Asistimos a la presentación internacional de la nueva Triumph Street Twin 2016, una moto que supone el primer paso de una nueva etapa para la gama Classic y que está llamada a ser un revulsivo para la firma británica.

Con un propulsor bicilíndrico de 900 cc, la Triumph Street Twin podría ser ubicada entre motos de alta cilindrada dirigidas a usuarios experimentados; sin embargo, por sus 55 cv podría ser una perfecta moto de iniciación. Pues no es ni lo uno, ni lo otro; es una moto que ha de entenderse de otra forma, pues es tan dócil como una moto de iniciación, tiene el par que buscaría un usuario experimentado y se comporta exactamente como lo tendría que hacer una moto de estilo clásico/vintage/neo-retro. Pero eso sí, Triumph no ha querido que sus nuevas motos, por muy Classics que sean, tengan que prescindir de la tecnología más actual, y ha dotado a esta moto con acelerador electrónico, control de tracción desconectable y ABS de serie. En otras palabras, la nueva Triumph Street Twin tiene una tecnología más evolucionada que la gran mayoría de los modelos que hay en el mercado.


LA PRIMERA BONNIE DEL FUTURO

La Triumph Street Twin llega al mercado para sustituir a la versión básica de la Boneville, aunque en realidad podríamos decir que a partir de ahora, todos los nuevos modelos de la gamma classic serán Bonnevilles con diferente estilo o carácter.

En el caso de la Street Twin, se ha dado un paso hacia un modelo de acceso a esta gama, diseñando una moto que es tan fácil de manejar como asequible por prestaciones.

Triumph Street Twin 2016 Precio: 9.100 €
Con una cilindrada de 900cc y una potencia de 54 cv, esta británica puede ser una moto muy atractiva tanto para quienes han pensado en una Middleweight de pocos caballos como para quienes buscan interesantes cifras de Par a base de centímetros cúbicos. Como posibles rivales, la Ducati Scrambler Sixty2, la Ducati Scrambler Classic o la Yamaha XSR700.

Las motos que sirvieron de referencia durante el desarrollo de este nuevo modelo fueron la Kawasaki W800 y la Moto Guzzi V7, dos motos con prestaciones similares y propulsores de un cubicaje parecido que creo que podrían ser alternativas interesantes para quienes se sientan más atraídos por el estilo de esta moto.

Pero si tuviésemos que buscar una justa rival para esta moto, es obligado apuntar hacia modelos mucho más modernos con un comportamiento y una tecnología mucho más acorde a lo que se estila en estos tiempos. Por eso, motos como la Ducati Scrambler Classic, la Yamaha XSR700 o incluso la Ducati Scrambler Sixty2 –con una potencia más moderada que las dos anteriores–, podrían ser rivales las que medirse cara a cara.


RIDING EXPERIENCE

Prueba Triumph Street Twin 2016 Una de las cosas más interesantes de esta moto es el concepto sobre el que ha sido desarrollada; una forma que ver las cosas que ha hecho que esta moto no sólo sea 100 % actual, sino que podría ser un perfecto ejemplo de cuáles serán los argumentos más pesados de las motos del futuro.

Hay dos aspectos fundamentales que nos llevan a pensar que pueda ser así: Por un lado, la normativa Euro4 exige a los fabricantes adoptar una serie de restricciones que les están obligando a cambiar la forma de hacer las cosas; un menor consumo y una notable disminución de ruidos hacen que una reducción de la potencia máxima sea prácticamente algo obligado, por lo que la batalla por la potencia máxima podría empezar a ser un dato mucho menos relevante en las motos del futuro.

Por otro lado, Triumph tenía claro que para el desarrollo de este motor los aspectos prioritarios eran el par motor a bajo y medio régimen y un atractivo sonido. Pusieron el foco en la Riding Experience en lugar de priorizar la cifra de potencia máxima, por lo que han logrado una moto que sea una auténtica pasada a la hora de pilotarla y en la que, a pesar de sus modestos 55 cv, no echas en falta potencia a menos de que vayas en busca de la “vuelta rápida”, un objetivo que no tiene mucho sentido en una moto de estas características.


55 CV MUY BIEN APROVECHADOS

Highlights técnicos

Marca: Triumph
Modelo: Street Twin
Año: 2016
Cilindrada: 900cc
Potencia: 54CV
Peso: 198kg
Precio: 9.100 €
Tan sólo has de poner el motor en marcha para darte cuenta que esta británica de aspecto apacible, tiene entre sus ruedas un apasionante propulsor. Su sonido, tan discreto como bronco, te invita a dar unos primeros golpes de gas que subrayan esta primera impresión. En este punto, ya será casi imposible que no estés deseando engranar la primera y comenzar a circular con ella.

Antes de arrancar, un breve repaso al propulsor. Aunque mantiene una estructura y apariencia similar al de la Bonneville, este motor es completamente nuevo. Se trata de un bicilíndrico en paralelo de 900 cc que está calado a 270º y que incorpora refrigeración líquida; si bien ofrece 15 cv menos que la versión anterior, ahora cuenta con un 18 % más de par en la parte baja del cuentavueltas, alcanzando los 80 Nm a sólo 3.200 rpm.

