportamiento parte ciclo
  • Peso en conducción Off-Road deportiva
  • Potencia máxima

Presentación internacional de la nueva Triumph Tiger 800 XCa 2018

He probado la nueva Triumph Tiger 800 XCa 2018 en su lanzamiento internacional en Marrakech durante dos días de pruebas en las que ambos nos pusimos a prueba. La primera jornada fue por carretera; la segunda Off-Road. ¿En qué día dirías que fuimos a las velocidades más altas? Sigue adelante y te lo cuento…



Para probar la nueva Triumph Tiger 800 XCa 2018, la marca británica nos llevó hasta las faldas de la Cordillera del Atlas, donde cambiamos las habituales habitaciones de hotel por las acogedoras jaimas en nuestro campo base.

Esta nueva versión de las Tiger 800 bien merecía ser presentada en un lugar hecho a su medida y lo cierto es que tanto la ruta en carretera como la jornada de Off-Road parecían estar diseñadas a la medida de esta excelente moto.

Más allá de las novedades técnicas y tecnológicas, esta presentación se convirtió en una experiencia vital de esas que no se olvidan. Tres días en un mundo tan diferente al nuestros, rodeado de amigos y con un buen número de kilómetros por recorrer, es algo que hace que este trabajo nuestro sea verdaderamente envidiable para la mayoría de los mortales. Y no te voy a negar que si yo estuviese al otro lado, tendría los dientes bien largos leyendo estas aventuras.

Y consciente que soy de este privilegio, fui a esta prueba decidido a disfrutar de ella al máximo. Y así fue, me volví a casa con una sonrisa de esas que perduran varios días y con la sensación de haber sumado a mi currículum, una nueva aventura para contar a los nietos.

¿Quieres saber porqué? Sigue leyendo que aquí te lo cuento.

Equipamiento

Guía rápida. Descubre los detalles de la Tiger 800 XCa 2018

La Triumph Tiger 800 XCa 2018 es el modelo más equipado de toda la gama. Se trata de la versión equipada con suspensiones y llantas enfocadas al uso Off-Road y es la única versión de todas las Tiger 800 que cuenta con seis modos de conducción diferentes.

Empezaremos por hacer un breve repaso a todos estos modos de conducción.

RAIN. Es el más conservador de todos, pues está diseñado para carreteras con firme deslizante. Tanto el ABS como el control de tracción están regulados para intervenir con la mayor rapidez posible, mientras que la respuesta del acelerador es la más suave de todas.

ROAD. Diseñado para condiciones de seco, en este modo los sistemas de ayuda electrónica son menos intrusivos, mientras que el acelerador electrónico tiene una respuesta algo más directa.

SPORT. Este modo está pensado para ofrecer sensaciones deportivas, por lo que el nivel de intervención tanto del ABS como el Control de tracción se reducen permitiendo un mínimo deslizamiento de las ruedas. En este modo, la respuesta del acelerador es la más directa de todas.

RACER. Este modo está pensado para ser personalizado por el usuario. Si bien está predefinido con unas especificaciones más bien deportivas, la idea es que sea el usuario el que seleccione los parámetros y configure el comportamiento de la moto a su gusto.

OFF-ROAD. Esta es la opción para salir al campo con ciertos niveles de seguridad activos. Tanto el ABS como el control de tracción permiten deslizamientos de hasta el 50% por lo que se garantizan las sensaciones de conducción en campo, mientras que se cuenta con su ayuda cuando sea necesario. En el caso del ABS, éste sólo actúa en la rueda delantera.

OFF-ROAD PRO. Esta es mi opción preferida. El ABS y el Control de tracción se desconectan para que el control de la moto pase a estar 100% en el piloto.

En cualquier caso, todos los modos de conducción permiten que el usuario los modifique, por lo que se puede reducir el nivel de intervención del control de tracción en modo RAIN o se puede subir el del ABS en modo OFF-ROAD PRO.

100% a tu gusto.

