Por fin probamos la Triumph Scrambler 1200 XE 2019

La Triumph Scrambler 1200 XE ha pasado, por fin, por nuestras manos. La moto neo-retro británica se erige en esta versión como una de las motos más versátiles que hay en el mercado, con electrónica de última hornada, estética refinada y capacidades de auténtica trail. ¡Te contamos nuestra experiencia!


La Triumph Scrambler 1200 XE 2019 en 5 tweets

  • La Triumph Scrambler 1200 XE se erige como la scrambler más auténtica y radical del mercado.
  • Detrás de la estética pura scrambler se esconden capacidades de una auténtica trail.
  • El conjunto de motor, parte ciclo y electrónica la convierten en una de las motos más atractivas y versátiles del mercado.
  • La versión XE cuenta con una unidad IMU con más posibilidades electrónicas, pero también mejores suspensiones para afrontar tramos off-road.
  • Si quieres más información de esta moto, entra en la ficha técnica de la Triumph Scrambler 1200 XE 2019.

De las últimas novedades de Triumph nos quedaba la espinita de probar la nueva Triumph Scrambler 1200 2019, pero para este modelo hemos tenido la oportunidad de hacer una prueba diferente. Gracias a la sucursal española de la marca británica y al concesionario oficial Gubra, hemos podido disfrutar de una flamante Triumph Scrambler 1200 XE, la versión más avanzada de este nuevo modelo y que quiere convertirse en la referencia de la oleada 'scrambler'. El test lo hemos realizado en la isla de Tenerife, un lugar en el que, aparte de algunas presentaciones internacionales, no es habitual que podamos realizar nuestras pruebas de motos, por lo que te invitamos a disfrutar de nuestra experiencia en las faldas del Parque Nacional del Teide.

Equipamiento

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Comodidad de marcha.
  • Tecnología punta.
  • Versatilidad inédita en una scrambler.
  • Calor del escape en ciudad.
  • Exposición del joystick ante golpes.
  • Bloque sin llave inteligente.

Rivales y precio de la Triumph Scrambler 1200 XE

Ante la ola de modelos de tipo scrambler, ha tenido que llegar la marca de Hinckley y dar un golpe sobre la mesa con la nueva Triumph Scrambler 1200, un modelo que llega en dos versiones diferentes. En este caso disponemos de la Triumph Scrambler 1200 XE (15.900 €), con un precio de unos mil euros más elevado que el de la Triumph Scrambler 1200 XC (14.900 €) debido a las mejoras de equipamiento y componentes, un desembolso que bien puede merecer la pena si quieres una mejora sustancial en el conjunto de la moto. Si, al contrario, tus pretensiones no son tan altas, la marca dispone de la Triumph Street Scrambler, un modelo más dócil y dirigido para el carnet A2.

Gama Triumph Scrambler

Entre las rivales de la Triumph Scrambler 1200 XE hay que destacar sobre todo la BMW R nineT Urban G/S debido a la similitud de características y cilindrada. Por capacidades camperas no queremos olvidarnos de la Ducati Scrambler Desert Sled, aunque en este caso con menor cilindrada y potencia. Lo que queda claro es que es la británica la más campera y la más avanzada y eso se refleja también en un precio ligeramente por encima del resto. Debido a estas capacidades camperas (rueda de 21"), no estaríamos muy locos si la comparamos con sus hermanas Tiger 800/1200 y con modelos de la competencia como la BMW F 850 GS , la Honda Africa Twin, o la Moto Guzzi. ¿Por qué no?

Rivales de la Triumph Scrambler 1200 XE

Ver más

Características de la Triumph Scrambler 1200 XE 2019

Poco más queda que el nombre de la antigua Triumph Scrambler. En esta ocasión además se aprovecha el último motor bicilíndrico en línea para montarlo en estas Triumph Scrambler 1200, un nombre que se ha mantenido convenientemente a lo largo de la historia de la marca desde los míticos modelos Bonneville de los años sesenta. En este caso, el motor rinde unos 90 cv de potencia y 110 Nm de par.

