Opinión Triumph Street Triple RS

Lo mejor

A mejorar

  • -Su diseño, carisma y elegancia; esta moto tiene mucha personalidad.
  • -Su comportamiento; tanto el motor con la parte ciclo son exquisitas.
  • -La electrónica ha llegado a este modelo y Triumph le ha sacado un gran partido.
  • -Radio de giro algo escaso.
  • -Ubicación del Joystick de manejo del cuadro de mandos.

Probamos la nueva Triumph Street Triple 765  RS 2017 en carretera y ¡en circuito!

En sexta y cortando encendido. Así llegaba yo al final de la recta de Montmeló en la prueba de la Triumph Street Triple RS 2017 que pude realizar al asistir a la presentación internacional de este esperado modelo. La firma británica no tuvo ningún reparo en invitarnos a rodar en el circuito de Montmeló para que llevásemos esta nueva naked hasta sus límites, lo que pone de manifiesto la confianza ciega que tienen en este nuevo desarrollo. Os contamos nuestras conclusiones…



La Triumph Street Triple RS en 5 tweets

  • La nueva Street Triple mantiene intacta esa mezcla perfecta entre elegancia y carisma, con más prestaciones y mejor comportamiento que nunca.
  • La electrónica ha llegado a la nueva Street Triple y de ¡qué manera! Esta nueva versión es una perfecta moto del futuro.
  • El motor, mejorado y con más potencia, sigue siendo el mismo de siempre; la parte ciclo recibe interesantes mejoras que hacen que sea algo más juguetona que antes.
  • Tras esta primera toma de contacto, los aspectos que pensamos que podrían mejorar, apenas son detalles de uso que pulirían mínimamente el resultado final.
  • Todos los detalles técnicos y mucha información sobre este modelo te lo ofrecemos en la ficha técnica de la Triumph Street Triple RS 2017.

Hacer la presentación de una moto en un circuito es como poner todas las cartas sobre la mesa y jugar la partida con todo a la vista. Más aún cuando se trata de una moto que no es 100% de circuito y que ha sido diseñada para pasar la mayor parte de sus días circulando por carretera.

Si a esto le sumas que la presentación internacional de la nueva Triumph Street Triple RS 2017 ha sido en un circuito rapidísimo como es el de Montmeló, la prueba tenía todos los ingredientes para que pudiésemos ver hasta el más mínimo defecto en su comportamiento.

Movimientos a alta velocidad, suspensiones que no aguantan las fortísimas frenadas o un chasis que se retuerce en largas y rapidísimas curvas de Montmeló… A todo esto se estaban arriesgando en Triumph al llevarnos hasta allí para probar la nueva Street Triple RS. Como decía antes, se les ve muy convencidos de su producto… Ok, vamos a empezar por el principio.

ON ROAD


Prueba-Triumph-Street-Triple-765-RS-2017-03

La primera parte de la presentación de la Street Triple RS fue por carretera. La niebla dejó el asfalto muy mojado, pero aún así, disfrutamos como enanos de la ruta.

No sé qué pasa en las últimas presentaciones de Triumph, pero parece que además de sus motos también se traen su clima. Nos llevaron hasta el Montanyà Hotel & Lodge, en el corazón de las montañas del Montseny, donde, según nos contaron, se concentran los jugadores del FC Barcelona antes de los partidos importantes. El hotel, localizado cerca del municipio natal de Álex Crivillé, parecía el punto de partida perfecto para iniciar la ruta por carretera, pero el día amaneció con una densa –y muy británica– niebla que había dejado todas las carreteras empapadas.

Así comenzó nuestra jornada de pruebas, que se componía de una ruta de 140 km por carretera seguida de tres tandas en circuito. Pero lo que parecía que iba a ser una mañana de frío y humedad no tardó en transformarse en una de las mejores presentaciones que hemos vivido en los últimos años.

«La niebla se iba dispersando y el sol iba calentando la jornada al mismo ritmo que lo hacíamos nosotros con la nueva Street Triple RS…».

