Hemos tenido la oportunidad de acudir a la presentación internacional de la nueva Triumph Speed Triple R, que se mete en el selecto grupo de las Súper Naked RBW, una moto que tras recibir una profunda actualización se ha convertido en la mejor Speed Triple de todos los tiempos.

Highlights técnicos

Marca: Triumph
Modelo: Speed Triple R
Año: 2016
Cilindrada: 1050cc
Potencia: 140CV
Peso: 192kg
Precio: 15.200 €
A falta de recibir una remodelación completa que incorpore una nueva versión del ya mítico propulsor tricilíndrico de 1050 cc de la Speed Triple, Triumph ha actualizado uno de sus modelos más carismáticos para darle una nueva vida. No sólo se ha mejorado -y mucho- su propulsor, sino que ahora cuenta con electrónica de última generación que sitúa a esta moto en el exclusivo grupo de las Súper Naked más tecnológicas del mercado.


EL SELECTO CLUB DE LAS NAKED RBW

Triumph Speed Triple R 2016

RBW o Ride By Wire, es la definición británica del sistema de acelerador electrónico, una solución más bien sencilla que cambia los cables mecánicos por un potenciómetro unido por conexiones eléctricas a una centralita que se convierte en el centro neurálgico de un sinfín de operaciones electrónicas.

El RBW, que determina la apertura del gas, no es que sea una pieza importante, es LA pieza clave que abre la puerta del maravilloso mundo de la gestión electrónica. Y aunque no son pocos los modelos que cuentan con esta tecnología, sí merecen ser considerados parte de un grupo de élite.

Así pues, la nueva Trimph Speed Triple R, que incorpora el bendito RBW, se alinea en 2016 al grupo de las Súper Naked más tecnológicas y es con éstas contra las que ahora compite.

Pero de entre todas ellas, las rivales directas de la Speed Triple son la BMW R 1200 R y la Ducati Monster 1200 R, dos modelos que además de tecnología y golosas prestaciones, aportan un ingrediente de carisma y distinción que es el verdadero fuerte de nuestra protagonista.


AÑO NUEVO, MIRADA NUEVA...

Triumph Speed Triple R 2016
Si hablamos de su diseño, es obligatorio empezar por su doble faro, elemento que caracteriza a esta moto desde 1997. Las ópticas de 2016 adoptan nuevas formas que suponen un giro de tuerca al diseño anterior, y son dos los detalles a reseñar en este aspecto: Por un lado la inclusión de la luz diurna, que supone un cambio significativo en la mirada de esta británica.

Por otro lado, las esferas internas vuelven a ser redondas, un cambio que se produce como respuesta a las críticas de los más puristas que no vieron con buenos ojos que en 2011 se abandonara el tradicional doble faro redondo.

Este aspecto resulta tan curioso como interesante, pues de perfil hasta parece haber vuelto a las formas tradicionales mientras que si la miras frente a frente, apreciarás el sutil trabajo de los diseñadores británicos.

Volviendo con la vista lateral, hay que poner la mirada en el colín, que es más afilado y atractivo. Sus acabados, las estilizadas tapas laterales y la nueva mirada de la Speed Triple, hacen un conjunto muy atractivo y agresivo; una moto con personalidad propia que enamorará a algunos y a otros, les volverá sencillamente locos.


ENROSCANDO EL RBW

Prueba Triumph Speed Triple R 2016

Esta prestación internacional tuvo lugar entre Salou, donde nos alojamos, y el Circuito de Calafat. Fuimos desde el primer punto hasta el segundo por una ruta que nos llevó por bonitas carreteras de la zona. Lástima que el atenazante frío no me permitiera disfrutar ni de la ruta ni de la moto durante los primeros 100 kilómetros, tiempo en el que, entre toda la información proporcionada por el nuevo tacómetro, eché en falta un termómetro.

Por suerte, el sol quiso que la temperatura se elevara hasta convertir aquella mañana en una jornada perfecta para disfrutarla en moto. Supongo que el hecho de saber que nuestro destino era el Circuito de Calafat, también nos ayudó a caldearnos y fue un importante aliciente para empezar a entonarnos antes de llegar a la pista con ganas de comprobar hasta donde podía llegar esta británica.

Así pues, los últimos kilómetros hasta Calafat me sirvieron para comprobar que la nueva Trimph Speed Triple R está llena de par y siempre dispuesta a ofrecer excitantes aceleraciones al gusto del consumidor.

