Opinión Triumph Speed Triple RS

Lo mejor

A mejorar

  • Diseño y elegancia
  • Motor mejorado y más reactivo
  • Agilidad del conjunto
  • Nivel de acabados
  • Altura de estriberas en circuito
  • Protección aerodinámica

Probamos la nueva Triumph Speed Triple RS en su presentación internacional

La nueva Triumph Speed Triple RS 2018 era el as que la firma británica tenía guardado en su manga. Su buque insignia ha recibido mejoras para ponerla un poco más arriba en el escalafón de las Super Naked más avanzadas y el resultado es mejor que bueno. ¡Comenzamos!


Hay pocas marcas que consigan hacer motos tan elegantes como las que produce Triumph pero sin duda la nueva Triumph Speed Triple RS reúne unas características que la posicionan como una de las motos más elegantes y pasionales que hay en el mercado.

Se trata de una Super Naked de 150 cv con electrónica de última generación, un motor que ahora es mucho más vivo y un diseño que podrá gustar más o menos pero que indiscutiblemente ha sido cuidado hasta el mínimo detalle para ofrecer una estampa de alto standing. Esta británica es, sin duda, una moto que desprende clase, estilo y elegancia la mires por donde la mires.

Nos fuimos hasta Almería para probarla. Allí nos recibió un buen clima, buenas carreteras y un circuito que estaba esperándonos para que pudiésemos llevar esta moto hasta sus límites, y sólo te puedo decir que la nueva Speed Triple se defendió como gato panza arriba corroborando lo que ya predecíamos: las mejoras le han sentado muy, muy bien, y como buena Triumph, ofrece un comportamiento impecable.

La Speed Triple es el buque insignia de la marca británica, un modelo carismático para el que se defienden algunos aspectos del diseño por encima de las prestaciones, algo que si bien podría ser discutible, hace que la moto tenga personalidad propia y un encanto especial.

Con los nuevos cambios introducidos, esta moto gana en prestaciones y manejabilidad pero además tiene mejoras electrónicas que la sitúan a un altísimo nivel tecnológico; argumentos todos ellos suficientes para situarla en la élite de su segmento.

Y más allá de eso, ofrece una distinción y una elegancia que la diferencian de las demás. Por todo esto, la nueva Speed Triple RS 2018 lo tiene todo para ser una de mis escogidas dentro de en mi garaje ideal.

¿Quieres conocerla más de cerca? Sigue leyendo y te lo contamos todo sobre ella.

Las novedades de la Triumph Speed Triple RS

La nueva Triumph Speed Triple RS 2018 ha recibido mejoras en el motor que se han centrado en aligerar elementos internos del motor, con los que se ha logrado una respuesta más reactiva y, al mismo tiempo, una mayor agilidad, algo que se ha obtenido al poner el foco en aligerar piezas que están en movimiento dentro del motor.

Tanto la curva de par como la de potencia mejoran sensiblemente, pero cuando percibes realmente los cambios es cuando vas en marcha, puesto que han conseguido que esta Triumph Speed Triple parezca más una naked de peso medio que una gran Super Naked de 150 CV.

Los cambios le han sentado tan bien a esta nueva versión que parece mentira que se trate de una nueva mejora sobre un propulsor que tiene ya muchos años a sus espaldas, pero que realmente está demostrando que es competitivo ante los modelos de mayores prestaciones del mercado.

Mejoras electrónicas.


Sin duda no podía faltar en esta nueva versión la pantalla TFT de 5 pulgadas a color y de gran resolución que equipan los modelos últimos de Triumph. Está pantalla permite que nuestra interfaz con la moto sea mucho más actual, moderna y, como hemos dicho en otras ocasiones, sea un referente en lo que es el desarrollo de los cuadros de mandos digitales de la actualidad.

En lo que respecta a los diferentes modos de conducción y a las ayudas electrónicas, la Speed Triple ya contaba con estos sistemas, pero como es lógico, han evolucionado ofreciendo ahora una mejor adaptación a nuestras necesidades.

Ver más

Guía rápida de características y novedades en la Triumph Speed Triple RS 2018

Las principales mejoras de esta nueva Triumph Speed Triple se han producido en el motor, pero eso es sólo el principio, pues hay un largo listado de interesantes cambios que podrás encontrar en esta moto. A continuación, nuestra guía rápida de características y novedades de esta moto:

  • Motor de 1.050 cc rediseñado a fondo con 105 componentes nuevos.
  • Más potencia (150 CV) y más par (117 Nm). Ahora empuja con aún más ganas y sube de vueltas más deprisa.
  • Silenciadores deportivos Arrow de serie en la Speed Triple RS.

 

  • Panel de instrumentos TFT a color de 5″ con hasta cinco modos de conducción.
  • Innovadores mandos retro-iluminados de LED.
  • Unidad de medición inercial (IMU).

 

  • Chasis de aluminio de doble viga con basculante monobrazo.
  • Suspensiones de altas prestaciones, frenos Brembo y neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa.
  • Mayor comodidad para el motorista.
  • Llantas con acabado de alto brillo y silenciadores rediseñados.
  • Carrocería aligerada con piezas de fibra de carbono y subchasis de aluminio mate.