La primera parte de la ruta nos sirvió para disfrutar del exquisito trabajo que hacen en Triumph; los acabados de esta moto ponen de manifiesto que en esta casa se trabaja con mucho mimo, el funcionamiento general de la moto hace evidente que los ingenieros hacen un meticuloso trabajo y el inconfundible sonido del motor nos recuerda que esta moto es, como buena británica, una mezcla perfecta de elegancia y carisma…

Después de unos 50 km de recorrido paramos en el Forn Franquesa de Pedrafita, donde probamos las que se conocen como las mejores Cocas de Cataluña. Pero antes de entrar en la pastelería cruzamos los primeros comentarios sobre la moto y todos coincidíamos en que aquella moto era la bomba…

Apenas habíamos probado la moto durante media hora –la mitad del tiempo en mojado y con niebla– y la sensación de que íbamos a disfrutar de lo lindo con aquella moto ya se había grabado en nuestras cabezas. Sin duda una excelente primera toma de contacto.

Equipamiento

ON TRACK


Presentacion Internacional Triumph Street Triple 2017

La guinda de la presentación llegó en el Circuito de Montmeló, donde llevamos la nueva Street Triple 2017 hasta sus límites. Sigue leyendo y lo comprobarás…

Para no extenderme demasiado, me saltaré el “tramo de enlace” que hicimos después hasta arriba de coca en Pedrafita –Ojo, las cocas son pasteles, que no se me malinterprete…– y me centraré en la prueba que hicimos en el Circuito de Montmeló, un trazado en el que he estado miles de veces, pero en el que hasta ahora no había podido rodar (creo que es el único que me faltaba de España).

«Para no extenderme demasiado, me saltaré el “tramo de enlace” que hicimos después de ponernos hasta arriba de coca en Pedrafita –¡Ojo!, las cocas son pasteles típicos de Cataluña, que no se me malinterprete…».

Como decía al principio, hacer la presentación de una naked en un circuito es una demostración de confianza ciega en la moto, pero hacerlo en un trazado tan rápido como es el de Montmeló es casi una osadía. Exponiendo la moto a este tipo de pruebas puedes estar seguro de que todo lo que no esté muy bien diseñado dará la cara, y lo que pueda fallar, fallará. Pero a pesar de que llevamos la moto hasta sus límites, la nueva Triumph Street Triple salió victoriosa de aquella complicada batalla.

Más adelante entro en mayores detalles, pero te adelantaré que esta moto es muy fácil de llevar desde el comienzo, lo que te hace muy fácil ir incrementando el ritmo. Cuando has subido varios peldaños y ya empiezas a ir rápido, esta británica sigue siendo fácil de llevar, obligándote a emplearte a fondo para sacarle más y más partido. Y aún así, sigue siendo una moto dócil y divertida…

A pesar de no haber rodado antes en este circuito, son tantas las veces que ido por sus viales que no me fue nada complicado empezar a ir por el sitio tratando de mejorar mi ritmo vuelta a vuelta. Pero te aseguro que gran parte del mérito de haberme adaptado tan rápido a Montmeló fue que la Street Triple me hizo el trabajo sumamente sencillo.

Precio de la Triumph Street Triple RS 765 y sus rivales

Prueba Triumph Street Triple 2017 - Perfil

La nueva Trumph Street Triple 765 RS 2017 se presenta en el mercado como una de las opciones más interesantes del segmento naked de media cilindrada. A decir verdad, es muy difícil encontrar una rival directa para esta moto.

La nueva Triumph Street Triple RS 765 2017 llega pegando muy fuerte tanto en lo que respecta a prestaciones como en materia de precio (12.350 €), aunque  si ponemos la vista en sus frenos y suspensiones (Pinzas Brembo M50, horquilla Showa BPF y Amortiguador Ohlins STX40), nos fijamos en sus prestaciones (con 123 cv y 166 kg, tiene la mejor relación peso/potencia de sus rivales, 1,35 kg/cv) o analizamos sus novedades electrónicas, podemos afirmar que la Triumph Street Triple RS es la más completa de su categoría y su precio pasa a estar en el lado de su puntos fuertes.

Como decimos, la versión RS de la Street Triple 765 se sitúa en la parte más alta de la tabla de precios entre sus rivales más directas, únicamente superada por la MV Agusta Brutale 800 (13.900 €), pero no es la MV Agusta su rival más dura; este papel posiblemente lo ocupará la Yamaha MT-09 2017 (9.799 €), una moto que se ha ganado a pulso ser la rival a batir entre las naked de hasta 1.000 cc. Tras recibir en 2017 una buena actualización electrónica, la Yamaha MT-09 y su motor tricilíndrico de 847 cc se posicionan como la rival a batir.