Para el lanzamiento de este modelo, se ha puesto toda la carne en el asador. Su estética se mantiene fiel al estilo scrambler del segmento en el que Triumph tiene gran parte de culpa con elementos como el faro circular o los detalles más todoterreno como el doble escape elevado, el porta-dorsal o el basculante, todos en aluminio. Además nuestra unidad contaba con accesorios opcionales como el guardabarros delantero elevado, las barras protectoras del motor, la rejilla del faro, la cúpula y los topes en el eje delantero, que le aportan un carácter aún más agresivo. Por supuesto, el esquema de color es bellísimo, en un blanco con franja verde realmente elegante. Tendría que ver la otra combinación en azul con franja negra para decantarme por una de las dos opciones de Triumph Scrambler 1200 XE... No faltan detalles como el tapón del depósito con cierre especial o las protecciones de maneta.

Las Triumph Scrambler 1200 han sido dotadas con componentes de renombre como los frenos, con dos sorprendentes discos flotantes delanteros de 320 mm con pinzas Brembo monobloque M50 mientras que detrás también encontramos un conjunto Brembo de dos pistones mordiendo un disco de 255 mm. Su vertiente campera queda en evidencia por su rueda delantera de 21" más propias de una trail endurera que de una 'scrambler de postureo'. Este enfoque más agresivo se potencia en la Triumph Scrambler 1200 XE, versión que tiene unas características propias y diferenciadoras respecto a la XC en las suspensiones: horquilla Showa regulable (acabado en dorado) de 47 mm de diámetro (45 en la XC) y 250 mm de recorrido (en vez de 200). Detrás confían en un conjunto de amortiguadores Öhlins, pero también con 250 mm de recorrido. Las diferencias también aparecen con el basculante más largo, el manillar más ancho, el asiento 50 mm más alto y unas cotas generales un poco diferentes.

La tecnología brilla en la Triumph Scrambler 1200 y más en la versión XE. Una pantalla TFT preside el panel de instrumentos por el que puedes moverte mediante un joystick en la piña izquierda. Cuentas con hasta 6 modos de conducción (1 más que la XC) y ABS y control de tracción coordinados con una unidad inercial IMU, además de iluminación full LED, llave inteligente (aunque con bloqueo de manillar manual), control de crucero, toma USB, puños calefactables o sistema de monitorización de la presión de los neumáticos.

Ver más

Prueba Triumph Scrambler 1200 XE 2019

Es difícil afrontar la prueba de una Triumph Scrambler 1200 XE. Por las características que nos llegan en un principio, podrías enfocarla en un uso urbano, distinguido por su estética cuidada y para un usuario con pretensiones asequibles dados sus 90 cv de potencia. ¡Pero cómo vamos a desaprovechar las posibilidades que te brindan semejantes frenos y suspensiones con rueda delantera de 21" y una tecnología de última hornada!

Por eso, hay que hablar desde diversos puntos de vista. En primer lugar, la Triumph Scrambler 1200 XE es un modelo que gusta. Su aspecto se lleva todas las miradas en la ciudad. Su aspecto es imponente por su envergadura, pero también por su belleza. Seguramente es de las pocas motos que saben mezclar belleza y contundencia estética con tanto acierto. En las calles de la ciudad es donde realmente me sorprende por su fácil manejo a pesar de sus dimensiones, más cercanas a las de una trail de gran cilindrada. Su motor es perfectamente dócil, sobre todo si eliges el modo de motor Rain para que todo fluya, aunque la verdad es que en cualquier otro modo el bicilíndrico se comporta con gran suavidad. No dejan de ser más de 200 kg, pero en marcha el conjunto es ágil y nos gusta pensar en ella como moto para todos los días. ¿Por qué no? Sólo tendrás que llevar un buen pantalón para que el escape elevado no te dé demasiado calor en la zona interna de la pierna. Muy bonito, claro que sí, pero sin suficiente aislante en la zona de los colectores que disipen el calor por otro lado.

Salimos por autovía y echamos mano del sencillo control de crucero (desactivable frenando, accionando embrague y también acelerando), siempre un plus de comodidad. La estabilidad en marcha es magnífica aunque siempre se podrá mejorar ajustando los conjuntos de suspensiones delantero y trasero según las circunstancias.

