El nuevo SYM Jet X 125 tiene mucho que decir en la cruenta batalla de los scooter compactos.

El nuevo SYM Jet X no es solo un elemento más de la extensa gama de scooter de 125 cc de la marca taiwanesa. Se adentra en el segmento más competido, el de los scooter urbanitas con ergonomía de GT. Pero no renuncia a un deje deportivo, siguiendo fiel a la excelente relación calidad/precio que caracteriza a la marca.


SYM Jet X 125 2022 en 5 tweets

  • El motor refrigerado por agua reúne brío acelerando y velocidad punta mantenida.
  • La pantalla digital LCD multicolor se lee en toda circunstancia.
  • Cuenta con llave inteligente, que activa/desactiva la alarma.
  • EL ABS puede ser intrusivo en las frenadas fuertes.
  • Si quieres más información de esta moto, entra en la ficha técnica del SYM Jet X 125 2022.

El crecimiento de SYM desde su llegada a España en 2004 por medio de Motos Bordoy ha sido imparable y sostenido, fruto de una política de producto muy acertada. El SYM Symphony 125 fue el nº1 en ventas en 2021 y en los 5 primeros meses de 2022, SYM ha obtenido el 11,5% de la cuota de mercado. Ahora es el turno del SYM Jet X 125.

En ese caldo de cultivo, podría parecer no muy racional el lanzamiento de este SYM Jet X 125 habiendo ya un SYM Jet 14 125 en el catálogo de la marca. Nada más lejos de la realidad: aunque estés leyendo la prueba correspondiente al lanzamiento del JET X 125, lleva ya un mes vendiéndose (y muy bien). Una decisión sabia en estos tiempos de escasez de stock de las marcas, en los que tanto en SYM como en motos Bordoy han priorizado la entrega de las motos a clientes antes que el lanzamiento comercial. El mercado les ha dado la razón; SYM ha podido constatar tras un mes de venta que la cuota de mercado del SYM Jet 14 (14% dentro de los scooters compactos) se ha mantenido, mientras que el nuevo modelo Jet X 125 ha irrumpido en el segmento de los compactos apuntándose un 10% adicional. Jugada maestra, pues el segmento ha crecido un 6% respecto al año anterior y supone un 16% del mercado total. Tanto en España como en Europa, hay un 5% de usuarios de coche que se han pasado a las motos (casi todos de 125 cc).

SYM ha sabido leer la dirección del mercado y siendo el Jet 14 un commuter puro de suelo plano, con el Jet X 125 han querido adoptar una estética y una actitud más deportiva por diseño, acabados y equipamiento.

Equipamiento

  • Casco: NOS NS6
  • Guantes: Five CVP
  • Chaqueta: Hevik Merak
  • Pantalones: Racered Nevada
  • Botas: Seventy Degree SD-BC7

Opinión SYM Jet X 125

Lo mejor

Podría mejorar

  • Motor suave y potente
  • Facilidad y posición de conducción
  • Información y confianza del tren delantero
  • Relación calidad-precio
  • ABS intrusivo en frenadas fuertes
  • Espacio para el casco escaso
  • Cables a la vista en manillar de tubo

Precio SYM Jet X 125 2022

El precio del SYM Jet X 125  (3.399 €) aterriza en el segmento más competido entre los scooter 125, donde habitan dos auténticos superventas: Honda PCX125 (3.250 €) y el Yamaha NMAX 125 (3.349 €). Puede que los precios de los tres sean muy parejos, pero el SYM Jet X incluye dos cosas que no ofrecen ni Honda ni Yamaha (al menos, de momento). La primera de ellas son 5 años de garantía transferibles, es decir, si cambia el propietario, la garantía sigue activa, sin intermediarios y sin letra pequeña. Si la ley obliga a 3 años de garantía, ¿en cuánto podemos valorar la extensión 2 años más? ¿150-200  €? El segundo elemento es un seguro a terceros gratis durante el primer año, incluyendo robo e incendio, para mayores de 21 años. Lo podemos valorar en torno a 250 €, que junto a la garantía de 5 años son argumentos muy potentes en el segmento de conductores entre 21 y 25 años, que suelen tener dificultad para encontrar un seguro económico. Llegados a un punto, puede ser decisorio en la decisión de compra, porque el ahorro la sitúa por debajo de la barrera psicológica de los 3.000 €, mientras que al precio de sus rivales hay que añadir el seguro.