Highlights técnicos

Marca: Triumph
Modelo: Street Triple RS
Año: 2017
Cilindrada: 765cc
Potencia: 123CV
Peso: 166kg
Precio: 12.350 €
La nueva Kawasaki Z900 2017 (9.075 €) ha llegado para sustituir a la Z800, que ha sido la auténtica referencia de la categoría en los últimos años. Está por ver cómo afectará (en materia de ventas) el cambio de cilindrada y prestaciones a este modelo pero por el momento la Z900 apuesta por ofrecer el precio más bajo de la categoría, ya que en el apartado de la electrónica se encuentra algo desfasada. Eso sí, como pudimos comprobar en la prueba de la Kawasaki Z900 2017, ha bajado su peso y ha ganado potencia, mejorando mucho su comportamiento.

Otras de las rivales contra las que tendrá que lidiar es la Ducati Monster 821 (10.490 €), que en 2016 logró la quinta posición en la tabla de ventas del segmento más competitivo del mercado, el de las motos naked. La Monster 821 adoptó una electrónica muy avanzada cuando llegó en 2015 y aún sigue siendo un importante punto a su favor.

También hemos elegido la nueva Suzuki GSX-S750 2017 (9.199 €) como otra de las candidatas a pelear frente a frente con nuestra protagonista. Con un motor de 750 cc y cuatro cilindros heredado de la ya antigua GSR750, la firma japonesa le ha dado un carácter más deportivo a este nuevo modelo convirtiéndola en una opción de la que no podíamos prescindir.

Por último, no nos podemos olvidar de las hermanas de nuestra protagonista; tanto la Triumph Street Triple S 2017 como la Triumph Street Triple R 2017 supondrán una interesante alternativa para quien esté pensando en la nueva Street Triple 765 RS.


Triumph Street Triple RS 2017

Motor765 ccPotencia123 cv
Peso166 kgPrecio12.350 €
La Triumph Street Triple RS es la opción más deportiva y circuitera de la naked británica, con las mejores prestaciones, la electrónica más avanzada y la parte ciclo más deportiva.
Ver ficha completa

Ver más

Novedades técnicas de la Triumph Street Triple 2017

Prueba Triumph Street Triple 2017 - Cuadro instrumentos

La Street Triple 2017 se ha renovado profundamente. Gana potencia y pierde peso, pero también recibe mucha electrónica y un cuadro de instrumentos de tipo “iPhone 7” 😉

La nueva Triumph Street Triple 765 es para mí una de las motos más completas de su segmento. Ya lo era antes pero ahora ha ganado muchos enteros gracias al incremento de prestaciones de su motor y a la incorporación de la electrónica, que la estaba pidiendo a gritos, pero cuando se han decidido, lo han hecho a lo grande. Hagamos un repaso de las novedades más destacadas que incorpora la nueva Street Triple 2017:

Nuevo motor. El nuevo propulsor está basado en el del modelo anterior, pero ha sido completamente revisado siendo más de 80 las piezas que se han cambiado (cigüeñal, pistones o cilindros de aluminio, entre otros). Además, se han establecido tres configuraciones distintas para las tres  versiones de la Street Triple, siendo la RS la de mayor potencia (123 cv).

Peso. La rebaja en el peso final de la nueva Street Triple es posiblemente uno de los cambios más radicales, pues esta moto ha adelgazado nada menos que 23 kg. Si tenemos en cuenta que la potencia ha aumentado en 28 cv, la diferencia respecto al modelo anterior es demoledora, pasando 1,99 a 1,35 kg/cv.

Electrónica. La Street Triple tenía que subirse al carro de las motos con electrónica 2.0 si quería estar en “la pomada”, pero cuando en Hinckley se han puesto manos a la obra, han sacado un “partidazo” de ella. Ahora cuenta con acelerador electrónico con tres tipos de respuesta, ABS desconectable con dos modos de intervención, Control de tracción con cuatro configuraciones posibles y cinco modos de conducción preestablecidos siendo uno de ellos configurable por el usuario. Y como pudimos comprobar en Montmeló, el resultado es sencillamente espectacular.

Cuadro de instrumentos. Me vas a entender muy bien si te digo que en la actualidad muchos de los cuadros de instrumentos que son de tipo “Nokia 3110”, digital sí, pero… Por su parte el de la nueva Street Triple es de tipo “iPhone 7”; de lo más evolucionado en cuanto a diseño y usabilidad que he visto hasta ahora. Chapeau! por esto también.