 

  • Panel de instrumentos TFT a color ajustable.
  • Nuevo ordenador de a bordo.
  • Nuevos mandos con botones retroiluminados.
  • Acelerador electrónico.
  • Modos de conducción.
  • ABS y control de tracción optimizados para curva.
  • Arranque y bloqueo de la dirección sin llave
  • Control de velocidad
  • Iluminación DRL*

Ver más



Triumph Speed Triple RS 2018. Precio y rivales

Si miramos a las rivales que se encuentra la Triumph Speed Triple RS en el mercado hemos de destacar la KTM 1290 Super Duke R (17.399 €) y la Ducati Monster 1200 R (19.890 €), puesto que son las únicas a este nivel de prestaciones que no derivan de modelos deportivos.

Otra moto que no debemos dejar a un lado, y que además es novedad 2018, es la nueva Honda CB1000R (14.600 €), una moto que acaba de llegar al mercado dando un puñetazo en la mesa gracias a un diseño que está llamando mucho atención y que dentro de muy poco podremos conocer de primera mano. Se trata de una novedad muy llamativa que parte de la base del modelo anterior, una moto que no destacaba por tener unas prestaciones muy generosas sino un funcionamiento muy noble y suave, aspectos que con toda seguridad, seguirán caracterizando a esta nueva japonesa.

Obviamente no podemos olvidarnos de los modelos de referencia de otras marcas como son la Aprilia Tuono V4 (18.549 €), la BMW S 1000 R (15.350 €), la Yamaha MT-10 SP (18.299 €), la Kawasaki Z1000R (15.275 €) o la Suzuki GSX-S1000 (12.699 €), todas ellas modelos del peleadísimo segmento super naked y con importantes argumentos a su favor.

Si analizamos la Triumph Speed Triple RS 2018 por su precio y frente a sus rivales, nos damos cuenta de que el precio de la moto británica es una de sus principales bazas, pues ofrece el nivel de equipamiento de los modelos más caros con un coste cercano al de los modelos más económicos. Sin duda, la Triumph Speed Triple RS ofrece la mejor relación calidad/equipamiento/precio.

Pero si los 16.250 € te parecen mucho, siempre puedes recurrir a la Triumph Speed Triple S que por un precio de 14.150 € tiene casi los mismos avances y un precio que, esta vez sí, está al nivel de los modelos más económicos del segmento.

Ver más

Con la Triumph Speed Triple RS por carretera

La primera parte del recorrido con la Triumph Speed Triple RS fue por carretera, combinando autovía y tramos de carretera rápida con zonas muy reviradas que nos permitieron comprobar el funcionamiento de esta nueva moto en las condiciones que se moverá habitualmente.

Y lo cierto es que desde el primer momento notas que los cambios que se han realizado han mejorado mucho el comportamiento de la Speed Triple. Una de las características que define a este modelo era el ser una moto algo más perezosa de reacciones respecto a los modelos más ágiles que podíamos encontrar en el segmento y esto lo han arreglado eliminando peso del interior del motor y obteniendo un comportamiento mucho más alegre que se agradece prácticamente en cualquier situación en la que nos movamos.

Tanto si vamos a bajas revoluciones como si queremos una fuerte aceleración o nos movemos en la parte alta del cuentavueltas, este motor ofrece una reactividad impresionante y esto hay que añadirlo al amplio catálogo de puntos a favor con el que ya cuenta hasta ahora la moto.

También es cierto que la configuración del propulsor, un tricilíndrico en línea, sigue demostrando ser perfecta para casi todo, pues es capaz de ser muy suave cuando rodamos a un ritmo muy bajo de revoluciones, como cuando le pedimos sus mayores prestaciones.

Por todo esto fue una delicia circular por carreteras reviradas disfrutando de la generosidad de su motor en el que destaca una tercera marcha súper versátil.

Las ayudas electrónicas son configurables y esto nos permitió adecuar el comportamiento de la moto a nuestros gustos, tanto para disfrutar de la mayor suavidad como a la hora de ir quitando ayudas electrónicas para disfrutar al máximo de la conducción.

Hay que destacar que en esta moto no es necesario desconectar las ayudas electrónicas cuando vas “con el cuchillo entre los dientes”, puesto que los ingenieros de la marca británica han sabido poner unos niveles de intervención suficientemente bajos como para permitir una condición muy deportiva sin que estos elementos sean un inconveniente y, de esta forma, puedan aportar la seguridad extra para la que están diseñados también en conducción muy agresiva.

También hay que destacar la comodidad de esta moto, pues tanto en la posición de conducción, algo adelantada sobre el tren delantero, como por la posición de los mandos así como el mullido de su asiento, hacen que estemos ante una moto que nos permite pasar prácticamente todo el día sobre ella –que fue lo que hicimos– sin que la postura que adoptamos nos resulte cansada (y esto es todo un logro en una super naked).