Suavidad y facilidad de conducción son las primeras impresiones, dos aspectos que a medida que pasan los kilómetros se van posicionando como los adjetivos principales de esta moto acompañados por la gratificante sensación de empuje y el embriagador sonido que sale de sus escapes.

Los cambios realizados en la parte ciclo mueven el centro de gravedad hacia la parte frontal, logrando que el comportamiento de esta moto sea mucho más parecido al de cualquier moto naked actual, que a una moto de los años 70, lo que es en este caso un importante paso adelante en el aspecto dinámico.

Las suspensiones y los frenos ofrecen un buen comportamiento, aunque hay que entender que la nueva Triumph Street Twin, diseñada para ser un modelo de acceso, cuenta con un precio muy asequible y estos dos aspectos no son sus principales puntos fuertes.

Prueba Triumph Street Twin 2016 Si nos ceñimos al uso para el que esta moto está pensada –recorrido urbano, medias distancias y paseos, todos ellos a ritmo tranquilo–, no le podemos poner ningún pero a las suspensiones, aunque si avivamos el ritmo o circulamos por carreteras muy bacheadas, es posible que echemos en falta más recorrido en el tren trasero o un comportamiento más progresivo.

Respecto a los frenos de esta Triumph Street Twin, más de lo mismo. El disco delantero mordido por una pinza de anclaje tradicional –no radial– ofrece el mordiente necesario para parar la moto con eficacia, pero si se nos “cruza el cable” y nos creemos que vamos sobre una deportiva, quizá echemos en falta un poco de potencia en la frenada.

Hablando de frenos, hay que destacar que esta británica cuenta con ABS, algo ya obligado en las motos de hoy en día, pero fieles a la forma en la que desarrollan sus motos, Triumph ha logrado que el ABS apenas se deje notar, salvo cuando es necesario, Of Course.

Y ya que nos hemos adentrado en las ayudas electrónicas, no voy a dejar pasar la ocasión de hablar de uno de los aspectos que hacen que la Street Twin sea una moto plenamente actual. Triumph ha dotado a la Street Twin de acelerador electrónico, un gadget que es la pieza clave para poder adoptar todo un mundo de ayudas electrónicas y que, hoy por hoy, hay marcas que no han incorporado ni en sus motos más deportivas.

El acelerador electrónico, también conocido como Fly-by-Wire, ha permitido que esta moto cuente con control de tracción, un accesorio que, si bien no parece muy necesario a juzgar por sus 55 cv, sí es un importante indicativo de que esta moto es tremendamente diferente –y mejor– que su versión anterior.


BIENVENIDA AL NUEVO SIGLO

Prueba Triumph Street Twin 2016 Cuando Triumph hace las cosas, las hace muy bien. El equipo de desarrollo de la firma británica, en la que los españoles David López Córdoba y su hermano Felipe tiene un papel muy destacado, ha logrado rediseñar una moto para que, sin que estéticamente hay un cambio notable, se haya conseguido una moto mucho mejor en todos sus aspectos.

Sirva como símbolo del cambio este último detalle. Hasta ahora, los modelos de la gama Classic requerían dos llaves; una para la puesta en marcha y otra para el bloqueo de la dirección, lo que era defendido como un guiño al pasado. La nueva Triumph Street Twin deja atrás ese tipo de guiños, incorpora una única cerradura y, junto a ella, adopta la última tecnología aplicada al mundo de la moto.

Triumph Street Twin 2016, bienvenida al nuevo siglo.

Triumph Street Twin 2016
LO MEJORA MEJORAR
ComportamientoSuspensiones
SonidoFrenos
EmpujeABS no desconectable

GALERÍA DE FOTOS OFICIALES

GALERÍA DE COLORES

2 comments

Deja tu comentario
  1. Avatar

    lLa compre hace un mes y medio y estoy mus a gusto con ella.los 54 cv no son un problema porque tiene mucha fuerza y arastra los brazos hasta los 130km/h autorizados (en francia) y le queda aun bastante. El chasis es muy bueno y casi mejor con pasagero. El ruido de los tubos d'escape es muy agradable pero discreto para no molestar la gente. El control de traccion se pone en funcionamiento a menudo con el par que tiene este motor. El ABS permite hacer « cantar » la rueda de delante sin ponerse en function. El embrague es muy suave, se maneja con un dedo.
    Su estetica me encanta, esta moto tiene muchas calidades y unos defectos : la suspension podria ser mejor mismo si no es mala, le faltan 50 mm de carrera y mas progresividad. Con dos personas talona delante.
    Tan bien en ciudad el ventilador se pone en marcha a menudo, no tiene horquilla central y pocas posibilidades para transportar equipaje o anti robo.
    Al final, una muy buena moto.

Deja un comentario

Volver a la home