Street-Triple-675-2015-vs-RS-2017_Version-800-px

Ver animación: Respecto a la versión anterior, la Street Triple 675 R, la nueva RS gana en todo: Cilindrada, potencia, peso, agilidad… También es algo más alta de asiento y cuenta con un diseño más deportivo.

Basculante. El chasis no ha cambiado en la Street Triple porque en Triumph tenían claro que el que tenían ya estaba a un gran nivel, pero sí han trabajado sobre el basculante, que sigue siendo de tipo banana pero con la curva más acusada. Han elevado la altura de su eje para ganar agilidad y lo han diseñado con el objetivo de ganar estabilidad a gran velocidad, ¡y vaya si lo han logrado!

Embrague. La incorporación de un embrague antirrebote asistido les ha permitido subir algunos milímetros el eje del basculante, una cota que permite ganar agilidad. Hasta ahora no  podían modificar esta cota porque, de haberla elevado sin un embrague como éste, en frenadas fuertes el tren trasero hubiera presentado rebotes en la rueda trasera con demasiada facilidad.

Diseño. Aunque son sutiles, también hay cambios en el diseño de la Street Triple 765. El doble faro recibe un diseño similar al de la Speed Triple y ahora cuenta con la pequeña cúpula de serie; el colín es una evolución del que usa la Daytona, mientras que las aletas laterales son ahora más pequeñas dejando más a la vista el motor. Y el escape, que se aloja bajo el motor, tiene ahora una salida más corta y de nuevo diseño.

Ver más

Prueba Triumph Street Triple 2017. Por las carreteras del Montseny

Prueba-Triumph-Street-Triple-765-RS-2017-04

Por carretera la Triumph Street Triple 2017 es capaz de ser muy suave y agradable. Su funcionamiento es fino y elegante en bajas revoluciones, aunque su sonido te invita a “darle caña”.

Al comienzo decía que apenas recorridos los primeros 50 km ya nos dimos cuenta de que esta moto es capaz de ser una gozada, y para ello no es necesario ir a un ritmo fuerte. Se trata de una moto que ya en los primeros metros se muestra muy dosificable y cómoda a ritmo tranquilo.

Me gusta pensar que esta moto se mueve con glamour. Su diseño y sus acabados demuestran un refinado gusto británico; en marcha transmite calidad, mientras que su motor emite un característico y elegante sonido que se transforma en contundente y agresivo cuando le “buscamos las cosquillas”. Lo cierto es que, a pesar de los cambios que ha recibido, el sonido de su motor se ha mantenido intacto, lo que es todo un acierto pues es una de las señas de identidad de esta moto.

La primera parte de nuestro recorrido lo hicimos con el asfalto mojado y una densa niebla, por lo que el ritmo que llevamos fue especialmente tranquilo y me permitió usar durante un rato la configuración de mojado que, aunque ofrece el 100% de la potencia de su motor, sólo te la entregará si enroscas a conciencia el acelerador, haciendo que éste sea mucho más dosificable y agradable al comienzo.

Pero poco a poco fue desapareciendo la niebla, secándose el asfalto y revirándose la ruta, por lo que dejé atrás el modo Rain y seleccioné el Road para comprobar que la respuesta del acelerador era algo más directa; el sonido del motor, tan elegante al comienzo, te incita a aumentar el ritmo y a disfrutar del sonido a altas revoluciones, y de pulsaciones…

La ruta, que además de zonas de curvas reviradas, también discurrió por tramos de autovía nos permitió jugar con el motor para comprobar que, ya fuese circulando a un ritmo sosegado o a altas revoluciones, el motor se muestra lleno y con un contundente empuje en toda la gama de vueltas. Siempre he dicho que un tricilíndrico en línea es la combinación perfecta entre la suavidad de un “tetra” y el empuje a bajo régimen de un V2; pues bien, el nuevo 765 cc sigue siendo tan bueno como el motor anterior, pero ahora está un escalón por encima.

La horquilla Showa BPF junto al amortiguador Ohlins STX40 se encargaron de filtrar todas las irregularidades de la carretera mientras que el chasis se mostraba muy preciso y fácil de llevar entre curvas, algo que seguimos comprobando a lo largo del día. Por su parte, el cambio semiautomático, sin ser algo que por carretera aporte ventajas a la conducción, sí se convierte en una comodidad extra y funciona con gran suavidad si no cambiamos muy abajo en el cuentavueltas.