NUEVAS CARACTERÍSTICAS DE LA TIGER 800 XCa 2018


  • Panel de instrumentos con pantalla TFT de 5″ ajustable
  • Mandos retroiluminados en el manillar con pulsadores tipo joystick de 5 posiciones
  • Faro delantero de LED
  • Faros antiniebla de LED
  • Modo de conducción Off-Road Pro
  • Frenos delanteros Brembo
  • Faros de conducción diurna de LED
  • Intermitentes de LED
  • Pantalla ajustable de cinco posiciones
  • Silenciador más ligero

CARACTERÍSTICAS CLAVE DE LA TRIUMPH TIGER 800 XCa


  • Seis modos de conducción
  • Asientos calefactables para el piloto y el pasajero
  • Protector del radiador de aluminio
  • Inconfundible motor tricilíndrico de 800 cc con acelerador electrónico
  • ABS y control de tracción desconectables
  • Ergonomía personalizable: altura del asiento y manillar ajustables
  • Ordenador de a bordo
  • Inmovilizador
  • Suspensiones delantera y trasera WP ajustables de altasprestaciones
  • Control de velocidad
  • Puños calefactables
  • Cubremanos
  • Asientos confort para el piloto y el pasajero
  • Asientos calefactables para el piloto y el pasajero
  • Cubre-cárter de aluminio
  • Defensas de motor
  • Protector de radiador fabricado en aluminio
  • Tomas de corriente (una de 12 V y un USB)

Ver más

El precio de la Triumph Tiger 800 XCa y sus rivales

En la charla técnica previa al primer día de la ruta, nos explicaron todos los detalles de este nuevo modelo así como nos dieron el precio de la nueva Triumph Tiger 800 2018. Como es lógico, el precio ha subido por las novedades incorporadas, y quizá podría pensarse que la subida es demasiado alta, pero basta con analizar todas las mejoras que recibe esta moto como para entender que la subida de precio está justificada.

Desde la versión más básica –la Tiger 800 XR– hasta el modelo más equipado –la Tiger 800 XCA– todas las versiones reciben una electrónica de nueva generación que posiblemente las convierte en las motos más avanzadas de su categoría.

Durante la presentación probamos la Tiger 800 XCA, por lo que me centraré en sus rivales más directas, que son la nueva Honda Africa Twin Adventure Sports, la BMW F 800 GS Adventure y la KTM 1090 Adventure R, es decir, las versiones “cañeras” de estos modelos.

La Honda es la única novedad 2018 a la que se enfrenta nuestra protagonista y, aunque ha incorporado un display 100% digital y cuenta con el revolucionario sistema de cambio DCT –que cuesta 1.100 € más que la versión básica–, es justo decir el que nivel de la electrónica de la Triumph es superior y que en este apartado, la británica va un paso por delante.

Tanto la BMW F 800 GS Adventure como la KTM 1090 Adventure R son versiones 2016-2017, y eso se nota en su dotación electrónica. Si bien la KTM es un modelo muy potente y “cañero” por excelencia, la BMW se queda un escalón por detrás en prestaciones.

 

Rivales de la Triumph Tiger 800 XCA 2018

Todos las versiones de la Triumph Tiger 800 2018

Ver más

El cuadro de mandos de la nueva Triumph Tiger 800

Hace tiempo que lo tengo muy claro. La guerra en el sector de la moto pronto se centrará casi exclusivamente en la electrónica. En los modelos más avanzados y deportivos esto es algo que ya está claro, pero poco a poco esto se irá extendiendo y afectará a casi todos los modelos del mercado.

Y aunque pueda parecer lo contrario, una parte importante de esta guerra no se centrará en las prestaciones, sino en la usabilidad. Déjame que me explique…

A mediados 2007 llegó al mercado el iPhone, un teléfono móvil que revolucionó el mercado y supuso un antes y un después en la historia de estos dispositivos. Una de las claves más importantes –si no la que más– fue que Apple puso en el mercado un modelo tan fácil e intuitivo que hasta las abuelitas sabían manejarlo.