3.399 €

Ver más

Novedades técnicas SYM Jet X 125 2022

El SYM Jet X 125 cuenta con un monocilíndrico SOHC de 124,6 cc (Euro5) refrigerado por agua y alimentado por inyección electrónica (Continental) que arroja la nada desdeñable cifra de 12,6 CV. Si tenemos en cuenta que solo pesa 132 kg en seco, ya no sorprende tanto la soltura con la que emprende la marcha, con el añadido de que no vibra.

El diseño del scooter se enmarca, al menos a la vista, en la corriente long & low que impera en el segmento. La sensación es debida a lo bajo de su cúpula, porque la realidad es que la distancia entre ejes (1.350 mm) garantiza un comportamiento ideal para entornos urbanos, en los que la agilidad y el radio de giro son puntos primordiales. La altura del asiento es, eso sí, contenida (770 mm) y al ser bastante largo, acoge a todas las tallas. Hay que reseñar que el tapizado del asiento resbala un poco, si bien no es preocupante.

La parte ciclo también prioriza el comportamiento urbano, destacando el freno de disco delantero con pinza de doble pistón. El freno trasero también es de disco. El caso es que, de lo bien que frena, el ABS tiende a manifestarse en las frenadas más fuertes. Los depósitos del líquido de frenos parecen pequeños y desentonan un poco, junto con los cables que rodean el manillar de tubo a la vista. Ambas ruedas son de 14 pulgadas.

Las suspensiones son confortables y eficaces, quizá un poco secos los dobles amortiguadores traseros en baches pronunciados, pero transmiten confianza tanto en conducción normal como “con prisa”.

La instrumentación digital con pantalla LCD responde muy bien en cualquier condición, sea sol o penumbra. Contiene toda la información necesaria en un scooter urbano. Las piñas cuentan con luz de emergencia (warning); son sencillas y funcionales. La iluminación del Jet X 125 es full LED y los intermitentes se integran en la carrocería en un diseño muy futurista que unas veces recuerda a la PCX y otras, a la NMAX.

La capacidad de carga no es de las mejores, incluido el depósito de 7,5 litros de gasolina, que garantiza una autonomía superior a 200 kilómetros. Debajo del asiento cabe un casco integral, siempre y cuando no sea de una talla muy grande o tenga formas “audaces”. No hay espacio para nada más. Sí hay una guantera amplia y profunda con toma de carga USB, que permitirá cargar el móvil o el GPS. Que el manillar sea de tubo garantiza que puedas utilizar una amplísima gama de soportes en el mercado de accesorios, sea para sujetar tu móvil o cualquier otro dispositivo.

La llave inteligente no precisa que la saques del bolsillo para arrancar la moto. A través de ella se puede activar el sistema de alarma, cuyo sonido es necesariamente desagradable. Afortunadamente se puede “capar” el sonido con la misma llave (manteniendo el bloqueo del scooter y los destellos de luces), pero pierde su efectividad disuasoria ante los cacos.

Ver más

Prueba SYM Jet X 125 2022

Nada más subir al SYM Jet X 125 sobreviene la sensación de familiaridad, porque uno se siente cómodo nada más sentarse. Ayuda lo bajo del asiento, pero también que todo queda a mano de una manera muy natural. Pero lo que más ayuda, sin duda, es lo que no se ve: el peso. La sensación de ligereza es inmediata. Aunque tiene pata de cabra, subirla al caballete es un juego de niños que no intimida al más enclenque.