En cuanto al apartado de la electrónica, aunque en la ruta por carretera no me resultó necesario recurrir a ayudas como el control de tracción o el ABS, sí disfruté de la enorme pantalla de cinco pulgadas que ofrecía una calidad de imagen que permitía ver con claridad el excelente trabajo que se ha realizado en este aspecto.

Creo que por el momento no he encontrado una moto que sea tan agradable a la vista y a la vez tenga un manejo tan sencillo como el que ofrece este “sistema operativo”. Moverte por las diferentes opciones o entrar en los menús de configuración resulta muy fácil gracias al nuevo joystick de cinco direcciones, que tiene la pega de estar muy próximo al pulsador de los intermitentes siendo algo a lo que te tendrás que acostumbrar si te decides por una Street Triple R o Street Triple RS.

Ver más

Prueba Triumph Street Triple 2017. Circuito de Montmeló, Curva Renault

Prueba-Triumph-Street-Triple-RS-2017-Circuito-Montmelo-02

La Curva Renault es la curva número tres de Montmeló, un largo curvó de derechas que era perfecto para poner en apuros a la nueva Triumph Street Triple RS. O al menos, intentarlo…

Sobra decir que desde el inicio de la prueba teníamos la vista puesta en las tandas que íbamos a realizar en el Circuito de Montmeló con la nueva Street Triple 765. Para mí este modelo es un viejo conocido pero desde que nació hace ya 10 años no había recibido una evolución tan importante como ésta y era la ocasión perfecta para comprobar hasta dónde habían llegado los hombres de Hinclkey.

Había tres puntos de este circuito en los que yo tenía puesta la mirada:

  • Curva Renault. La curva tres es un largo curvón de derechas en el que pasas de tercera a cuarta.
  • Frenada de la curva Repsol. Fuerte frenada a la que llegas en quinta con mucha velocidad e iniciando la inclinación hacia la curva número cinco.
  • Recta principal. Muy larga y muy rápida. Entras en tercera o cuarta y te da tiempo a estirar el motor hasta su límite…

Aunque no me costó tanto como esperaba –era mi primera vez en Montmeló–, en las primeras vueltas me centré en afinar mis trazadas pero cuando apenas habían pasado dos o tres vueltas ya empecé a forzar el ritmo para sacarle el jugo a aquella prueba.

CURVA RENAULT. La Curva Renault es de esas que no se acaban nunca y en la que vas con la rodilla por el suelo durante un montón de tiempo, ¡una gozada! Esa curva la inicias en tercera pero cuando vas lanzado hacia la salida, aún con la rodilla en el suelo, has de cambiar de marcha; y en un momento como este, de máxima potencia y gran inclinación, entran en juego la configuración del chasis, de las suspensiones, los reglajes de cambio y la configuración de la electrónica.

Dicho de otra forma, si no está todo muy, muy, muy bien puesto a punto, la Curva Renault es perfecta para que den la cara los puntos débiles de una moto.

Pero no hubo ni una sola vez en todo el día que la Triumph Street Triple RS no se comportase en este punto como si fuese sobre raíles; estable, rápida y fácil de llevar por el sitio.

A destacar el buen funcionamiento de la electrónica y, sobre todo en este punto, del cambio semiautomático que parecía que funcionase como un cambio de tipo Seamless de lo rápido y preciso que es. Teniendo en cuenta que se trata de una moto sin protección aerodinámica, hubiese sido normal, y más que aceptable, que en un cambio de tercera a cuarta como este la moto hubiese tenido cierta inestabilidad y algunos movimientos, pero nada de eso sucedió con la RS…

Nota en la Curva Renault: Sobresaliente.

Ver más

Prueba Triumph Street Triple 2017. Circuito de Montmeló, frenada de la Curva Repsol

Prueba-Triumph-Street-Triple-RS-2017-Circuito-Montmelo-06

Me hubiera gustado tener alguna foto del momento de la frenada en la Curva Repsol. ¡Era increíble lo fácil que era hacer deslizar la rueda trasera de la Street Triple!

FRENADA DE LA CURVA REPSOL. Después de cambiar de tercera a cuarta en medio de la Curva Renault, llegas a la Curva Repsol estirando la quinta y a unos 200 km/h. Se trata de una curva bastante amplia que tiene una entrada progresiva, por lo que vas introduciéndote en la curva con mucha velocidad mientras estás “echando el ancla”.
En este punto entran en juego las suspensiones –principalmente la horquilla–, el embrague antirrebote asistido, la nueva distribución del chasis, los frenos y la configuración de la electrónica.