Y volviendo al mundo de la moto, podemos ver que cada día son más los modelos que recurren a cuadros de mandos digitales con una buena carga de información, pero en el terreno de la usabilidad aún estamos dando los primeros pasos. Lo bueno es que hay marcas como Triumph que están haciendo un excelente trabajo, no sólo por la cantidad de opciones de personalización que ofrecen, sino porque han realizado un gran esfuerzo para que el manejo de estas opciones sea fácil e intuitivo.

Y esto no es algo sencillo, pues hay un factor de seguridad que ha de tenerse muy en cuenta. Estamos hablando de una moto y, por lo tanto, la atención y el tiempo que deben ser necesarios para hacer cualquier operación en marcha, han de ser mínimos.

Es por esto que desde mi punto de vista, la navegación en el cuadro de mandos, será uno de los factores diferenciales en un futuro a corto plazo. Vamos con retraso respecto al iPhone, pero poco a poco vamos cogiendo ritmo…

EL RIVAL A BATIR


El sistema de última generación de Triumph, que debutó en las Speed Triple R y RS de 2017, es un buen ejemplo de cómo hacer un buen trabajo en un cuadro de mandos digital.

En 2018 este display TFT a color de 5”  ha empezado a extenderse en la gama y son tres los modelos que lo incorporan; la majestuosa Tiger 1200, la potentísima Speed Triple R y RS y, nuestra protagonista, la Tiger 800, una moto que nos ha permitido volver a comprobar que en Triumph se están tomando muy en serio esta nueva asignatura.

Más allá de las diferentes posibilidades de reglaje –que las tiene, y muchas–, este sistema destaca por ser muy sencillo a la hora de seleccionar las diferentes opciones de configuración, gracias a un joystick de cinco posiciones.

Para ser sincero, el joystick está muy próximo al botón de intermitencias, por lo que es habitual confundirse, pero esto es algo a lo que uno se acostumbra rápidamente.

A destacar, dos aspectos que para mí son importantes. Por un lado, que el sistema guarda la configuración que hayas seleccionado, de forma que podrás dejar la moto a tu gusto y esos parámetros no se modificarán.

Por otro lado, –y esta es una reivindicación que he comentado a las marcas en varias ocasiones– Triumph ha tenido el acierto de permitir cambiar a un modo de conducción más seguro sin necesidad de pararte. Me explico; si bien todas las marcas permiten cambiar entre algunos modos de conducción mientras estás en marcha, casi todas las marcas exigen que te detengas para seleccionar un modo de conducción en el que el ABS o el control de tracción estén desconectados. Hasta ahí, bien, pues es una forma de evitar que el usuario seleccione estas opciones “menos seguras” por error.

Pero lo que sucedía hasta ahora, es que los sistemas actuales tampoco te permitían seleccionar un modo más seguro sobre la marcha y también te obligaban a detenerte, cuando lo óptimo es que tengas la opción de activar los sistemas de seguridad de forma rápida cuando la situación lo requiera.

Pues bien, el sistema diseñado por Triumph no sólo tiene una buena usabilidad y ofrece posibilidades de configuración muy acertadas, también es realmente atractivo y ofrece una calidad de imagen de alta calidad.

La pantalla TFT de 5” es de muy buena resolución, mostrando con claridad toda la información. Pero además, se ha hecho un excelente trabajo de diseño a la hora de mostrar todas las opciones y, para dar una nueva vuelta de tuerca, Triumph te ofrece hasta seis diseños diferentes que, contando con que cada uno de ellos tiene una variante de alto/bajo contraste, tenemos hasta 12 visualizaciones seleccionables.

Ver más

Con la Triumph Tiger 800 XCa durante 200 km por carretera

La prueba de esta inglesa tuvo como punto de partida Couleurs Berbères, un complejo turístico con una importante carga cultural Bereber. La jornada pintaba muy mal, con mucho frío y lluvia pero salimos de allí dispuestos a disfrutar del día y aunque la temperatura apenas subió de 5º, la Triumph nos ayudó a que aquel día se convirtiese en una bonita experiencia.