Arrancamos el motor y percibimos (porque casi no se oye) la suavidad del mismo, que contrasta con la respuesta del gas, enérgica e instantánea, que es lo que requiere la salida de un semáforo. Lo mismo pasa con el “culebrear” entre coches: es muy fácil serpentear a muy baja velocidad sin necesidad de poner los pies en el suelo, porque está muy bien equilibrado de pesos y obtiene del puño del gas lo que se espera de él, es muy fácil modular la transición suave/enérgico. No sorprende con salidas de tono (ni por exceso ni por defecto), lo que es una gran virtud en un vehículo que ha de facilitarte la vida.

Lo mismo ocurre con los mandos, son suaves y de buen accionamiento. La información del panel LCD se lee en cualquier circunstancia de un vistazo, los intermitentes suenan lo suficiente como para que no se te olviden activados y su sonido no es molesto. No pudimos rodar con pasajero, pero las estriberas traseras son escamoteables, mientras que el espacio destinado a las piernas del conductor permite múltiples combinaciones. Sí es verdad que, si llevamos los pies apoyados en el escudo (y tienes los pies anchos, como yo), sobresaldrán un poco por los extremos, pero sin comprometer comodidad ni seguridad.

La entrada en curva es de lo más natural, tanto en curvas de radio amplio como en garrotes. El único pero es la propensión del caballete a rozar en las plegadas a izquierdas, siempre que vayamos “a por nota”.

A la hora de frenar debemos acostumbrarnos a hacerlo de forma progresiva, porque si apretamos con fuerza las manetas, el ABS te hará saber que está ahí, antes de que a tí te interese. Seremos capaces de evitarlo si aplicamos la fuerza sobre las manetas con progresividad, anticipando un poco la frenada y huyendo de apuradas al límite; no hay que confundirlo con que frene poco, porque frena todo lo que puedas necesitar.

Si consideramos importante el comportamiento en ciudad y en carreteras de curvas, también lo es en carreteras nacionales y rondas de circunvalación, donde es conveniente poder rodar, al menos, al mismo ritmo que el tráfico que nos rodea. La SYM Jet X 125 puntúa con nota, capaz de rodar a 110 km/h de marcador llaneando, con la sensación de tener la situación controlada.

Ver más

Conclusiones y opinión SYM Jet X 125 2022

A la hora de sacar conclusiones sobre un vehículo, lo primero es valorar si ha conseguido los objetivos para los que fue concebido. El SYM Jet X 125 lo consigue con creces, aunando las facultades que buscan aquéllos que se pasan del coche a la moto. O de los que se aproximan al carnet A por primera vez y que además buscan un toque de diseño y distinción más allá de las virtudes de un commuter.

Cualquiera que sea el caso, encontrarán un scooter extraordinariamente fácil de manejar, que además ofrece prestaciones por encima de la media de los scooter de 125. Añádase un toque de diseño y tecnología para pelear con las fuerzas vivas del sector. Todo esto ha conseguido la firma taiwanesa con con el Jet X 125, con un precio (3.990 €) muy ajustado que, valorando los 5 años de garantía y el seguro gratis durante el primer año, sitúa al SYM Jet X 125 por encima de sus rivales en la especialidad de SYM, la relación calidad/precio.

¿Tiene puntos flojos? Sí, pero nada insoslayable a través de los accesorios que actúan donde se necesita: baúl trasero, pantalla más alta, soporte para el móvil o antirrobo de manillar, accesorios también opcionales en sus rivales. A todos nos gusta la sensación de hacer valer nuestros euros con inteligencia. Si además te entra por los ojos, quizá te quedes sin excusas para no dar el salto…

Ver más

Galería de fotos SYM Jet X 125 2022

Fotos acción SYM Jet X 125 2022

Colores SYM Jet X 125 2022

Deja una respuesta

Volver a la home