En las novedades técnicas he destacado que en la Street Triple 2017 –versiones R y RS– se ha elevado la altura del eje del cigüeñal para hacer la moto más ágil, algo que han podido llevar a cabo al haber incorporado un embrague antirrebote y asistido. En la versión anterior de la Street Triple ya sabían que con un poco más de altura de este eje ganarían agilidad, pero al no tener un embrague de este tipo, la rueda trasera mostraba incómodos rebotes con mucha facilidad, y este es el motivo por el que la Street Triple S 2017 mantiene la misma altura del eje del basculante que el modelo anterior.

Pues bien, la frenada de la Curva Repsol era el sitio perfecto para analizar cómo le han afectado estos cambios a la Street Triple RS.

Con cierta confianza después de haber dado un buen número de vueltas a Montmeló, empecé a ser más agresivo en este punto. El tarado de la horquilla me resultó algo blando, aunque desde Triumph insistieron en que habían optimizado su comportamiento para este circuito. Con la horquilla comprimida y el freno delantero amarrado era sumamente fácil llegar “de lado“ al interior de esta curva.

La agilidad que se ha ganado con la altura del eje del basculante se hacía patente en este punto, pues el tren trasero se notaba muy ligero y en ocasiones se despegaba del suelo con las imperfecciones del asfalto.

Pero aunque todo esto pueda parecer que son desventajas, son producto de la agilidad de esta configuración, que ha sido muy bien planteada; por un lado el embrague antirrebote permitía hacer deslizar el tren trasero “al gusto”, sin rebotes ni reacciones extrañas, lo que para mí es genial acierto. Por otro lado, la puesta a punto del ABS también permitía jugar a hacer “supermotard” con esta moto, lo que demuestra que en Triumph han sabido interpretar cómo ha de ser un ABS para circuito: muy, muy, muy poco intrusivo.

Nota en la Frenada de la Curva Repsol: Notable.

 

Ver más

Prueba Triumph Street Triple 2017. Circuito de Montmeló, Recta principal

En sexta y ¡cortando encendido!. El fotógrafo captó el momento en el que la Triumph Street Trople RS estaba dándolo todo en Montmeló.

En sexta y ¡cortando encendido!. El fotógrafo captó el momento en el que la Triumph Street Trople RS estaba dándolo todo en Montmeló.

RECTA PRINCIPAL. Tras la curva de entrada a meta de Montmeló, famosa tanto por ser rapidísima como por ser clave en finales de carrera de infarto –y si no, que se lo pregunten a Lorenzo–, llega la larguísima recta de meta, donde la Triumph Street Triple RS dio todo lo que llevaba dentro.

En este tramo el protagonismo cae del lado del motor, que ha de llevarte lo más rápido posible hasta la primera curva, pero también es muy importante la configuración de la parte ciclo.

Empezaré por este último punto, ya que la nueva altura del eje del basculante podía poner en apuros la estabilidad a alta velocidad. Pero aquí entra en juego el nuevo basculante, que nos recalcaron que había sido diseñado para ganar estabilidad; no sé muy bien qué hicieron, pero es más que evidente que lo lograron. Nada, ningún movimiento que no fuese hacia adelante a toda velocidad, y esto es un gran mérito en una moto sin protección aerodinámica.

He dejado para el final lo mejor, el nuevo motor de la Street Triple RS. Con sus 765 cc y 123 cv para 166 kg, esta moto es toda una súper-deportiva sin carenado, de hecho, en Triumph no ocultaron que era ese el objetivo de esta moto; para los que quieran algo menos agresivo ya están la Street Triple R y Street Triple S.

Comparativa-ST-765-RS-con-ST-765-R-y-ST-675-2015-V.03

La Triumph Street Triple 765 RS (rojo) alcanza los 123 cv, pero para ello sacrifica el medio régimen, donde la Triumph Street Triple 765 R (verde) se muestra más competitiva. En cualquier caso, ambas superan por mucho al modelo anterior, la Triumph Street Triple 675 R (azul).