Teníamos 200 km de carreteras de todo tipo por delante y ya en los primeros metros empecé a descubrir sensaciones. La posición de conducción me resultó un poco rara al comienzo, pero pronto me di cuenta que el asiento de mi moto estaba en la posición más baja, algo que me facilitó mucho llegar con los dos pies al suelo, pero que no me resultaba especialmente cómodo.

A la primera oportunidad que tuve, cambié el asiento a su posición original –la más alta– y aquellas sensaciones cambiaron por completo. Si bien ya casi me había acostumbrado a la posición con el asiento bajo, agradecí mucho verme más alto y con unas sensaciones de moto Off-Road  para las que se ha diseñado esta británica.

Como decía, comenzamos con lluvia y con 1,5º en el termómetro, lo que nos hacía pensar que la jornada sería dura a pesar de ir muy bien equipados con todo tipo de ropa técnica. Por suerte, la Tiger XCA cuenta con puños y asiento calefactables, lo que fue de gran ayuda durante todo el día.

Pero lo que yo creo que marcó la diferencia fue la enorme pantalla frontal que, con unas medidas similares a las de una Maxi-Trail, dio muestras de ser súper efectiva. En su posición más baja ya protege mucho, mientras que en su posición más elevada puede ser excesivamente alta –al menos para mí altura–, algo que no es problema pues el sumamente sencillo regular la altura de la mismo. ¡Chapó por la pantalla de la XCA!

El motor, que es un viejo conocido, es la clave para que esta moto haya conseguido el éxito que está obteniendo. Es una configuración perfecta que ofrece un comportamiento muy atractivo y de cara a esta nueva versión, ha recibido mejoras interesantes como son la primera relación de marcha algo más corta o una respuesta al acelerador dulcificada respecto al modelo anterior.

La parte ciclo, como sucede en todas las motos de esta marca, es siempre una delicia y el conjunto de las suspensiones está muy bien compensado. En esta versión en concreto, a pesar de tener un mayor recorrido de suspensiones, no hay una gran transferencia de masas en frenadas o aceleraciones, lo que indica que se ha trabajado muy bien en este sentido.

Y hablando de frenadas, aquí hay otra mejora considerable, pues en el modelo anterior, los frenos pecaban de tener un mordiente justo y se echaba en falta algo de potencia. Por ese motivo se han cambiado las pinzas de freno Nissin por unas Brembo con las que se persigue mejorar en este aspecto. Estoy seguro que el cambio dará buenos resultados, pero no voy a engañarte haciendo esta afirmación, pues rodamos durante todo el día con asfalto mojado, barro e incluso nieve, así que las pruebas de frenado las dejé para otro momento…

Con esas condiciones tampoco saqué todo el partido posible a los diferentes modos de conducción. El día estaba para ir cómodamente en Rain, pero me apliqué para probar otros modos y comprobar cómo el control de tracción permitía un mayor deslizamiento por aquellas carreteras.

Pero para deslizamiento, el que te permiten los modos Off-Road y Off-Road Pro, que más que probarlos , los gozamos en la segunda jornada de pruebas.

Ver más

Off-Road con la Tiger 8000 XCA. ¿¡A 120 km/h por caminos!?

Sí, as 120 km/h y un poco más. Llegué a ver 144 km/h en el cuadro de mandos digital, pero lo cierto es que el sensor de velocidad –instalado en la trasera– se volvía un poco loco y mostraba más velocidad cuando acelerabas fuerte, así que hasta que no fuimos a un ritmo sostenido de 110-120 km/h durante algunos segundos, no pude comprobar lo “follad*s” que íbamos aquel día…

Y sí fuimos rápido, muy rápido, pero lo cierto es que fuimos incrementando el ritmo poco a poco sintiéndonos cómodos en todo momento y dándole al gas tanto como nos pedía el cuerpo. En otras palabras, que íbamos rápido, pero nos desbocados.