Ver más

En Circuito. Así va la nueva Triumph Speed Triple RS 2018

La traca final vino cuando llegamos al circuito de Almería, donde nos esperaban tres tandas en las que fuimos a sacar lo máximo de esta moto británica.

Se trata de un trazado con todo tipo de curvas y zonas rápidas que nos permite sacar el máximo partido de la moto que allí probemos. Con la Triumph Speed Triple RS pudimos experimentar que se trata de una moto que podría ser una perfecta circuitera y que con pocas mejoras no tiene ningún inconveniente en ser una moto con la que puede pelear contra el cronómetro.

En solo tres tandas pudimos sacar un gran partido de ella y ver que tanto la parte ciclo como las suspensiones son capaces de aguantar un nivel muy alto mientras que el motor ofrece una potencia más que sobrada para tratarse de una super naked.

Los estribos son la única mejora que necesitaría esta moto para convertirse en una habitual de los circuitos, puesto que se llega tocar con ellos en el suelo con cierta facilidad cuando pilotamos al límite y esto impide realizar inclinaciones más fuertes que sí tolerarían tanto la parte ciclo como los neumáticos.

Más allá de eso se trata de una moto perfecta y muy, muy divertida que además cuenta con unas ayudas electrónicas que también son capaces de ser muy útiles en conducción en circuito, algo que no pueden decir algunas de las Superbikes más tecnológicas del mercado, y esto es algo que habla muy bien del desarrollo tecnológico de la marca británica, que entiende perfectamente cómo sacar el mayor rendimiento de estas nuevas tecnologías.

En el Circuito de Almería, volvimos a comprobar que la tercera marcha resulta súper versátil, sacándote de las curvas con fuerza y llevándote disparado hasta la siguiente frenada.

Si bien es cierto que los responsables de Triumph nos ofrecieron una puesta a punto de las suspensiones algo más dura –algo que pedí tras la primera tanda–, he de confesar que me parece casi increíble el exquisto comportamiento que es capaz de ofrecer la Speed Triple en conducción deportiva.

Por más rápido que pudimos ir con ella, no aparecieron movimientos extraños ni en frenadas fuertes, ni en curvas lentas. En las curvas más rápidas –concretamente en la que sale a la recta de atrás– sí noté cierto movimiento, pero éstos se debían más al deslizamiento de la trasera que a la puesta a punto de la moto.

Y ya que hablamos de deslizamiento, llega el turno de hablar de las ayudas electrónicas. La Triumph Speed Triple RS es la primera moto con la que he entrado en circuito y a la que no he quitado estas ayudas –siempre que hay la opción, selecciono “Off”–. El modo de conducción Track está configurado para ofrecer la mínima intervención y te puedo asegurar que disfruté como un enano haciendo derrapar la trasera con la ayuda del control de tracción, mientras que el ABS no dio señales de vida ni en las frenadas más bestias, algo que es muy de agradecer.

Sin duda, hay que ponerle un sobresaliente alto en conducción en circuito a esta super naked que es capaz de sacarle los colores a alguna de las superbikes actuales.

Ver más

Conclusión y Opiniones. Triumph Speed Triple RS 2018

Personalmente me parece que la Triumph Speed Triple RS 2018 es una moto que reúne cualidades por las que a mí me atrae mucho. No solo tiene altas prestaciones y unas cualidades dinámicas de primera línea, sino que cuenta con una electrónica de última generación como la que debería tener cualquier moto actual de alta gama.

Pero si hay algo que me enamoró de esta moto ha sido su diseño, puesto que emana distinción y elegancia la mires por donde la mires, y esto es algo que puede llegarte a tocar muy dentro, como ha sucedido conmigo. Se trata de una moto perfecta para todos aquellos que quieran lucir con orgullo una moto que destaca tanto por sus prestaciones como por su elegancia.

Pero lo mejor de todo es que todo esto lo ofrece a un precio muy interesante, pues si ponemos en la balanza, no sólo una cantidad de euros, sino todos los extras que incorpora, ésta caerá del lado de la Speed Triple en la mayoría de los casos.

Como aspectos que mejorar, diría que le vendrían muy bien unas estriberas regulables en altura para los días en circuito. También me encantaría que hubiese opción de contar con suspensiones electrónicas, aunque es de justicia decir que las que tiene funcionan muy bien.

La Speed Triple RS tiene llave electrónica, algo que me gusta cada vez más, pero también es cierto que has de sacar la llave para abrir el depósito, algo que le resta encanto a una moto de su nivel.

En fin, como podrás ver, las mejoras que se me ocurren no son más que detalles con los que mejorar esta británica, que cuenta con un amplísimo catálogo de argumentos para convencerte si es que estás pensando en una moto de este estilo.

Te seré sincero. Después de acudir a su presentación internacional, he mirado varias veces mi cuenta corriente y llevo días haciendo números…

Ver más

Galeria de fotos Triumph Speed Triple RS 2018

Fotos de acción con la Speed Triple RS.


 

Fotos estáticas Speed Triple RS.


Detalles de la Speed Triple RS.


Vídeos Triumph Speed Triple RS 2018