La diversión a lomos de la Triumph Scrambler 1200 XE llega en carreteras reviradas. La sensación es que estás muy relajado hasta que ves en el velocímetro digital lo realmente rápido vas. Si quieres ir con el cuchillo entre los dientes, debes ajustar un poco las largas suspensiones, no tan recomendables para este tipo de conducción, pero sí me quedo con la gran estabilidad que aporta la pareja de muelles trasera que no se mueve ni un ápice por muy fuerte que frenes, algo en lo que ayudan los potentes frenos y el embrague antirrebote. Excelente sensación de seguridad. Por si fuera poco, nos adentramos en un 'mar de nubes' y niebla que hicieron precipitar grandes dosis de humedad sobre el asfalto. El conjunto de motor, parte ciclo y asistencias electrónicas no me hicieron temer lo más mínimo, incluso en el modo Sport, el más agresivo. La sensación de tenerlo todo bajo control es perfecta, incluso con pasajero (con mucho espacio, por cierto), a pesar de contar con unas suspensiones tan elevadas (sobre todo de delante) y unos Metzeler Tourance no todo lo asfálticos que uno desearía en estas circunstancias.

Pero es precisamente ésta una de sus virtudes. Con estas gomas y suspensiones, echas un vistazo a un lado y te adentras sin pensártelo dos veces en el primer camino que te hace un guiño. Cambiamos al modo Off-Road y, más aún, al específico de la Triumph Scrambler 1200 XE denominado Off-Road Pro con las asistencias aún más anuladas y adaptadas al barro. Por posición de pie, dimensiones y capacidades, se convierte en un juguete. No dejan de ser más de 200 kg incomparables a una moto de enduro, pero en manos duchas en off-road se le puede sacar mucho partido. Cruzar la rueda trasera a tu elección está al alcance de tu puño de gas mientras mantienes los obstáculos a raya gracias a una altura más que sobrada. No quiero ni pensar lo bien que tiene que ir esta Triumph Scrambler 1200 si le montas unos Pirelli Scorpion Rally o unos Continental TKC 80...

Por último, me gustaría comentar la usabilidad de todo el entorno de la Triumph Scrambler 1200 XE. Gracias a su tecnología, tenemos a nuestra disposición un arsenal electrónico de primer nivel que podemos elegir y ajustar a nuestro gusto con innumerables opciones de modos de conducción o distintas formas de visualizar la atractiva pantalla TFT a color, que no da problemas de visibilidad excepto cuando le da el sol completamente en picado. La navegación es intuitiva y poco tardarás en familiarizarte por sus menús gracias al joystick, un elemento muy útil pero con el que hay que llevar cuidado, ya que me da la sensación de que está demasiado expuesto a golpes o 'enganchones'.

Ver más

Conclusión y opiniones de la Triumph Scrambler 1200 XE 2019

Después de probar una moto como la Triumph Scrambler 1200 XE te asalta una y otra vez la misma duda. ¿Para qué tipo de usuario va dirigida una scrambler? Como hemos dicho, es una perfecta moto de postureo, en el mejor sentido de la palabra, por una estética arrolladora y bella a partes iguales que además permite incontables opciones de personalización. En este entorno urbano se maneja muy bien, lo que te hace pensar también en una moto para tu día a día, con una suavidad de motor muy dócil y una seguridad general muy palpable. Pero, claro está, el arsenal tecnológico y sus características son más propias de una auténtica trail que de una impostora que se queda en una cara bonita, con unas posibilidades, tanto en carretera como en off-road, que la convierten en una de las motos más versátiles a las que me he subido en mi vida.

Entonces, ¿para quién es esta Triumph Scrambler 1200 XE? Para ti. Da igual el tipo de usuario que seas porque es una moto que te va a agradar en cualquier uso. Efectivamente, va a haber modelos mucho más especializados, pero difícilmente encontrarás una moto tan versátil, tan tecnológica y que a la vez luzca una estética y un carisma neo-retro tan bien conseguido.

Fotos de la Triumph Scrambler 1200 XE 2019

Acción

Detalles

Vídeo Triumph Scrambler 1200 2019