Me llamó mucho la atención que la curva de potencia de la versión R es mejor que la de la RS en prácticamente toda su gama de revoluciones y no es hasta superar las 10.200 rpm cuando la configuración de la RS comienza a despuntar sacando los 5 cv de ventaja que hay entre estos dos modelos. La RS tiene entre 7.700 y 8.800 rpm y también entre 9.100 y 10.100 rpm dos divertidos baches de potencia que hacen que sientas un divertido incremento de potencia en esas zonas del cuentavueltas, lo que transmite sensaciones de “moto de carreras” aunque, dicho sea de paso, la versión R se muestra superior en toda esa zona.

Bueno, volvamos a la recta de meta de Montmeló. Tras salir de la última curva dándolo todo para encarar la recta a la mayor velocidad posible, pliegas el pecho al depósito y empalmas las dos últimas marchas para extraer todo lo que el nuevo tricilíndrico lleva dentro.

Y poco antes de que empiecen las señales de referencias para la frenada de la primera curva, notas cómo el motor ha llegado al máximo. En sexta y a poco más de 240 km/h entra en funcionamiento el corte de encendido, que nos indica que, tal y como nos habíamos planteado, le hemos sacado a la Triumph Street Triple RS 2017 todo lo que llevaba dentro.

Nota en Recta principal: Notable alto.

Ver más

Conclusiones tras la prueba de la Triumph Street Triple 765 RS 2017

Prueba-Triumph-Street-Triple-2017-Perfil-02-

Aún con sus pequeñas imperfecciones, tenemos que dar la enhorabuena a los hombres de Hinckley, pues con esta nueva Street Triple han logrado subir el listón de la categoría.

Después de todo esto sobra decir que me ha encantado esta moto. Una vez más los responsables de Triumph han creado una moto que cumplirá con todas las expectativas y que es capaz de convertirse en un referente en el mercado.

En materia de prestaciones, su nueva cilindrada la hace subir un par de peldaños y mirar más de cerca a modelos con una cilindrada superior que, con cifras de peso superiores y potencias similares, tan sólo podrán sacar pecho de cifras de par máximo para defenderse de ella.

En cuanto a comportamiento creo que podríamos tildar a esta moto como la referencia de la categoría sin dudarlo demasiado, pues en conjunto no creo que ninguna de sus rivales le pueda toser.

Por último, en materia de electrónica yo voy a apostar por ella concediéndole mi título de “el ejemplo a seguir”, no sólo para las motos naked de media cilindrada, creo que las Supernaked también deberían poner los ojos en ella y, más aún, algunas de las más modernas Superbike también tendrían mucho que aprender de esta británica.

Pero no es oro todo lo que reluce y hay algunos detalles que, después de esta emocionante toma de contacto, creo que son puntos a mejorar para la Street Triple RS.

Empezaré por el más sencillo; la pata de cabra se ha diseñado con mucho estilo, muy bien integrada en el diseño pero difícil de accionar. Quizá creas que esto es una tontería, pero si piensas la cantidad de veces que se utiliza este elemento, creo que debería ser obligatorio que las patas de cabra fueran de fácil manipulación.

El nuevo joystick con el que te mueves por el “Sistema Operativo” y que hace tan fácil la navegación está muy próximo al mando de los intermitentes, siendo muy sencillo confundirte entre uno y otro, más aún cuando llevas guantes de invierno.

Street-Triple-S-vs-R-vs-RS-2017

Ver animación: Diferencias entre la Triumph Street Triple S 2017 (color Rojo), la Triumph Street Triple R 2017 (color Blanco) y la Triumph Street Triple RS 2017 (color Gris).

Por último, voy a poner en mi lista de cosas a mejorar el rendimiento del motor en configuración RS, pues como he dicho antes, la configuración de la versión R está más llena de par y potencia hasta muy arriba en el cuentavueltas. Es cierto que Triumph ha querido dar a esta RS un comportamiento más deportivo y ha apretado el motor para sacar el máximo rendimiento, pero para ganar esos 5 cv a 11.700 rpm se sacrifica algo de rendimiento entre 6.000 y 10.000 rpm, que es un régimen mucho más lógico para una moto que, aunque de carácter deportivo, no deja de ser una moto naked.

En cualquier caso, aún con sus pequeñas imperfecciones, tenemos que dar la enhorabuena a los hombres de Hinckley, pues con esta nueva Street Triple han logrado subir el listón de la categoría con una moto por la que yo vendería mi alma al diablo.

Ver más

Galería de fotos de la Triumph Street Triple 765 RS 2017

Ver más