La zona por la que rodamos, situada en la cara norte del Cordillera del Atlas, tenía para nosotros todo un catálogo de rutas. Desde ríos secos con arena suelta y piedras, hasta pistas rapidísimas pasando por zonas escarpadas, fuertes pendientes y algún que otro salto…

Aquel entorno parecía haber sido diseñado ad-hoc para la Triumph Tiger 800 XCA –y no al contrario– porque en todo momento esta trail británica se mostró súper eficaz en todo momento.

Rápida y precisa en los tramos más veloces. Ágil y fácil en las zonas más complicadas.

Las suspensiones WP de la Triumph Tiger 800 XCA funcionan muy bien, absorbiendo las irregularidades sin mayores complicaciones y sólo dieron muestras de flaqueza en apenas dos badenes muy pronunciados en los que sus 200 kg consiguieron llevar la horquilla hasta su tope.

El motor es una gozada. Dosificable y suave en bajas vueltas; todo un torbellino a altas revoluciones. Siempre he defendido la configuración de tres cilindros en línea, pero hasta ahora no había tenido la ocasión de comprobar que también es excelente en conducción Off-Road y súper divertido.

Pero no nos vamos a engañar. Este tricilíndrico pesa lo suyo y eso es un hándicap para esta moto que cuando circulas por “lo marrón”, sueñas que sea unos 20 kilos más ligera para estar sobre la moto perfecta.

Aunque lo cierto es que se trata de una moto con capacidad tanto para ir muy rápido por campo, como para ser una excelente viajera de largo recorrido o incluso una llamativa compañera para todos los días. Y visto así, no podemos decir que sea una moto pesada sino una excelente trail con cualidades suficientes como para ser muy-muy cañera.

Ver más

Conclusiones tras la presentación internacional de la nueva Tiger 800 XCa

La categoría de las motos trail de media cilindrada está en auge y Triumph ha dado un interesante paso al frente desarrollando un modelo que ya era bueno de por sí, y dotándolo de una serie de mejoras que la convierten en la rival a batir en su segmento.

Sus rivales, todas ellas modelos trail de media cilindrada en sus respectivas versiones Off-Road –es decir, la BMW F 800 GS Adventure, la Honda Africa Twin Sports Adventure y la KTM 1090 Adventure R– están a un nivel muy alto, pero es justo reconocer que nuestra protagonista está en un escalón superior en cuanto a desarrollo tecnológico.

Si bien la Honda Africa Twin Sports Adventure es novedad de 2018  y ya cuenta con acelerador electrónico así como una renovada pantalla digital, lo cierto es que su nivel de configuración está lejos de las opciones que ofrece la Triumph.

Si tuvieses que pedir alguna mejora –aunque fuera como opción extra– lo primero que pediría sería un cambio semiautomático tanto de subida como de bajada. Estos sistemas están ya muy extendidos y estoy seguro que redondearían el producto final.

Y ya puestos a pedir, la guinda del pastel sería unas suspensiones electrónicas que se sincronizaran con los diferentes modos de conducción. Aunque pensándolo bien, el sobrecoste que esto implicaría quizá sería demasiado alto…

En resumen, Triumph ha desarrollado un producto que era bueno y lo ha dotado de novedades muy interesantes con las que mantiene el excelente rumbo que siguen los productos de la marca inglesa.

La Tiger 800 XCa 2018 es tan elegante como cualquiera de las motos que Triumph pone en el mercado y ofrece, al igual que sus hermanas de marca, una combinación de tecnología, prestaciones, emociones y finura, como sólo ellos saben hacer.

Lo dicho, en mi opinión, la Tiger 800 XCa será la rival a batir durante este 2018.

Ver más

Galerías de fotos Triumph Tiger 800 XCa

Off-Road con la Tiger 800 XCa 2018


Ruta por las carreteras de Marrakech con la Tiger 800 XCa 2018


Fotos estáticas y detalles de la Triumph Tiger 800 XCa 2018