No me hizo falta llegar al circuito para saber que el comportamiento perezoso y algo pesado de versiones anteriores había quedado en una anécdota del pasado, y que está moto es una perfecta contendiente del segmento Súper Naked.

Sus 140 cv pueden resultar pocos mirando los 180 de la KTM 1290 Super Duke R o incluso los 160 de la BMW S 1000 R, pero la Speed cuenta con un portentoso tricilíndrico que, no sólo es la perfecta combinación entre un "tetra" y un "bi", si no que le confiere un comportamiento del que, tengo que reconocerlo, estoy totalmente enganchado.

Su pelea tampoco es la de ser la Súper Naked más potente y deportiva, eso se lo deja a modelos como los que acabó de mencionar, pues esta Triumph tiene de su lado el ser uno de los modelos más carismáticos de la firma británica.

Junto con la gama Classic, la Speed Triple, es el modelo más querido por los "insiders" de la marca, que afirman que este modelo fue en 1994 la precursora de un segmento -el de las Súper Naked- y eso la autoriza a mirar por encima del hombro a sus rivales sabiéndose la "matriarca" de la categoría. Por eso, cuando te subes a una Speed Triple R, has de saber que para ella las prestaciones puras no son más que otra de sus cualidades.


RETORCIENDO EL RBW

Prueba Triumph Speed Triple R 2016 013

Triumph cuenta con un excelente equipo de desarrollo de sus productos. Es muy común escucharles hablando de la “Riding Experience” cuando te explican cuáles han sido las guías del trabajo de evolución que han llevado a cabo.
Y a mí me encanta que hagan tanto énfasis en esa experiencia de conducción, pues cuando te subes a sus motos, es evidente que hacen muy bien su trabajo y son capaces de cumplir sus objetivos.

Por eso, adquiría aún más interés esta oportunidad que nos brindaron de probar la versión R de la nueva Triumph Speed Triple 2016 en de Circuito de Calafat.

Si no conoces la pista, te diré que cuenta con dos complicadas chicanes, tres curvas muy cerradas y un par de ellas muy rápidas que acaban por ofrecerte todo un catálogo de curvas; excelente para la prueba de una moto como esta.

Hacía años que no pisaba este circuito, así que no quise activar el chip “vuelta rápida” y opté por centrarme en disfrutar con ella. Algunos wheelies después ya tenía el cuchillo entre mis dientes y peleaba por afinar mis trazadas para sacar el máximo partido a esta moto.

No es que me calentara muy rápido –aunque así fue– es que esta moto consigue que todo sea fácil, y apenas unas vueltas después, parece que llevas con ella toda la vida.

Ya lo hemos hablado antes, su tricilíndrico tiene mucha potencia, pero su excelente respueta se complementa con una brillante parte ciclo. Es ágil, te deja meter la moto por donde quieres, y si has trazado mal, no te será difícil cambiar tu trayectoria.

Que decides abrir el gas a fondo a la salida de un viraje... pues te encontrarás que la Speed seguirá tu trazada como si fuera un tiralíneas. Digamos que te ayuda a todo lo que necesites.

Tiene un mordiente de frenos que aún en las condiciones más complicadas, va sobrado mientras que las suspensiones ofrecen un excelente comportamiento tanto en carretera como en circuito.

En la última salida a pista, los técnicos allí presentes regularon las suspensiones de mi moto con la configuración más radical de las cuatro que te proponen en el manual de usuario. Y apenas tracé dos curvas para darme cuenta que, una vez más, los chicos de Triumph lo han bordado.

Te podría decir que a esta moto sólo le faltaba un carenado que te protegiera contra el viento para ser una excelente deportiva; algo sorprendente pues hay que tener en cuenta que esta naked no procede de una deportiva a la que le hayan quitado el carenado; sin embargo, instalándole uno, podría convertirse en una perfecta sbk…


PIONERA

Si en 1994 Triumph inició el camino de lo que hoy conocemos como el segmento Súper Naked, en 2016 podemos afirmar que ha llegado la mejor versión de la Speed Triple. No sólo sigue siendo la moto elegante y carismática que nació hace 22 años, ahora tiene un propulsor a la altura de lo que exige el segmento y cuenta con una tecnología con la que consigue que la “matriarca” de un golpe sobre la mesa poniendo en orden la categoría.